Nota de EU89.7

La reencarnación de Carl Eddon, el niño nazi…

A veces recordaba haberles puesto vendas a las personas o estar parado en una sala, rodeado de hombres uniformados. En esta sala había una foto enmarcada de un hombre que ya reconocía como Hitler…

Carl Edon

A los cinco años, a Carl Edon le encantaba dibujar. Pasó horas coloreando sus libros y dibujando sus propias formas y patrones. Una mañana, su madre, Val, vio algo extraño en uno de sus dibujos. Era sorprendentemente preciso, no un garabato, pero no lograba entender qué significaba el dibujo. Carl le explicó que las extrañas formas eran sus insignias de la fuerza aérea. La primera era un águila, con las alas estiradas hacia los lados.

Pero antes de que Carl pudiera describir el siguiente símbolo, Val se quedó impactada. Era una esvástica. Quizás aún más extraordinaria fue la imagen que su padre Jim se encontró en la habitación de Carl justo después de su sexto cumpleaños. Mostraba la cabina de un avión, perfectamente detallada con todos los medidores, instrumentos y palancas. Carl señaló un pedal rojo en la parte inferior: esta era la manija para lanzar las bombas, y agregó que era un Messerschmitt, un bombardero y avión de reconocimiento marítimo desarrollado en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero no era la primera vez que el chico afirmaba recordar una vida pasada como piloto alemán. Con tan solo dos años, se despertaba de sueños vívidos, gritaba que su avión se había estrellado, que le habían cortado la pierna y que estaba desangrándose. Estas eran pesadillas horribles para un niño tan joven y, lo que es más extraño aún, Carl se negó a aceptar que solo eran sueños. Le mostró a su madre dónde había estado la herida letal. En el interior de su muslo derecho, justo en el mismo lugar donde tenía una marca de nacimiento roja con manchas.

reencarnacion de carl edon - La reencarnación de Carl Edon: el increíble caso del niño de cinco años que afirmó ser un piloto nazi en una vida pasada

Val estaba realmente asustada, pero su marido era escéptico. Intentó desacreditar la fantástica historia de su hijo. Fue entonces cuando decidió hacerle ciertas preguntas a Carl, como qué tipo de uniforme llevaba el día de su muerte en su anterior vida. Y este le dijo que pantalones grises, metidos en botas de cuero hasta la rodilla y una chaqueta negra. Unos días más tarde, Jim visitó la biblioteca local en Middlesbrough, Yorkshire del Norte, Inglaterra, con dibujos de su hijo. En la sección de historia cogió todos los libros que pudo encontrar sobre la Luftwaffe, la fuerza aérea de Alemania en la época nazi. Con todos los libros frente a él, se quedó sin palabras. Estaba todo allí. La imagen de la cabina del piloto, las insignias, la descripción del uniforme… todo era exactamente como Carl lo había descrito. Incluso había un bombardero Messerschmitt.

El bombardero nazi

Pero lo más sorprendente fue que la historia de un bombardero alemán estrellado tuvo un significado especial para la gente de Middlesbrough. El 15 de enero de 1942, después de un ataque alemán a barcos mercantes en el Mar del Norte, un avión de la Luftwaffe tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en las afueras de la ciudad y se estrelló directamente contra un cable antiaéreo. El cable cortó un ala y el avión se estrelló contra el suelo. La bola de fuego era tan intensa que transcurrió media hora antes de que los bomberos pudieran acercarse. A la mañana siguiente, los restos yacían en un cráter humeante, en medio de 30 metros de hierros destrozados.

Los equipos de rescate sacaron tres cuerpos carbonizados del avión. Supuestamente era una tripulación de cuatro hombres, por lo que creyeron que el cuarto cuerpo había sido completamente incinerado. Los tres cadáveres fueron enterrados en el cementerio Thornaby-on-Tees. Los restos del bombardero alemán fueron enterrados bajo un montículo de tierra.

Comienzan los recuerdos

El 29 de diciembre de 1972, 30 años después, nació Carl Edon. Desde el momento en que llegó, Val sintió que había algo diferente en él. Estas fueron diferencias físicas: el hermano y la hermana eran de pelo oscuro con ojos marrones, mientras que los de Carl eran azules y su cabello rubio rojizo. Carl también tenía cierta tendencia a estar pálido. Pero también había algo más: era muy particular con respecto a su ropa, siempre tenían que estar perfectamente planchadas.

A la edad de siete años, se encontraba jugando con su amigo Michael. Carl le contó la historia de cómo había muerto en la Segunda Guerra Mundial. Su madre escuchó la conversación, pero lo que más la impactó fue cuando su hijo describió como sangro hasta la muerte y predijo que moriría nuevamente antes de cumplir los 25 años. Terminó describiendo a un hombre llamado Adolf Hitler, luego se bajó de la mesa y comenzó a caminar por la cocina. Michael no paró de reírse hasta que Val les dijo que callaran. Y como no podía ser de otra manera, la extraordinaria historia de Carl sobre su vida pasada también tuvo un impacto en la escuela. Durante una reunión de padres, la profesora le preguntó a Val y Jim si todo estaba bien en casa, y agregó que Carl se distraía fácilmente en clase.

la reencarnacion de carl edon - La reencarnación de Carl Edon: el increíble caso del niño de cinco años que afirmó ser un piloto nazi en una vida pasada

El niño describía vívidamente una vida vivida en otro lugar, en un momento y lugar irreconocible de las calles de Middlesbrough en los años setenta. Habló de un pueblo escondido en medio de las montañas, y explicó cómo su padre Fritz solía enseñarle sobre las flores y los árboles. No podía recordar el nombre de su madre, solo que llevaba gafas y era mayor, con el pelo oscuro recogido en un moño.

Según Carl, en su vida pasada tenía que trabajar, cortar leña y llevarla a casa en una carretilla. Cuando su madre no le mandaba cortar leña, estaba en la estufa preparando sopa, algo que Val nunca le había enseñado. También recordó a sus hermanos que combatieron en la guerra, incluido un niño más joven que aparentemente fue asesinado poco después que él. Al parecer, las visiones le venían como si estuviera viendo vídeos de un programa de televisión. En un momento era un niño de siete años que jugaba con juguetes en su habitación, y al siguiente tenía 19 años y vivía en una especie de campamento, con muchos barracones pequeños alineados en filas, observando a las personas que recogían agua de una bomba.

A veces recordaba haberles puesto vendas a las personas o estar parado en una sala, rodeado de hombres uniformados. En esta sala había una foto enmarcada de un hombre que ya reconocía como Hitler. Todos ellos golpeando los pies y levantando los brazos en un saludo con los dedos entrelazados. Cada vez que Carl repitia el gesto, su madre se sentía incomoda. Por no mencionar cuando escuchaba el nombre de Hitler pronunciado en voz alta por su hijo pequeño.

Pero una mañana, Carl le contó a su madre un nuevo sueño que había tenido la noche anterior. Tenía 23 años, sentado en lo que parecía ser la cabina de un avión. No podía decir si lo estaba pilotando o no, pero todo a su alrededor parecía estar moviéndose. De repente todo se volvió negro. Cuando volvió a despertarse en el avión, se había estrellado. Fue entonces cuando Carl supo que iba a morir. Cuando el avión se estrelló, debió atravesar una ventana, pensó. Había vidrio por todas partes. Vio que le habían cortado la pierna y se sintió muy triste, no por sí mismo sino por una mujer de 19 años con la que quería casarse, que había quedado en su pueblo en Alemania. Val escuchó la historia con horror mientras Carl terminaba el relato describiendo sus “momentos finales”, desangrándose solo en el avión.

 

¿y vos que crees?