Nota de EU89.7
Diferencia de votos entre UNE y Vamos da tranquilidad para el futuro

El trabajo voluntario en las mesas receptoras de votos, la participación ciudadana y haber evitado los errores, hizo que los comicios fueran superados.

El trabajo voluntario de las personas que cuidaron  el proceso en las mesas receptoras de votos, la participación ciudadana y haber evitado los errores registrados en la primera vuelta, hizo que los comicios del 11 de agosto fueran superados con resultados positivos.

Así, el presidenciable Alejandro Giammattei, del partido Vamos, le sacó más de medio millón de votos en la segunda ronda electoral a Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanzza (UNE), cuyos dirigentes reconocieron su derrota y ofrecieron trabajar en unidad para fortalecer la democracia del país.

Todo esto es reconocido y analizado por Arabella Castro, exministra de Educación, expresidenta del Congreso de la República y exregistradora general de la Propiedad, y por Jorge Eskenasy, presidente de Guatemala Visible y exintegrante de la Junta Electoral del Distrito Central en las elecciones generales del 2015.

Ambos coinciden en que Guatemala debe un agradecimiento a los caso 500 mil voluntarios que participaron en las Juntas Electorales Departamentales, Juntas Electorales Municipales y Juntas Receptoras de Votos, que cuidaron el voto ciudadano.

Imagen

Arabella Castro

Hay que dar agradecimiento a esa fortaleza de guatemaltecos que estuvieron en las mesas receptoras de votos. En mi centro todos eran jóvenes, entusiastas, amables, viendo que la votación se hiciera rápida  y de forma correcta.

Todo ese grupo de personas que sirvieron al país, tenemos que resaltarlo. Nuestro país sostiene el sistema democrático en ellos. Los felicito, les agradezco y hay que seguir confiando en ellos.

  • Fue un proceso electoral reñido

Desde el principio hubo fuerzas en el país plantando incertidumbre. Creo que desde la primera vuelta hasta el viernes pasado, tuvimos muchos sectores y personas, incluyendo al presidente Jimmy Morales, metiendo la semilla de la intriga, de si había habido fraude.

Entiendo de que hubo condiciones que favorecían a la UNE, a Sandra Torres; sus diputados hicieron la ley electoral y les quedó muy a la medida. Pero también  favoreció al doctor Giammattei que se vio beneficiado porque recorrió el país varias veces.

Si llamábamos fraude a todas esas condiciones favorables para la UNE, daba desconfianza de que ella, con semejante denuncia, podrían participar y habían otros, como Edwin Escobar, con impugnaciones, no participó. Solo para poner ejemplos.

Gracias a Dios no hubo problemas en las elecciones de ayer, gracias a los voluntarios guatemaltecos que todo se llevó a cabo con facilidad. Además de que hay más de 500 mil votos de diferencia.

  • La participación de empresas en el proceso electoral

Hay empresas serias, desde el momento que dan su nombre, salvo que hubiera crisis, que hubiera una bomba… en relación con lo que viene, me gustó mucho que Giammattei dijo que lo quisiera es lograr, en medio de la confrontación social, que se elimine esa confrontación.

Eso es más importante que él, con las fuerzas del país, no necesariamente con los diputados o el presidente, sino con las fuerzas del país, logre una agenda mínima para caminar sin conflicto, ojala en educación, desnutrición o infraestructura, que podría dar trabajo a los guatemaltecos.

En el pasado se entregaban documentos de Segeplan, con sus programas, pero eso no ayuda en nada. Si el presidente tiene voluntad tendrá que entregar documentos como el del ‘tercer país seguro’. Es importante que sepamos quien va a ser el canciller para que éste entienda las consecuencias de esa firma.

  • Ayer se decía que el TSE era corrupto; hoy, que es bastión de la democracia

He sostenido que no había fraude y creo que los cambios a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, efectivamente, le impuso al TSE una cantidad de cosas…. Eran contratantes de medios, iban a decidir cuánto costaban las vallas, cuánto costaba un minuto en los medios… ¡No! Hay que conservarlo como es: un TSE.

Si vamos a modificar la ley, debemos ver los mínimos para los que tienen pocos recursos, y los máximos para los que tienen muchos recursos.

Una de las tareas del próximo congreso es modificar la ley. Guatemala no es EE.UU., que con el debate, al otro día la gente sabe por quién va a votar. Estamos hablando de un área rural muy alejada de los medios. Tenemos que entender que hay que llegar, dar la mano, comer con la gente, para poderse dar a entender con ella.

Me da mucha pena, pero los jóvenes de la Usac, que tenían peticiones válidas, no debieron haber invadido áreas de centros electorales, o debieron hacer una tregua. No solo hubo falta de ganas de votar de mucha gente, sino que encima le cambian el centro.

El cierre de carreteras… otra cosa, ¿qué pretensión había? ¿Qué ganaban? Era provocar una sensación de temor para que la gente no fuera a votar. El propio presidente mantuvo la tesis de fraude.

También el TSE se recetó cuestiones que debilitaron al Tribunal. Es sano cambiar a los presidentes, pero es error cambiar al presidente cada año, porque durante cinco años hay una visión de trabajo, pero ahora hay un sindicato que toma el TSE. Hay cambios que deben hacerse en ese sentido.

Imagen

Jorge Eskenasy

  • ¿Cómo ve el futuro?

Bastante optimista en nuestro sistema electoral. Habíamos tenidos unos meses nerviosos. Tenemos un excelente sistema. Tenemos que darnos cuenta de cosas que hay que mejorar.

Hay que reconocer el trabajo con voluntarios, entusiastas, contentos celebrando con la ciudadanía.

Además, hubo diferencia de votos entre el primero y segundo lugar. Eso nos dará tranquilidad para el futuro. Me alegra que haya habido una diferencia contundente, y que no haya dudas, para seguir construyendo nuestro país.

  • ¿Cómo analiza esta semana; los ganadores anunciaron la transición?

Como es un proceso de dos partes. Escuchamos a Giammattei que descansa hoy, pero a partir de mañana comienza a trabajar. Al presidente Jimmy Morales, que dice que está dispuesto a hacer el proceso de transición y ha delegado a Segeplan.

Adicionalmente, escuchamos a candidatos de la primera vuelta llamando a la unidad. Es algo que necesitamos. Estamos muy polarizados. Debemos bajar las aguas. La victoria no solo fue contundente, con una diferencia del 58 por ciento y el 42 por ciento, más 500 mil votos. Pero Giammattei también ganó en 15 de 22 departamentos, versus la primera vuelta.

Eso nos ayuda, esa separación de porcentajes nos ayuda a trabajar juntos. Y hay que solicitarle al gobierno que sus equipos sean transparentes, que podamos comenzar a ver cómo trabajar.

En la campaña se ofrecen tantas cosas, pero en la realidad hay que comenzar a ser pragmáticos. Giammattei puede comenzar a armar su equipo y si ya está avanzado en eso, puede trabajar para fortalecerlo.

  • Lo logró la participación ciudadana

El sistema reflejó esa voluntad, tenemos que cuidar esos espacios que funcionan bien. Lo que se ha visto es que se han roto los poderes del estado, tenemos un OJ politizado, judicialización de todas las candidaturas, el Congreso operando con intereses particulares.

Los ciudadanos son los que deben mandar un país, pero eso se podría ir perdiendo… el verdadero significado de la democracia.

  • Por falta de debate… pierde la UNE

Tenemos que hacer que nuestro sistema vaya más al debate y a respuestas profundas. Los cambios de ley afectaron el sistema. Es algo que tenemos que revisar.

Los cambios a la campaña, al financiamiento, al registro de candidatos… intentaron regular los debates y foros. Debemos tener mucho cuidado de los cambios a la ley. Nos metimos a una encrucijada del financiamiento… todo el licito se pasó atropellando.

Los cambios en general no fueron buenos, no colaboraron a tener un fortalecido TSE, mejores candidaturas, más criterios de cómo elegirlos. Otro cambio es el que ha ocurrido en los medios de comunicación y en las redes sociales.

  • ¿Afectó la denuncia de fraude?

Todo lo que pasó en la primera vuelta hizo que hubiera cambios en el sistema de trabajo del TSE. Estoy convencido de que no hubo fraude en la primera vuelta. Hubo un error informático significativo que hizo perder la confianza y fue culpable de despertar el sentimiento de que hubo fraude.

Hubo un problema con el denominado Código 21, pero también en la nube, porque se caía el sistema cuando había muchos usuarios. En la segunda vuelta, el TSE mejoró mucho su comunicación.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼