Nota de EU89.7
¿Por qué la evolución de la tecnología es importante para la vida?

Nuestra evolución se ha vinculado profundamente con la evolución de la tecnología.

Los humanos tenemos una relación de amor-inconforme con la tecnología. Amamos cada nuevo avance y nos incomodamos con lo rápido que está cambiando nuestro mundo. El uso de la tecnología es lo que nos distingue de otros animales y esto ha sido evidente a lo largo de la historia. Nuestra evolución se ha vinculado profundamente con la evolución de la tecnología. Desde el descubrimiento potencial tecnológico del fuego hace más de 250,000 años hasta el desarrollo de molinos de agua como una fuente de energía en la Edad Media, la tecnología actual es tan futurista que hubiera sido inimaginable hace unas décadas.

Nuevas innovaciones y dispositivos hicieron la vida más fácil. Las máquinas que parecen mundanas hoy en día, como las palancas, las poleas, las ruedas y los ejes, los tornillos y las cuñas, todos estos ayudaron a iniciar una era de productividad. La revolución industrial fue, hasta cierto punto, un fenómeno mundial, y esta tecnología vio el progreso de todo el mundo. Las máquinas de vapor, la electricidad, el petróleo y otros avances tecnológicos tuvieron repercusiones en toda la sociedad. La industria del carbón, la industria textil, la industria de locomotoras, la industria química, etc. acercaron al mundo. Otro avance tecnológico importante fue en el campo de la medicina. Los avances en las áreas de anatomía y fisiología mejoraron la esperanza de vida y redujeron las enfermedades. A finales del siglo XIX, la importancia de la tecnología se había establecido firmemente y estaba claro que la dependencia solo crecería.

El siglo XX vio una serie de tecnologías que provocaron tanto temor como temor en la humanidad. El avión, los cohetes, la electrónica, los antibióticos y la energía nuclear lograron crear una situación social que ofrecía seguridad, pero siempre había peligro en los márgenes. El uso y abuso de los recursos naturales provocó un rápido crecimiento y prosperidad en los países, pero con efectos secundarios tan terribles como la contaminación y el agotamiento de los recursos.

A medida que avanzamos en el siglo XXI, la tecnología ha alcanzado un nivel completamente diferente. La comunicación tal como la conocíamos, ha cambiado y se ha vuelto pasiva y más indirecta. Los buscapersonas (beepers), las computadoras de escritorio y los teléfonos ahora han sido reemplazados por computadoras portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes. La gente prefiere enviarse mensajes en varias plataformas en lugar de hablar cara a cara. De hecho, hay casi tantas suscripciones de teléfonos celulares (6.8 mil millones) como personas que viven en este planeta (7 mil millones).

¿Necesitas saber de dónde sacas los mejores pasteles de la ciudad? Sólo busca en internet. ¿No sabes cómo llegar al nuevo centro comercial? Deja que tu GPS te lleve. Incluso cuando se trata de atención médica, nos hemos vuelto más autosuficientes. La necesidad de que los médicos evalúen nuestras afecciones de salud primarias se ha reducido drásticamente con la disponibilidad de monitores de presión arterial y diabetes. La mayor ventaja es la creación de un canal de comunicación sin límites. Independientemente de su nacionalidad, sexo, raza o religión, puede comunicarse con personas de ideas afines de todo el mundo.

Podemos ignorar las ventajas que ofrece la tecnología y volver a lo básico? ¿Podemos volver a vivir como la gente vivía en la Edad de Piedra? Esos pensamiento parecen más inverosímiles que cualquier otra cosa. La conclusión es que no se puede escapar de la tecnología. Entonces, cómo la usas y cuánto le permites que impregne tu vida está enteramente en tus manos. ¡Tanto si lo amas como si no, la tecnología está aquí para quedarse, así que importante es saber usarla solo a tu beneficio!