Nota de EU89.7
Colectivos sociales pintan mural en la sede de la Cicig en la zona 14

La Cicig empezó a funcionar en el 2006 y desveló varios casos de corrupción que involucraron a funcionarios públicos entre ellos el expresidente Otto Pérez.

Integrantes de colectivos y organizaciones sociales pintaron un mural alusivo al trabajo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) en una de las paredes perimetrales de la sede en la zona 14 de la capital.

Eleonora Muralles presidenta de la organización Familiares y Amigos contra la Delincuencia y Secuestro ( FADS), dijo que realizaron la actividad como un gesto de agradecimiento al trabajo de la entidad internacional y para manifestar que la justicia se queda en Guatemala.

En el mural se pueden leer textos que indican que “El pueblo no olvidará”, mientras que otras personas enarbolaron pancartas escritas a mano en las que se leían agradecimientos a Iván Velásquez, comisionado de la Cicig.

La actividad fue realizado con motivo de que el próximo 3 de septiembre termina oficialmente el mandato de la Cicig, debido a que el presidente de la República, Jimmy Morales decidiera no renovarlo por otros dos años.

“Su trabajo permitió evidenciar las perversiones de sectores poderosos que tienen cooptadas las instituciones del Estado”, dice un comunicado de FADS divulgado el viernes.

Cicig fuera luego de 13 años

El pasado miércoles 28 de agosto la Comisión culminó con el trabajo de entrega de la información sobre investigaciones conjuntas a la fiscal general del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras.

El vocero de la Cicig, Matías Ponce, expuso que todos los casos presentados ante la justicia cuentan con el respaldo en materia probatoria. Ahora es responsabilidad del ente investigador continuar con estos.

CICIG deja en manos del Ministerio Público 11 denuncias por últimas investigaciones

La Cicig empezó a funcionar en el país en el año 2006 y desveló varios casos de corrupción que involucraron a funcionarios públicos, entre ellos el expresidente Otto Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, quienes son señalados de ser los supuestos cabecillas de una estructura de defraudación aduanera conocida como La Línea.