Nota de EU89.7
¿Qué va a pasar ahora con la lucha contra la corrupción?

El mandato de la CICIG finaliza este 3 de septiembre. ¿Cuál debería ser el papel de los guatemaltecos para contribuir en la fiscalización?

¿Cómo debería ser la lucha contra la corrupción tras la salida de la Comisión internacional contra la impunidad en Guatemala (CICIG)? ¿Cuál debería ser el papel de los guatemaltecos para contribuir en la fiscalización? Para hablar sobre este tema, en A Primera Hora nos acompañó María Eugenia Solís, abogada y exdirectora del programa de protección a testigos del Ministerio Público y Stuardo Ralón, abogado constitucionalista, actual presidente del Centro para la Defensa de la Constitución (Cedecón) y electo como comisionado de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.

¿Qué esperar tras la salida de CICIG?

Con relación a qué se espera ahora que ya no está la CICIG, Solís indicó que espera ver hacia adónde van los fortalecimientos de las fiscalías, ya que no solo se trata de FECI, sino de otras como la lucha contra el narcotráfico y el contrabando.

“Yo no espero demasiado y además tampoco me entusiasma lo que ella diga”, dijo Solís sobre la actividad en donde la fiscal general Consuelo Porras anunciaría el fortalecimiento de esa fiscalía.

Para Ralón, lo importante sería escuchar que no se van a poner en riesgo los procesos que están en trámite, ya que los mandatarios de la CICIG se retiraron de los casos desde la semana pasada.

Asimismo, el abogado hizo referencia del combate de delitos transnacionales. En específico, de la manera en la que serán abordados y si la fiscal general ha pensado en otros apoyos técnicos para el combate de la corrupción y otros delitos.

Guatemala, un narcoestado

Solís indicó que tras un curso sobre narcotráfico en Sudámerica, en la Universidad del Rosario, Guatemala fue definida como un narcoestado, ya que están cooptadas todas las estructuras, con personas que aceptan y estimulan el crimen organizado.

Según indicó la abogada, en un narcoestado está cooptado el sistema de justicia (con la colocación de magistrados), no hay independencia de las fiscalías, la policía no prevé y no patrulla, no hay voluntad política y con fronteras porosas, en donde hay paso de migrantes y todo tipo de ilícitos.

En este tema, Ralón señaló que Guatemala debe evolucionar a un apoyo técnico directo de capacitación contra el narcotráfico, más allá de recibir aportes para combatir este flagelo.

“El espacio aéreo guatemalteco necesita mayor infraestructura”, añadió.

La herencia de CICIG

Con relación a las declaraciones del vocero de CICIG, Matías Ponce, de que el fiscal Juan Francisco Sandoval es el heredero del trabajo de la comisión, Ralón indicó que no comparte ese enfoque, ya que no se puede personalizar la lucha contra la corrupción.

Se trata de muchos elementos que necesitan una reforma legal.
Lo que realmente debe ocurrir es una visión de fortalecimiento institucional, en donde todos los guatemaltecos participen en la propuesta y discusión con la finalidad de que sea un esfuerzo integral, señaló Ralón.

Para Solís, los herederos del trabajo de CICIG somos todos, ya que logró demostrar que sí se puede luchar contra la corrupción, con tecnología y herramientas.

Sin embargo, calificó como un error garrafal de la fiscal general haber dejado fuera de la FECI a los abogados litigantes de CICIG que conocían los casos desde su inicio.

“No van a poder sostener esos litigios”, señaló.

No obstante, Solís señaló que hay muchas cosas que se podrán mejorar tras CICIG, como las más de 12 mil personas que están en prisión preventiva. Señaló que este abuso se debe a un clamor de la población “la gente quiere verlos en prisión”, añadió.

El futuro de la lucha contra la corrupción

De acuerdo con Ralón, se requieren muchos cambios en el país para combatir la corrupción, más allá de la comisión que propone el presidente electo, Alejandro Giammattei.

“A problemas integrales, soluciones integrales”, expresó.

Según el abogado, se tiene que hablar de hacer una reforma de diferente normativas, como sobre la contratación de personal, de servicios o de la deuda pública. Así como quitar la discrecionalidad y proponer procesos transparentes.

Ralón también destacó la importancia de una reforma real y correcta al sistema electoral y de partidos políticos, “si no se hace vamos a tener condiciones que no incentivan a que haya una renovación de los cuadros políticos cada cuatro años”, añadió.

Tanto Ralón como Solís destacaron la polarización como un problema profundo que no permitirá llegar a acuerdos, a través del diálogo.
“Volteemos la página y avancemos con propuestas serias sin sesgos ideológicos y sin sustento técnico”, añadió Ralón.

Sobre los cambios al sistema de justicia se deben realizar de acuerdo a estándares internacionales y una amplía discusión, ya que a su criterio hay problemas que se pueden solucionar con sanciones administrativas, más allá de algo penal.

Solís se pronunció sobre la necesidad de Estados Unidos de apoyar la lucha contra la corrupción, esto luego de declaraciones de un exembajador. Según señaló, aunque hay una apariencia de abandono del gobierno estadounidense a la lucha contra la corrupción, esto regula mercados.

La corrupción tiene efectos sociales que mata gente, agregó Solís al ejemplificar cómo se afecta la salud, la desnutrición o la educación.

Asimismo, habló de la interferencia de los poderes del Estado, en donde se eligen a personajes que benefician intereses personales, señaló.
Solís criticó cómo altos funcionarios hicieron pública su postura de no cumplir órdenes constitucionales al calificarlas de “ilegales”.

En conclusión

Solís destacó la importancia de que la población ejerza su ciudadanía. Además, señaló que se debe poner mucha atención y dar seguimiento al trabajo realizado por Iván Velásquez.

Asimismo, indicó que el porcentaje de las personas que se ha mostrado a favor de la CICIG debería traducirse en esfuerzos por continuar la lucha contra la corrupción.

“Organizadamente debe encontrársele sentido a fiscalizar y ejercer ciudadanía”, puntualizó Solís.

Para el abogado Ralón, es importante enfocarse en reformas profundas en cada uno de los poderes del Estado. Por ejemplo, en el Ejecutivo se debe poner atención a las plazas fantasma.

Asimismo, resalta la importancia de pedir apoyo internacional para el combate de delitos transnacionales.