Nota de EU89.7
La desilusión de algunos “chalecos amarillos” en Francia

“El modo de acción ya no me conviene”, explica Fabrice Schlegel, un antiguo “chaleco amarillo”.

La desilusión de algunos “chalecos amarillos” en Francia

Con información de la agencia de noticias: AFP


Desilusionados o frustrados, algunos “chalecos amarillos” han tomado distancia con el movimiento popular antigobierno que sacude Francia desde hace dos meses, a veces bajo insultos o amenazas.

“El modo de acción ya no me conviene”, explica a la AFP Fabrice Schlegel, un antiguo “chaleco amarillo” de 45 años, que trabaja como promotor inmobiliario en el departamento de Jura, en el este de Francia.

Este padre de tres niños le dijo adiós a este movimiento de revuelta social que protesta principalmente contra la política social y fiscal del gobierno de Emmanuel Macron en diciembre, con un mensaje en Facebook.

Le puede interesar: Macron insta a un debate “sin tabúes” para superar crisis de los “chalecos amarillos”

“Me equivoqué sobre el giro que tomó el movimiento, sobre los valores que quería aportar, respeto, solidaridad, tolerancia…” “Hoy, estamos más bien en el odio, la falta de respeto y la división”, escribió en la red social.

Schlegel siguió administrando el grupo Facebook de 33.000 miembros que servía a organizar acciones, como piquetes en carreteras en su región, pero dejó de manifestar.

“Ya estuve en todas las rotondas”, afirma. Para él “la aventura” llegó a su fin a causa de “una falta de estrategia evidente”.

Macron convoca debate nacional para buscar salida a la crisis de los “chalecos amarillos”

“Nunca logramos estructurarnos”, lamenta, “era imposible”. “Hablamos de política durante un mes, en las rotondas, pero la palabra ‘política’ era tabú”, señala.

Este hombre, que perdió en las elecciones departamentales de 2015 a las que se presentó como candidato de la derecha liberal, fue rápidamente tomado como blanco de los “chalecos amarillos” que lo acusaron de tener ambiciones políticas.

Los insultos le llovían. “Recibí cartas anónimas, amenazas de muerte”, afirma.

“Orgulloso de las acciones logradas”, ahora dice que seguirá a distancia el gran debate nacional que lanzó esta semana Emmanuel Macron para superar la crisis, pero sin muchas esperanzas. “¿Veremos la luz con ese diálogo? Lo dudo”, suspira.

Con información de la agencia de noticias: AFP

Francia teme una movilización más radical de los “chalecos amarillos”