Radio en línea

EN VIVO

Noticia Nacional Programa

Se necesitan buenos administradores del Estado, afirman analistas

En 2019 tendremos las elecciones generales, tendremos la elección de las cortes, que eso no se da todos los días, y además es un evento transicional...

Guatemala está en un momento político de trascendencia. Políticos, dirigentes sociales y la ciudadanía general está pendiente de lo que ocurrirá en adelante, sobre todo por la cercanía de un proceso electoral que arrancará en enero del año 2019.

Hay una tensa calma política en todo el territorio nacional que llama a reflexionar acerca de lo que los guatemaltecos quieren en el futuro.

“El desafío fundamental es tener mejores administradores del Estado. Hay un conjunto de actores que se van a candidatear, pero que no cumplen con este requisito”, opina el analista político Renzo Rosal.

María del Carmen Aceña, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales, va más directo: “Hay que apoyar al Tribunal Supremo Electoral (TSE)”.

MARÍA DEL CARMEN ACEÑA

¿Qué le inquieta del país?

Estamos dando un salto positivo en el sentido de que ya nos comenzamos a enfocar en el futuro, a través de varias organizaciones políticas que participarán en la contienda.

Estamos pendientes de cómo van a resolver los problemas, desafíos en infraestructura, servicios sociales, salud, seguridad y educación.

Este gobierno lo vamos a recordar como mediocre, pero al final estamos pendientes de qué están elaborando las otras organizaciones. No queremos oír más de lo mismo. Servicios centralizados, bolsas o comedores. Queremos una nueva protesta, enfocado en infraestructura y economía.

Se necesita gente que sepa del Estado

Eso es importante. En su discurso como candidato, el presidente Jimmy Morales decía que era aparte de la nueva política, que dejemos la vieja política.

Con un grupo de personas, representantes de la sociedad civil y de centros de investigación planteamos una agenda denominada ‘Guate nos convoca’. Es un ejercicio de cuáles salen los principios de la nueva política.

Pero nos damos cuenta que lo que queremos es buena política, y cuáles son los puntos de la buena política. Fue un ejercicio muy interesante. Para una buena política se necesitan buenos políticos. ¿Cómo logramos combinar la experiencia con la juventud?

RENZO ROSAL

¿Qué le preocupa de lo que ocurre en el país?

En general el tono de país, en qué condiciones está Guatemala con pocas luces y muchas sombras. Cuáles son las propuestas que vendrán desde agosto en los diferentes proyectos políticos.

En estos tiempos se va a jugar el período preelectoral. Esta cancha es fundamental. Estas elecciones de 2019, tienen conjunto de características especiales, está arrancando tardíamente en cuanto a la costumbre.

Hay muchos cambios, unos planteados por las reformas electorales de 2016 y otros por el proceso de la coyuntura.

El nuevo presidente que sea electo tiene que darle cara vuelta a todo lo que está. El que proponga cantos de sirena, no tiene cabida.

¿Cuál sería el lema político para el 2019?

El paraguas temático sería la continuidad de la lucha contra la corrupción, pero con la necesidad de otros carriles: crecimiento económico y generación de empleo son temas complementarios. Otros carriles serían también desarrollo rural, cambio climático, inseguridad social.

¿Qué hacemos con la pobreza?

Se necesita un gran acuerdo nacional, que aunque no esté escrito hay que comenzarlo a plantear. Considerar que para que un pacto tenga posibilidades de concretarse, hay que entender que las elecciones de 2019, no se pueden leer como las del 2015, que creímos que iba a ser la gran solución.

Sin embargo, los que fueron electos lo que han hecho es agrandar los agujeros que tenía este país.

En 2019 tendremos las elecciones generales, tendremos la elección de las cortes, que eso no se da todos los días, y además es un evento transicional, vamos a tener que convivir con formas del clientelismo.

Los tres puntos del futuro político

La propuesta concreta; cuál es el equipo y quiénes son la cabeza del proyecto, pero no caudillos. Aquí radica el piso político de cualquier partido político.