Nota de EU89.7
Embarazos en niñas de 10 a 14 años sube un 44.6 por ciento en el país en 2018

En los departamentos con mayor población indígena y sin acceso a servicios es en donde se registra la mayor cantidad de menores embarazadas.

Los embarazos en niñas de entre 10 y 14 años aumentaron un 44.6 por ciento en Guatemala durante 2018 en relación a 2017, aseguró este lunes el Observatorio de Salud Sexuales y Reproductiva (OSAR).

En el 2017 se registraron 1 mil 488 casos, pero en el 2018 aumentaron a 2 mil 153, aseguró Ana Victoria Maldonado, dirigente de ese organismo.

“Esto evidencia un incremento de 665 casos y los departamentos que aumentaron fueron los de Guatemala, de 65 en 2017 a 208 en 2018; Totonicapán de 7 a 41; y Escuintla de 103 a 166”, detalló.

Los departamentos de Retalhuleu y Sacatepéquez también duplicaron los casos de menores de 14 años embarazadas el año pasado al pasar de 20 en 2017 a 40.

Solo en el primer semestre del año pasado se registraron 28 partos en menores de 14 años y la mayoría de ellas viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza.

Según la Ley contra la Violencia Sexual…

Maldonado aseguró que toda relación con una menor de 14 años es considerada como “una violación sexual” según la Ley contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas y debe ser denunciada ante la justicia.

Sin embargo, lamentó, de todas las denuncias “apenas siete casos llegan a sentencia y el resto queda en la impunidad”.

Maldonado agregó que durante 2017 se registraron 51 mil 110 niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años embarazadas, pero en el 2018 se reportaron más de 73 mil.

Familiares son responsables

Y en este sentido aseguró que el 80 por ciento de los responsables de los embarazos de esas niñas y adolescentes son familiares, y el resto por gente fuera de ese entorno.

El análisis de esta información “es clave para conocer la magnitud del problema y dar una respuesta acorde a la atención de estas niñas y generar estrategias de prevención”, manifestó.

Comentó que desde 2013, Guatemala implementa una ruta de atención integral a las niñas embarazadas.

Según OSAR, en los departamentos con mayor población indígena y sin acceso a servicios es en donde se registra la mayor cantidad de menores embarazadas.