Nota de EU89.7

Hábitos sencillos para cuidar tu cerebro

Si bien la esperanza de vida hoy en día sobrepasa los 80 años en muchos países, bastantes personas no llegan a esa edad sin haber perdido capacidades cognitivas; esto disminuye en gran medida la calidad de vida. A los 50 años, las personas tendrán peor memoria que a los 25; el cerebro continuará en declive …

Continuar leyendo “Hábitos sencillos para cuidar tu cerebro”

Si bien la esperanza de vida hoy en día sobrepasa los 80 años en muchos países, bastantes personas no llegan a esa edad sin haber perdido capacidades cognitivas; esto disminuye en gran medida la calidad de vida. A los 50 años, las personas tendrán peor memoria que a los 25; el cerebro continuará en declive si no hacemos nada.

¿Cómo mantener el cerebro en forma?

Nuestro cerebro, como nuestro cuerpo, necesita estar sano para poder funcionar a pleno. La capacidad de mantener el cerebro «en forma» tiene un componente genético, pero, según Small, los cambios en el estilo de vida podrían pesar más en la salud de este importante órgano. Hay algunos hábitos que puedes adoptar para ganarle a la genética y asegurar tu calidad de vida por los años que están por venir, y son muy sencillos de aplicar.

Actividad física

De acuerdo a la escuela de medicina Harvard, la actividad física incrementa el flujo sanguíneo hacia el cerebro. Además, aumenta el número de neuronas nuevas y de conexiones neuronales. Esto contribuye a formar cerebros más adaptables, algo que se traduce en un mejor rendimiento.

Control del estrés

El estrés encoge los centros de memoria del cerebro. La hormona cortisol (liberada en situaciones de estrés) también perjudica la memoria, explica Small. Las técnicas de control del estrés, como el yoga, la meditación, el taichí u otros métodos de relajación pueden ayudarte a mantener bajos niveles de estrés, mejorando tu humor y tu memoria.

Ejercicios mentales

Jugar, socializar y viajar activan las neuronas, ya que ponen el cerebro en situaciones nuevas y emocionantes. Acceder a la educación terciaria, por ejemplo, se asocia a un menor riesgo de demencia, dice Small. Aunque el uso de celular no está relacionado con una mejor actividad neuronal, puedes sacarle partido a tu teléfono buscando aplicaciones con juegos mentales o buscando información sobre algún tema que sea de tu interés, dos actividades que estimulan el cerebro.