Nota de EU89.7
El robo, el precio del alumbrado público y la conflictividad: los pendientes en el tema energético

Hay que tomar la discusión con seriedad y atender las necesidades energéticas que no han sido atendidas para lograr el desarrollo nacional, dicen expertos.

¿Cuál tendría que ser la posición del futuro Presidente en el tema energético? En principio, tomar la discusión del tema con seriedad y responsabilidad, y atender las necesidades energéticas que no han sido atendidas para lograr el desarrollo nacional.

Esa es, al menos, una de las conclusiones a las que llegan los invitados en el programa A Primera Hora de hoy, en el cual se plantean algunos cuestionamientos.

  • Carmen Urizar, exministra de Energía y Minas y ex presidenta de la CNEE

  • Luis Ortíz, exministro de Energía y Minas y consultor

  • Carlos Colom, expresidente de la Comisión Nacional de Energía y del INDE

Ellos tratan de responder a estas preguntas:

  • ¿Cuáles deberían ser las prioridades del próximo gobierno en temas energéticos considerando lo conflictivo del tema con respecto al robo de la energía y las deudas de algunas municipalidades con el Instituto Nacional de Electricidad (INDE??

  • ¿Cuánto impacta los conflictos territoriales por el tema energético al desarrollo del país?

Guatemala, es el gran productor de energía eléctrica de la región. Según se conoce 1 mil 654 gigavatios/hora (GWh) fueron  exportados en 2017 a la región y un parque con más de 3 mil 400 megavatios de capacidad instalada.

El país se posicionó entre los líderes en Centroamérica. Y, siendo ese el panorama, ¿cómo se analiza que aún existan sectores en el territorio sin energía eléctrica?

  • ¿Las plantas de generación con recursos renovables ayudan a una reducción en las tarifas que paga el usuario del servicio eléctrico?

  • ¿Cuánto debería invertir el país en generación eléctrica?

  • ¿Cómo se debe enfrentarse el tema del robo de la energía eléctrica?

  • ¿Las energías renovables contribuyen en la transformación de la matriz energética en Guatemala, cuan avanzado consideran que está este tema en el país?

  • ¿Cuáles deberían ser las renovaciones energéticas de Guatemala?

Los entrevistados concluyen en que los principales problemas que generan la incertidumbre en la generación energética en el país es el robo de la energía por parte de algunas organizaciones, y el cobro inequitativo del alumbrado público.

Carmen Urizar, expone:

Por las bondades que se presentan de los resultados. El siguiente gobierno debe afrontar el tema eléctrico con mucho carácter. Para atender los problemas que aún están como desafíos.

El tema que está afectando es el robo de energía. Es un tema penal. Es robo de energía que debe ser sujeto de que las cortes traten de pararlo. Eso se está incrementando y pone en riesgo la liquidez del sistema.

Quienes roban esa energía cobran de manera independiente un recurso que no llega a las finanzas de las empresas. Si la distribuidora tiene problemas, esos problemas se trasladan a la distribución y a la generación.

Otros temas: los proyectos estratégicos a los que no hemos dado cumplimiento. Si bien Guatemala fue exitosa en diversificar la generación, eso es la razón de por qué el precio se convirtió en más competitivo.

El cuello de botella

El cuello de botella es la transmisión, en la cual una propuesta innovadora fue licitar las obras de transmisión, que ahora realiza una empresa extranjera. En el pasado construcción de plantas de transmisión nos podría llevar unos 15 años.

La propuesta fue pasara esos proyectos a la iniciativa privada. La construcción, funcionamiento e implementación del proyecto, que se planteó para 36 meses. Lo hizo la empresa Trecsa, que ahora tiene una serie de retrasos por varias razones. Uno es porque cuestan los avales de los alcaldes, los pasos de servidumbre, que lleva a cambiar de trazos.

Si no hay transmisión, no hay energía

Cuando uno habla de empresa, se piensa que uno está defendiendo a la empresa; pero sin esas líneas de transmisión, la energía jamás va a llegar a las comunidades.

Todavía hay un 9 por ciento de personas que necesitan energía. Si esas líneas de transmisión no existen, esa energía nunca va a llegar. En la transmisión debe darse apoyo para que ese proyecto se termine.

Hay otro tema, el alumbrado público

Aquí, cuando hablamos de Gobierno, siempre se le echa la carga al Ejecutivo, a la CNE; pero también hay responsabilidad del Legislativo.

Ya se presentó un proyecto para legislar el alumbrado público, porque en este caso, el tema se ha vuelto político, porque los alcaldes y su concejo deciden la tasa del alumbrado.

Se le echa la culpa a la Comisión, pero la responsabilidad es del Congreso. Las facturas están trasladando un costo de distribución y generación, cuando a veces es del alumbrado público. El  nuevo gobierno: Ejecutivo, Cortes y Legislativo tienen una gran responsabilidad para resolver el problema.

Robo de agua

Todos los temas son preocupación. Creo que en el alumbrado público tenemos una mezcla de decisiones que toman los alcaldes.

En el dato que sale, se combina lo que las alcaldías y corporaciones utilizan en el bombeo de agua. Eso es relativamente caro. Hacer un cambio en el alumbrado público, a través de una ley, el cambio en el precio sería inmediato.

Hablamos de 340 municipios, tendría que haber un compromiso de los alcaldes, pero a través de una ley tendríamos un cambio en esa tasa de inmediato. Ese es el costo político al que los alcaldes tienen miedo.

Hoy para muchas de las industrias y la actividad productiva ese es un desafío y una limitante. Si queremos tener ciudades intermedias, tenemos que invertir en la calidad del servicio.

¿Por qué el usuario pone ‘diablitos’?

Cuando el usuario percibe que hay un cobro por un servicio que no recibe, lo lleva a las motivaciones de poner ‘diablitos’. Esa es la gran justificación de porque hay que librar el cobro del alumbrado público.

Hoy Guatemala está en una mejor posición de la que estábamos hace diez años para ver si un negocio es bueno o no. Hoy tenemos los precios y eso nos da una mejor información.

Propuestas de compra de energía por parte del INDE

Esas tres licitaciones de largo plazo de 1 mil 600 megavatios tenemos la variedad de todas las tecnologías. El Salvador y Panamá han hecho licitaciones que han permitido poner sobre la mesa los precios de mercado sobre esas tecnologías.

Ahora tenemos un plazo para una tecnología intermitente con un desarrollo muy fuerte, eso causa la perspicacia, son precios que no son eficientes ni comercialmente positivos a lo que se podría estar adquiriendo. Es un negocio que no muestra señales de buena eficiencia en comparación con los mecanismos que ya se tienen.

Luis Ortiz, opina

El robo de energía es uno de los tres temas que pueden llevar al fracaso a un sistema de distribución como el nuestro.

El robo de energía, el alumbrado público y la conflictividad. La cantidad de plata que se toma del sector eléctrico por parte algunas organizaciones criminales.

No es lo mismo un ‘diablito’ (aparato que se utiliza para robar electricidad), que todas esas organizaciones que se toman estas acciones criminales. Esta es otra historia, porque sigue en crecimiento.

Muchas de estas organizaciones se fueron al occidente, donde han provocado la ausencia de los aparatos del Estado. Cuánto de ese dinero terminó en el ambiente de las elecciones.

Falta de Estado

Esa falta de Estado implica varias cosas. Hay un problema ético el que nosotros tratamos de encontrar la verdad, pero cuando la encontramos, no sabemos cómo la enfrentamos. El Estado en su conjunto, pero también la sociedad.

Yo he escuchado justificaciones de cómo estas organizaciones están reconociendo algún derecho, y eso no puede ser. Tenemos que poner esos temas sobre la mesa y discutirlos con seriedad.

No es un delito, sino una falta. Nos estamos poniendo una trampa y no queremos entrarle con seriedad. Hay miles de denuncias penales en el MP que no son atendidas. Y de tiempo en tiempo escuchamos: ‘es que tiene un costo político muy alto’. De qué estamos hablando.

Pareciera que el daño es para las empresas de distribución, pero es que esta plata termina siendo pagada por las entidades financieras y por los consumidores del país.

¿Por qué no se toman acciones?

Hay ter problemas: el robo de energía, el precio del alumbrado público y la conflictividad. Estos dos últimos están relacionados. Los alcaldes en lugar de enfrentar las cosas, como el suministro del agua, se escudan detrás de la factura de electricidad y esconden costos.

Lo lamentable es que hay lugares en que no pagan Q50, pagan Q70 y has Q90, y la gente no tiene alumbrado. Hay maneras de resolverlo. Uno es a través de las Corporaciones y el otro a través de las leyes.

Está identificado el problema y es una responsabilidad suprema no enfrentarlo. El problema crece. Al final, si no se resuelve la conflictividad el problema seguirá creciendo.

Lo que le toca a un nuevo gobierno, es que entienda la magnitud del problema y que lo ataque frontalmente. Que se olvide del costo político.

Compra de energía del INDE que no se necesita

¿El INDE necesita o no esa energía? Según yo, no la necesita. La factibilidad siempre es financiera. Desde la Institución debe haber un análisis del impacto que eso podría tener en sus finanzas.

Pretender hacer comprar energía por sobre los valores que existen, es prolongar el problema sobre la situación. No encaja. Deberían buscarse respuestas a esas preguntas que se plantean.

Carlos Colom, dice

Mucha gente se pregunta: ¿y la coyuntura?. Recordemos que la electrificación rural, es un tema fundamental. Hay algunos número que deberíamos tomar en cuenta:

  • En 1996 solamente el 42 por ciento de la población tenía luz, ahora tiene el 92 por ciento.

  • En los últimos 25 años, antes de la reforma energética, electrificábamos 5 mil viviendas por año. Después de la reforma se electrifican 56 mil viviendas por año, 10 veces más.

  • En racionamientos, antes temíamos racionamientos 12 horas al día, Guatemala estaba en los últimos lugares en el mundo en capacidad instalada, ahora estamos entre los mejores en el mundo.

De eso nadie habla. Como nadie es profeta en su tierra. Pasamos a tener una matriz de las más diversificada en el mundo. Con hidroeléctricas, con plantas eólicas, con generación con viento, solares, plantas que funcionan con petróleo, con carbón, con biomasa.

Somos la envidia alrededor del mundo. Los indicadores no mienten. Se ha mejorado en los últimos años. Tenemos tarifas competitivas en el mundo. En Guatemala las tarifas tienen una estructura competitiva. Estar pensando en retroceder es de miedo.

¿A qué se refiere?

A nacionalizar el servicio de electricidad. Eso ya lo tuvimos antes de 1996. Pensar en volver a un modelo estatal, corrupto, ineficiente, es complicado. Quienes lo están abanderando están detrás de un robo millonario, que es el robo de la electricidad. Tiene que ver con una cortina de humo que es mantener un negocio ilícito.

Los problemas urgentes

El primer problema tiene que ver con el alumbrado público. En los municipios la gente paga un consumo único por el alumbrado público, pague lo que pague por su consumo propio.

Eso genera una distorsión gigantesca que ha servido como caldo de cultivo para el robo de la electricidad.

Las nuevas autoridades, si quisieran dejar un legado al 90 por ciento de la población, lo primero que deberían tomar en cuenta sería cambiar la metodología  de cobro fijo del alumbrado público a un cobro porcentual. Pero yo no veo a las corporaciones haciendo eso.

Cambios urgentes

Siendo más realista, el Congreso podría emitir una legislación fácil y aplicable. Cambiar de monto fijo a mondo porcentual. El que consuma más, que pague más. Eso esta estudiado.

Me choca la indiferencia de las autoridades que están en sus lugares y en Congreso. Es que el costo político… ¿cómo el costo político? habría un gran beneficio. Este no es un tema de ideología, no es de izquierda ni de derecha, es un tema técnico, económico y sencillo de arreglar, si existiera la voluntad de ayudar a la mayoría.

No es un tema ideología

La electricidad es un suministro básico para la población. Hay que ver como Estado que antes solo cuatro de cada 10 viviendas tenían el servicio.

No quiere decir que sea ahora privado, hay una institución pública que se encarga de supervisar y otra de fijar la política. Son US $20 mil millones invertidos en este caso, en donde el Estado no ha sacado un sólo centavo.

Lo que sí me atrevo a decir es que dentro de cuatro años podemos sentarnos a platicar y veremos dos escenarios:

  • Uno en el que las autoridades hacen su trabajo y toman la responsabilidad de combatir el robo de energía, fijan el alumbrado y reducen la conflictividad.

  • Dos: Seguimos con indiferencia, sin combatir la ideologización del tema… estaremos en una crisis no solo el sector energético, sino con un país en crisis.

¿Y sobre la adjudicación de 400 kilómetros de distribución?

Me llamó la atención esa adjudicación, fui crítico de eso, porque habiendo una muy buena empresa, se le adjudicó a otra. El resultado, las líneas no se han construido.

Recomendación: no hay que descomponer lo que ya funciona relativamente bien. Que se deje a las instituciones que funciones de manera independiente como han venido funcionando.

Si hay temas de mal servicio, hay que sancionarlo. Es un modelo que permite arreglarlo.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼