Nota de EU89.7

¡Deja de hablar de tu ex!

A muchas mujeres nos cuesta superar una ruptura amorosa y de acuerdo con investigaciones de la University College de Londres, el tiempo promedio para olvidar a tu ex está entre los seis meses y los dos años. El problema es que el despecho actúa de maneras misteriosas y en algunos casos se manifiesta con esa necesidad incesante de hablar de tu expareja. Si este es tu caso, por favor, ¡detente! Tienes 5 razones para hacerlo.

A muchas mujeres nos cuesta superar una ruptura amorosa y de acuerdo con investigaciones de la University College de Londres, el tiempo promedio para olvidar a tu ex está entre los seis meses y los dos años. El problema es que el despecho actúa de maneras misteriosas y en algunos casos se manifiesta con esa necesidad incesante de hablar de tu expareja. Si este es tu caso, por favor, ¡detente! Tienes 5 razones para hacerlo.

5 motivos importantes para dejar de hablar de tu ex

1. Estás dando la impresión de que no has superado la relación

Si no paras de hablar de tu expareja, puede parecer que todavía estás más que enganchada en una relación que ya acabó y que a pesar del tiempo no has superado.

2. Haces ver a los demás que eres una persona inmadura

Quien te escucha hablar constantemente de tus relaciones pasadas asumirá que no eres lo suficientemente madura para entender que algunas veces las cosas simplemente no funcionan.

3. Corres el riesgo de sabotear nuevas relaciones

Imagínate nada más la reacción de alguien, en una primera cita, al escucharte hablar sin parar sobre los defectos de tu ex. Seguramente saldrá corriendo y no volverá a llamarte nunca.

4. Todos creerán que siempre hablas mal de los demás

Si usas palabras ofensivas y te refieres a tu ex de la peor manera posible, independientemente de lo que haya ocurrido entre ustedes, corres el riesgo de parecer alguien malintencionado.

5. Quedarás como una persona que no asume sus errores

No hay nada peor, sobre todo si estás en busca de una nueva pareja, que dar esa impresión de que todo lo malo siempre es culpa del otro y que no eres capaz de reconocer tus propios defectos.