Nota de EU89.7

Esta es la historia de la guatemalteca migrante que trabaja para Trump

Victoria Morales es una mucama que trabaja en el club de golf del gobernante estadounidense

El lujoso club de golf de Donald Trump en Nueva Jersey ha empleado a inmigrantes indocumentados, pese a que el presidente denuncia todo el tiempo la inmigración ilegal e insiste en que los empleos deben otorgarse a estadounidenses, informó el jueves el diario New York Times.

La guatemalteca Victorina Morales, de 45 años, es una mucama en el Trump National Golf Club en Bedminster desde 2013, cuando fue contratada tras presentar documentos falsos. Sus tareas incluyen hacer la cama de Trump cuando éste se aloja allí y limpiar su baño, informó el Times.

Los compañeros de la migrante guatemalteca

Ella y la exempleada Sandra Díaz, de 46 años, que actualmente es una residente legal, dijeron al Times que en el club hay otros trabajadores indocumentados, y que los supervisores han tomado medidas para evitar que sean detectados y puedan mantener sus empleos.

El Times dijo que no hay pruebas de que Trump o ejecutivos de su empresa familiar, la Organización Trump, estuviesen al tanto del estatus migratorio de los empleados.

“Tenemos decenas de miles de empleados en nuestras propiedades y tenemos prácticas de contratación muy estrictas”, dijo un portavoz de la organización en un mensaje enviado a la AFP.

“Si algún empleado presentó documentación falsa en un intento de evadir la ley, serán despedidos inmediatamente”, añadió.

Vea también: Presidente de EEUU asegura que cuenta con el 75% de popularidad

El enojo de Trump

Diaz recordó que en 2012 Trump se enojó porque una de sus camisas de golf, supuestamente limpia, tenía manchas naranjas en el cuello, que la mucama atribuyó a su maquillaje.

Tanto Diaz como Morales describieron al presidente como exigente pero amable, a veces distribuyendo propinas de 50 o 100 dólares.

Morales, que gana 13 dólares la hora, dijo que los empleados estaban crecientemente molestos por la retórica negativa de Trump sobre los inmigrantes hispanos y dijo que un supervisor los trataba de “inmigrantes ilegales estúpidos”.

“Estamos cansados del abuso, los insultos, de la manera en que habla de nosotros cuando sabe que estamos aquí ayudándolo a hacer dinero”, dijo al Times.

“Sudamos para atender cada una de sus necesidades y tenemos que aguantar sus humillaciones”, se quejó.

Despidos

Poco después del inicio de su campaña presidencial, varios empleados sin papeles fueron despedidos. “Mucha gente se fue”, dijo Morales.

El Times informó que la mucama ha solicitado el asilo y estudia presentar una demanda por discriminación y abuso en el lugar de trabajo.

La fuerza laboral civil estadounidense incluye a 7,8 millones de inmigrantes sin papeles, según el Centro de Investigación Pew.