Nota de EU89.7
Procedimiento sin transparencia en compra de aviones genera discordia

Analistas no reclaman por la compra de equipo para el Ejército y la PNC, sino por la metodología sin transparencia como se ha llevado este procedimiento.

Diversas críticas se han generado a raíz de la compra de dos aviones argentinos IA63 Pampa III, por parte del presidente Jimmy Morales, durante su visita a Argentina esta semana, supuestamente para combatir el narcotráfico y cuidar las fronteras.

El analista independiente Marco Antonio Canteo opina que “en esencia, es un error político comprar esos aviones sin tener una estrategia clara de seguridad, sin objetivos ni metas establecidos”.

Mientras tanto, Julio Rivera Clavería, ex viceministro de Seguridad y exsecretario general de Consejo Nacional de Seguridad, señala: “Yo no estoy de acuerdo con la compra de equipo para el Ejército y la PNC, sino contra la metodología, con poca o sin ninguna transparencia como se ha llevado este procedimiento”.

Ambos fueron invitados por el programa A Primera Hora para platicar sobre esta compra, que también ha sido rechazada por guatemaltecos que fueron entrevistados al azar.

Ayer, los presidentes de Guatemala y de Argentina, Jimmy Morales y Mauricio Macri, respectivamente, concretaron en Buenos Aires la venta de dos aviones militares producidos por la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea).

El convenio fue firmado por el ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad; el ministro de Defensa guatemalteco, Luis Ralda Moreno, y el Director de la Fadea, Antonio Beltramone.

El Pampa III es un avión de entrenamiento básico-avanzado que es usado por los cadetes de la Fuerza Aérea Argentina para aprender a vola. La operación se cerró por un monto total de US $28 millones (unos Q216 millones) y el presidente Morales se ufana con que “no se trata solo de traer dos aviones porque el contrato incluirá los servicios de entrenamiento de pilotos y mantenimiento”.

Marco Antonio Canteo

Error de procedimiento

La compra de estos aviones hay que analizarla desde lo jurídico, lo político, desde de la lucha contra el narcotráfico, de compromisos internacionales, de convenio bilaterales, en este caso con Argentina. En esencia es error político comprar esos aviones sin tener una estrategia clara de seguridad, sin objetivos ni metas establecidos.

Esos aviones no van a contener la cantidad de aviones que pasan por el país, por la vía marítima y por las fronteras porosas.

El gobierno está comprando en tiempo extra. Al parecer existe una lógica presidencial: ‘En los últimos meses gasto y despilfarro’.

Las autoridades han confirmado que no existían partidas presupuestarias para estas compras. Esta compra fuera de tiempo, imprudente e improvisada. Seguramente Le buscarán en estos días las excusas legales.

Este país es pobre en vías de desarrollo y que seguramente tiene necesidades más urgentes de resolver. Si hace falta pagar educación salud, no se va a comprar un auto de última generación.

No solo este, sino casi todas las administraciones gubernamentales no tienen el sentido de las prioridades de este país.

La guerra contra el narcotráfico no hay que analizarla en términos de blancos y negros. El hecho de haber dejado que se impregnara en todo el Estado ha provocado una cooptación de las instituciones públicas para financiar procesos electorales.

Una buena cantidad de ciudadanos se han convertido en consumidores. Es un problema de criminalidad, de salud, de seguridad… es un problema compartido.

“¿Compra de última hora? No”

Ningún gobierno autoriza una compra en sun simple viaje. Esta compra tuvo que haberse planificado, agentes que se organizaron para establecer cuestiones técnicas de los equipos.

Varios funcionarios de alto nivel, incluyendo al vicepresidente y al vocero del Ejército, estuvieron negando hasta las últimas horas de que se estaba haciendo la compra. Uno de los errores garrafales es mentir de esa forma a la población.

Hay mucha indignación ciudadana por esta compra. No hay voluntad política para buscar fondos para educación, para salud, para la desnutrición, pero sí hay voluntad política para buscar fondos para este tipo de compras.

Me extraña que hubieran buscado Argentina para hacer ese negocio. Por qué no buscaron Israel, EE.UU. o España, que son países con una larga experiencia para proveer ese tipo de equipo.

¿Vale un convenio para esta compra?

Guatemala y Argentina mantienen un convenio bilateral desde hace más de dos décadas. Habría que ver si el convenio alcanza para este tipo de transacciones. Hasta hace unos años el convenio servía para el intercambio académico entre instituciones de Guatemala y Argentina. El convenio tuvo que haber sido aprobado por el Congreso.

Ahora, la Contraloría, la Procuraduría General de cuentas deben ver si la adquisición está sujeta a las normas de contrataciones del Estado,  de transparencia, de especificaciones técnicas para garantizar que las compras sean las que el Estado necesite.

Es ahí donde la poca transparencia no ayuda a aclarar si las especificaciones técnicas hayan estado a la orden del día en las instituciones es del Estado.

La Contraloría debería exigir para ver la pertinencia del negocio y si se ha actuado en el marco de la legalidad o si hay ilegalidades que pudieran ser objeto de acciones legales.

¿Este gobierno tiene la legitimidad para hacer esta compra?

No. Este gobierno se ha caracterizado por ser opaco, por ser una piedra en el zapato en la lucha contra la corrupción.

La Ley de Contrataciones tiene normas que puede facultar compras de esta naturaleza. Hay que reformar la ley para que estas compras, que deben estar bajo una lógica de estrategia de seguridad, encuentren el asidero legal que cierre a las autoridades todos esos caminos hacia la corrupción.

Julio Rivera Clavería

Asociación de errores

Hay que partir de un principio. Los presidentes no entienden la importancia de presupuestar y proyectar las compras en materia de seguridad. Creen que hay que esconder estas compras a la ciudadanía, porque estas siempre van a plantear la importancia de que este dinero vaya a otros renglones.

Esto es parte importante de lo que hay que entender y comprender. Yo no estoy de acuerdo con la compra de equipo para el Ejército y la PNC, sino contra la metodología, con poca o sin ninguna transparencia como se ha llevado este procedimiento.

La compra de equipo es vital para el país. Los aviones sirven, pero uno tiene que entender el contexto en que se compran los aviones. Por Guatemala pasan 400 toneladas de cocaína anualmente, las trazas áereas están a la orden del día. Aviones que descargan 300 kilos…  150 kilos de coca. El problema es no entender como esa coca afecta a la sociedad.

Hay que pensar en los años venideros. Que logremos salir del tráfico de la droga es complicado. EE.UU. no nos van a ayudar. El ejemplo es México, ahí están 6 mil guardias en la frontera con Guatemala.

El nivel de narcotráfico va a seguir incrementándose en el país y el daño irreversible.

Aviones de alta tecnología

Yo no voy a defender la compra de los aviones, pero cualquier país que esté en producción de estos aviones, es porque tiene la tecnología. Ellos no funcionan solo con personal argentino, relación con casas norte israelíes, son productos argentinos, pero la tecnología es de alta tecnología.

Se tuvo que haber varias características. El costo de vuelo, que tiene que ser adecuado por la rapidez. Estos aviones son de entrenamiento y de ataque ligero.

Lo importante es que se hayan llenado los requisitos y las características que se necesitan para que sean útiles en el país.

El presidente que asuma, tiene que tener una visión diferente para programas en 30 o 40 años qué es lo que se necesita en materia de seguridad para que los guatemaltecos vivamos en paz.

En otros temas, salud y educación, el Congreso debe hacer una evaluación exhaustiva de en qué y cuándo invertir en otras materias.

Reacciones de candidatos son normales

Políticamente correctas. Eso haría yo si fuera candidato. El presidente sigue siendo presidente.

Lo que no se puede seguir haciendo, son compras sin tenerlas programadas. Yo estoy a favor de comprar equipo necesario para brindar seguridad a la población, pero estas tienen que ser compras programadas en corto, mediano y largo plazo, y con transparencia.

Cuando uno conoce el tema de la seguridad y ve cómo se trasiega la droga en el Pacífico y en el Atlántico y no hay ni lancha para perseguirlo, no puede ser. Es importante revisar todo esto para los años venideros.

El hecho de no informar acerca de la negociación constituye delito a la Ley de Contrataciones y violaciones a la Constitución…

Primero tenemos que esperar y revisar sobre qué base se hizo la compra. Guatemala tiene firmados convenios de seguridad con Argentina, Colombia, EE.UU., por ejemplo.

Hay que esperar la investigación de la Contraloría como encargada de la fiscalización de los recursos del Estado.

Pero es que es un error garrafal meterle el elemento ideológico a un tema técnico en materia de seguridad.

Se niega la compra, pero se compra

Es una perfecta tontería. Cuando uno hace dudar a la población al decir que no se va a hacer algo que se va a hacer. La compra de los equipos es fundamental, pero tiene que ser transparente para que los resultados sean satisfactorios.

En Guatemala circulan 400 toneladas de cocaína, que dejan US $8 mil 500 millones que no se sabe quién se queda con ellos. No es cierto que el Ejército este metido en eso, es la sociedad en su conjunto, si no, eso no funcionara.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼