Nota de EU89.7
Bernardo Caal arremete contra el MP y amenaza a Chixoy

Caal insistió en cuestionar al MP y sus fiscales, y eludió responder directamente a las acusaciones en su contra.

Bernardo Caal, acusado por secuestro y robo cometido el 15 de octubre del 2015 contra un grupo de trabajadores en Santa María Cahabón, arremetió este martes contra el Ministerio Público.  

A pesar de las amenazas proferidas por agitadores convocados para apoyar a Caal durante la audiencia que se sigue en su caso, el Ministerio Público (MP) pidió una sentencia de 14 años de prisión para Caal, quien en marzo del año próximo será juzgado por el delito de estafa contra el Estado, hecho cometido durante dos años en que cobró salario de una escuela rural mixta en las verapaces, a donde nunca asistió para dar clases.

Caal insistió en cuestionar al MP y sus fiscales, y eludió responder directamente a las acusaciones en su contra.

PODRÍA INTERESARLE: Fiscalía pide 14 años de cárcel para Bernardo Caal

Testimonio de testigo

El querellante adhesivo Ricardo Busquets, quien se presentó como camarógrafo del Comité de Unidad Campesina, proporcionó imágenes donde se observa a Caal dirigiendo la detención ilegal, la agresión y el despojo de los trabajadores que una turba atacó en la ruta a Santa María Cahabón.

En su alegato final, el Ministerio Público pidió una condena de 14 años de prisión para Caal, por la comisión de los delitos de robo agravado y detención ilegal, esto pese a la presión que ejercía una treintena de manifestantes que bloquearon la calle frente al juzgado segundo de primera instancia en Cobán.

Días atrás circuló una carta por internet en la que Casal reclamaba a la exjefa del MP Thelma Aldana, por haberlo encarcelado. Según Caal, su captura por varios delitos “criminaliza” la protesta popular, hecho que fue desmentido en varias oportunidades por dirigentes de diversas facciones de la llamada sociedad civil.

Para terminar su intervención ante periodistas que le apoyan, Caal amenazó a los proyectos hidroeléctricos del país, entre ellos a Chixoy, diciendo que la lucha continuará para liberar los ríos del país. Sus palabras se producen mientras un grupo de activistas amenazó quemar la sala de máquinas de la hidroeléctrica de Chixoy el lunes.