Nota de EU89.7

Cambios en la Policía pasan la factura violenta a la población, afirman analistas

Álvaro Arzú le entrego a Portillo la menor tasa de homicidios, pero esta comenzó a aumentar porque no se respetó la jerarquía de la PNC que había dando buenos resultados por la transición hacia la paz.

La improvisación con que ha trabajado el ministro de Gobernación Enrique Degenhart, la falta de políticas de seguridad ciudadana y los cambios abruptos en la cúpula de la Policía Nacional Civil (PNC) pasan la factura a la población que percibe un alza en los índices de la violencia.

Lo anterior fue externado por Mario Polanco, director del  (GAM), y Carlos Mendoza, coordinador del Observatorio de la Violencia Diálogos, en el programa A Primera Hora, donde ambos analizaron la situación actual de los homicidios y hechos de violencia en el país.

Mario Polanco

¿Qué esperar del Ministerio de Gobernación?

Estamos preocupados por este cambio. Pero no fue solo ese el primer cambio. Cuando llegó el ministro Degenhart cambió a los comisarios Nery Ramos y Stu Velasco, y ha habido otros a lo largo de esta administración.

Somos críticos por la preocupación que tenemos el nuevo ministro… Está improvisando para hacer que continúen algunas políticas de seguridad, pero eso puede pasarle una factura a la población. Podría revertir el descenso de muertes violentas que ha habido y los índices podrían incrementarse.

Eventualmente podría provocar un debilitamiento en la institución. La instalación de las políticas de seguridad durante la administración de Mauricio López Bonilla, en el gobierno del partido patriota, debería mantenerse en este gobierno.

Sin embargo, esa improvisación de alguien que no tiene mucha experiencia en temas de seguridad puede provocar incomodidad en la PNC.

La Policía tiene un grave problema, y es que no hay un marco legal que sustente esa carrera. La PNC está fuera de la Constitución y el marco legal tampoco presenta las condiciones para que se mantenga la carrera policial.

Hace falta estadísticas consolidadas

Aquí estamos metiendo a una institución más: el Ministerio Público. Con el Inacif y la Policía, si agregamos los datos del MP, se nos altera el panorama, porque los fiscales solo tienen datos de lo que están investigando, pero hay otros casos que no conocen por impunidad, por falta de investigación o por falta de denuncia.

Cada institución tiene números diferentes

El gran problema es que en todos los casos tenemos un aproximado. No tenemos datos concretos debido a que no tenemos un inter-regulador, que debería ser el INE. Debería buscar la forma de coordinar con quienes están buscando esos datos. Es la cuarta institución que maneja datos, pero los tiene desfasados.

Carlos Mendoza

Con el cambio de Ministro de Gobernación se pensó que las cosas cambiarían. ¿Cambio algo?

En la tendencia del largo plazo, no. Seguimos hacia la baja. El 31 de mayo llegamos 24 homicidios por cada 100, según PNC. Es un número importante; es la mitad de homicidios de 106 meses. En menos de 10 años logramos reducir la meta a la mitad.

Cuando observamos la tendencia a corto plazo, a 30 días. Después de que se despidió a la cúpula policial el 26 de febrero, hubo un ciclo de violencia al alza. Fueron 70 días.

Es una preocupación porque quitan a una cúpula que logró el más bajo nivel de homicidios en 20 años. La hipótesis respecto de esos 70 días de violencia intensa es que hubo cambios en las comisarías. Hay un proceso de adaptación reflejado en un impacto negativo.

Pero la tendencia a largo plazo sigue siendo favorable. Ahora estamos entre los 14 países más violentos del planeta. Ya salimos del top 10, pero seguimos en las ligas mayores de la violencia.

Las cifras no coinciden

Lo que ocurre es que la PNC nos da una contabilidad de fallecidos y heridos en la escena del crimen, pero no actualiza esa contabilidad. Las buenas prácticas por muertes violentas indican que debería darles seguimiento, 30 días después del hecho, para ver si los heridos no fallecen.

Si ese herido fallece, es un cadáver va llegar al Inacif, y por eso esta entidad tiene una cifra más cercana de las personas que murieron por violencia. Sin embargo, nos enfrentamos también a que el Inacif no tiene el contexto y, por tanto, mete todos los muertos en una sola estadística: homicidios, suicidios y accidentes.

En la anterior administración del Inacif se propusieron la política de que no iban a hacer esa distinción hasta que un juez no se los pidiera.

Hay un antecedente

De esa cuenta, el tema de no respetar las jerarquías en la PNC preocupa, porque hay un antecedente durante el gobierno de Alfonso Portillo.

Álvaro Arzú le entrego a Portillo la menor tasa de homicidios, pero esta comenzó a aumentar porque no se respetó la jerarquía de la PNC que había dando buenos resultados por la transición hacia la paz.

Al final de cuenta no podemos dar una respuesta a las políticas de seguridad y prevención. La violencia ha descendido por 9 años, pero nadie puede dar una explicación de por qué es así. En forma práctica, se han salvado unas 20 mil vidas en 20 años, pero no hay nadie que diga por qué.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼