Radio en línea

EN VIVO

A Primera Hora Noticia Nacional Programa

US S100 millones del Banco Mundial podrían perderse si el Congreso no aprueba préstamo

La importancia del proyecto es que ataca un problema que le roba a los niños un futuro mejor.

“En los últimos años, gracias a un manejo macroeconómico prudente, Guatemala ha tenido uno de los mejores desempeños económicos de América Latina, con una tasa de crecimiento por encima del 3 por ciento desde 2012 y que alcanzó el 4.1 por ciento en 2015”.

“Sin embargo, Guatemala, la economía más grande de Centroamérica, se ubica dentro de los países con mayores niveles de desigualdad en Latinoamérica, con altos índices de pobreza, particularmente en zonas rurales y entre poblaciones indígenas, y con algunas de las tasas de desnutrición crónica y de mortalidad materno-infantil más altas en la región”.

Esa es la visión que tiene el Banco Mundial, y que publica en su página de internet, referente a su relación con Guatemala.

En la actualidad, está pendiente de aprobación en el Congreso de un préstamo por US $100 millones para atender a 400 mil niños que podrían padecer de desnutrición crónica. Ese préstamo podría perderse si los parlamentarios no lo aprueban antes de que finalice noviembre.

Según datos de la VI Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil 2014-2015, el porcentaje de niños menores de 5 años con desnutrición crónica es de 46,5 por ciento.

  • ¿Cuál es la ventaja de obtener ese préstamo del BM para financiar proyectos contra la desnutrición crónica para el país?

Para platicar sobre este particular, el programa A Primera Hora invitó a Homa-Zahra Fotouhi, representante del Banco Mundial para Guatemala, América Latina y el Caribe.

¿Cuál es la importancia de este préstamo?

La importancia del préstamo es que ataca un problema que le roba a los niños un futuro mejor. Se utilizan ejemplos de otros países en donde el programa ha sido exitoso.

Se busca reducir la  tasa de desnutrición crónica infantil del 46.6 por ciento de la población de 5 años. El préstamos está destinado para la ejecución del programa que atienda a 400 mil niños que, calcula, nacen en siete áreas: Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango, Quiché, San marcos, Sololá y Totonicapán.

Son áreas que tienen una tasa de desnutrición crónica muy alta, entre el 70 y el 80  por ciento. Donde hay mortalidad materna y maternidad infantil. Se prevé que este programa se ejecute en esa área donde podrían nacer 400 mil niños durante los próximos 5 años, tiempo que dura el préstamo.

¿Cómo se pagaría, cuáles son las condiciones?

Tenemos el compromiso del Congreso de la República. Ya pasó dos lecturas y ahora solo falta la tercera lectura y aprobación final. Las  condiciones: Es un préstamo de US $100 millones y una donación de US $9 millones. Se paga en 33 años, tiene 6 años de gracia y una tasa de interés fijo de es fija de 3.7% más el interés Libor que es del 2.85 por ciento.

El programa del BM se basa en la experiencia de Perú

En Perú tuvo mucho éxito. En 8 años se redujeron los índices de la desnutrición crónica del 18 por ciento al 13 por ciento en cuatro gobiernos consecutivos. Aquí podría ser más fácil.

  • En Perú aceptaron que había problema talla; que no hereditario, sino causado por la calidad de servicios y de la dieta.
  • Hubo un compromiso al más alto nivel
  • Se involucró la sociedad, todo mundo entendió que es responsabilidad de un Estado.
  • Se aseguró que había recursos para luchar contra la desnutrición
  • Hubo un cambio de comportamiento, explicando a las madres por embarazarse o embarazadas sobre los beneficios del programa
  • Fue compromiso a largo plazo

En el caso de Guatemala, en el BM vemos que si hay compromiso a mas alto nivel. El presidente Jimmy Morales pidió ese préstamo el BM; el banco lo preparó. Se aprobó por parte del directorio en marzo 2017.

Se iba a vencer en septiembre de este año, pero lo ampliamos a marzo del próximo año. Esperamos que el Congreso lo apruebe antes de que finalice noviembre.

Si es aprobado, después de noviembre hay receso en el Congreso, entonces tenemos dos meses y medio más efectivo para desarrollar la ley y firmar el contrato.

¿El BM tiene mecanismos para garantizar el buen uso de los recursos?

Totalmente. Trabajamos en 189 países. Cada proyecto tiene un plan de inversiones y adquisiciones, que es público. Hay una supervisión cada tres meses del equipo de Washington.

Por ejemplo, si en el proyecto hay una inversión para cinco mesas, pero más tarde la parte ejecutora pide dos mesas y tres sillas, no pueden hacerlo.

Tenemos una auditoría anual, que es adicional de la que hace la Contraloría en Guatemala, y todo es en línea, transparente. Tenemos una Unidad  de Integridad, donde cada quien puede escribir de forma anónima y denunciar alguna anomalía. Esa unidad tiene la responsabilidad de investigar todas las llamadas.

Nuestra responsabilidad fiduciaria nos asegura que el dinero está bien utilizado.

En 2008 hubo un proyecto similar de US $100 millones del BM. Al 2018 nada ha cambiado, ¿cuál es la diferencia entre ese proyecto del Ministerio de Desarrollo y el actual?

De 2008 no tengo información. Lo que sí se había previsto con el Mides, por las razones que dicen los oyentes, es que este nuevo programa sería encabezado por el Ministerio de Salud, la Sesan y los gobiernos locales.

¿Hay controles para el programa?

Todo es transparente, todo está en línea. Si van al sitio web del BM, ahí está todo. El Gobierno de Guatemala tiene la responsabilidad de ponerlo todo en línea: las adquisiciones, los contratos… es muy difícil que haya corrupción en programas del BM. Ha habido problemas en otros países y se ha pedido a los gobiernos que devuelvan el dinero.

Es importante entender que el problema de la desnutrición que es invisible, porque los niños no se desarrollan como deberían, si no tienen examen médico periódico. La otra ‘i’ es que es irreversible, por eso hablamos de los primeros mil días, la gestación y los primeros dos años de vida. Las acciones que no se hacen en esos mil días, ya no se pueden hacer después.

El asunto es que dicen que el problema es de pobres e indígenas, pero les debería interesar a todos. Las empresas quieren gente productiva, entonces todos deben interesarse.

El préstamo también servirá para crear 200 nuevos puestos de salud, mejorar otros; lograr accesos al servicio de agua potable y saneamiento ambiental, fortalecimiento de Salud para que pueda continuar con recursos nacionales, y es un fortalecimiento de la coordinación intersectorial entre los ministerios Salud y Desarrollo.

¿Qué porcentaje del préstamo le va a llegar a los 400 mil niños, debido a las asesorías programadas?

Lo que queremos es que llegue la totalidad: el 100 por ciento de los US $100 millones. Tenemos exigencias sobre los contratos, la creación de los centros de salud, agua, saneamiento, todo eso está en línea, todo es transparente. Lo importante es que se involucren las comunidades y que vean cómo se está desarrollando el programa.

Nuestro interés es apoyar el desarrollo de los países que apoya el BM. Si no se utiliza, el dinero lo podemos dar a otro país. Nuestro interés es apoyar el desarrollo sostenible y equitativo de los países; en el caso de Guatemala pensamos que era necesario apoyar la lucha contra la desnutrición.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼