Radio en línea

EN VIVO

Viral

FOTOS. La deportista que fue al médico por un dolor de espalda y le dieron dos semanas de vida

La joven pensó que el dolor se debía a un deslizamiento de disco, pero le diagnosticaron una enfermedad terminalç

Foto de Instagram/ Becca Smith.

Una joven deportista fue al médico por un fuerte dolor de espalda, pero le diagnosticaron una enfermedad terminal que acabaría con su vida en dos semanas.

Se trata de la británica Becca Smith, quien pensó que el dolor se debía a un deslizamiento de disco, según una entrevista con el New York Post.

La sobreviviente relató que a sus 29 años la vida le cambió por completo por una rara enfermedad, a pesar de que toda su juventud fue una mujer deportista que cuidaba su cuerpo.


En el 2019 estaba montando su propio estudio de yoga, actividad que la apasiona, pero empezó a enfermarse. La británica pensó que los constantes dolores en la espalda eran producto de una lesión en el gimnasio.

Cáncer de pulmón

Sin embargo, en el 2020 fue hospitalizada por perder la vista y luego de varios exámenes médicos, fue diagnosticada con cáncer de pulmón terminal, a pesar de ser joven y que nunca fumó, indica ese medio.

“Recuerdo que dos médicos se me acercaron, cerraron las cortinas, sentía una sensación en el estómago. Solo sabía que algo no estaba bien”, dijo Smith al rotativo estadounidense.

El resultado de los estudios es que tenía cáncer de pulmón etapa cuatro y que no había nada que pudieran hacer.

El cáncer se había extendido desde sus pulmones hasta su columna vertebral, cerebro y cráneo, por lo que le dieron solo dos semanas de vida.

“Recuerdo que llamé a mi mamá y le dije que venga al hospital. ‘Es cáncer’, le gritaba. Mi papá se tiró al suelo, mi mamá gritaba, yo gritaba. Recuerdo que le dije a mi mamá: ‘Por favor, no me dejes morir’”, agregó la joven.

Luego de pasar unos días en casa, donde amigos y familiares fueron a despedirla, una enfermera la llamó y le dijo que se habían percatado de que tenía cáncer de pulmón ALK, que ocurre cuando el gen ALK se rompe y se adhiere a otro gen, haciendo que las células crezcan de manera anormal y creen tumores.

Aunque el ALK es incurable, se puede tratar con una terapia dirigida a tabletas que detienen el crecimiento del cáncer. Becca debe tomar un medicamento llamado Alectinib que la mantiene “estable” y prolonga su vida.

El pasado 1 de noviembre, Becca Smith publicó en su cuentas de redes sociales varias fotos de sus días cuando no estaba enferma y otras hospitalizada.

 

Publicidad