Nota de EU89.7
VIDEO. Elefantes vestidos de Papá Noel reparten mascarillas en Tailandia

La tradición también ha generado críticas por el trato que reciben estos animales salvajes.

Con adornos navideños y vestidos de Papá Noel, cuatro elefantes desfilaron el miércoles hacia un centro escolar en la ciudad de Ayutthaya, en Tailandia, para repartir mascarillas entre los alumnos y las familias.

Los paquidermos llevaban en sus trompas cestas con decenas de mascarillas, las cuales fueron distribuidas en el exterior de la escuela Jirasat Wittaya, mientras niños cantaban villancicos y se hacían fotografías con ellos.

Los elefantes llevan por nombre Sri Mongkon (de 14 años), Sri Raya (de 6), Peter (de 15) y King Kaew (de 18).

Brett Baxter, profesor de inglés y ciencias, explica que la actividad tenía como objetivo promover el espíritu navideño, con un toque tailandés.

Es fantástico para los niños. Mezcla dos culturas, la de Navidad, con el Santa Claus y la alegría que trae, y la de Tailandia, con los elefantes”, opinó.

Conocemos a estos elefantes desde hace muchos años. Están muy bien entrenados y cuidados”, agregó.

Tradición genera críticas

Por su parte, Ittipan Paolamai, director del centro de elefantes de Ayutthaya, recordó que niños de esta ciudad reciben la visita de los animales desde hace 17 años.

Este año, debido a la pandemia (…), hemos aprovechado esta ocasión para sensibilizar al público sobre la propagación del Covid-19”.

Elefantes vestidos de Papá Noel reparten mascarillas en Tailandia
AFP

Sin embargo, la tradición también ha generado críticas por el trato que reciben estos animales salvajes.

Jan Smith-Burbach, veterinario y miembro de la Sociedad Mundial para la Protección de los Animales (World Animal Protection), asegura que estas actividades muestran a los elefantes como “bufones y payasos”.

Presentan a los niños un panorama totalmente erróneo de estos animales complejos, que son una especie en peligro. Se convierten en bufones y payasos, cuando en realidad son animales salvajes”.

Ayutthaya, la antigua capital del reino de Siam, es considerada como la cuna de la comunidad cristiana en Tailandia. Misioneros católicos construyeron en esta ciudad una iglesia a orillas del río Chao Phraya hace tres siglos.

*Con información de AFP