Nota de EU89.7
Vicepresidente a Giammattei: “Usted manda el peor mensaje de unidad”

Guillermo Castillo indicó que la foto del mandatario con el enviado de la OEA confirma su decisión de no atender dicha reunión.

El vicepresidente Guillermo Castillo le envió un nuevo mensaje al presidente, Alejandro Giammattei, quien ha guardado silencio ante la propuesta de renunciar al cargo por el que fueron electos hace un año.

Castillo declinó a participar en la reunión convocada por el delegado de la Organización de los Estados Americanos (OEA), organismo al cual Giammattei pidió apoyo ante lo que él llamó un golpe de Estado.

“Presidente. Al ver la foto de su reunión con el enviado de la OEA, confirmo mi decisión de no atender la reunión por él solicitada”, escribió.

Asimismo, añadió que con esa reunión Giammattei manda el peor mensaje de unidad y de su interés por resolver este que es un asunto meramente interno.

Declina participación

Este jueves, Castillo informó por medio de sus redes sociales su decisión de no participar en la audiencia con el señor Fulvio Pompeo, enviado especial de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien liderará la Misión del Secretario General de la OEA, encargada de dar respuesta a la invocación de la Carta Democrática Interamericana.

“Califiqué de precipitada la decisión de invocar la Carta Democrática Interamericana de la OEA. El enviado especial me solicitó audiencia. Declino mi participación. Le recomiendo reunirse con distintos sectores de la sociedad guatemalteca que seguro tendrán mucho que comentarle”, escribió Castillo.

El viernes pasado, Castillo propuso a Giammattei que ambos presentaran su renuncia al cargo al que fueron electos hace un año “por el bienestar del país”.

Desde ese día, decenas de guatemaltecos se han dado cita en la Plaza de la Constitución para solicitar la renuncia de Giammattei y de los diputados. Sin embargo, durante la manifestación pacífica que se desarrollaba frente al Palacio Nacional, agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) atacaron con bombas lacrimógenas a los presentes.

Las agresiones de los agentes provocaron que dos jóvenes perdieran uno de sus ojos, debido a los golpes propinados en el cráneo y la explosión de las bombas.