Nota de EU89.7

“Cero sorpresas” dicen excongresistas, por reelección de Arzú en el Congreso

Diputados opositores aseguran que hubo negociaciones anómalas que permitieron la elección de una directiva con congresistas cuestionados.

Para los exdiputados Álvaro González Ricci y Roberto Alejos, en la reelección de Álvaro Arzú Escobar ayer como presidente de la Junta Directiva del Congreso para el año 2019, ‘no hubo nada nuevo… cero sorpresas’.

“No hay nada nuevo. Algunos integrantes de la Junta Directiva son actores principales y otros, alfiles. Eso hay, con eso tenemos que trabajar. Hay que darle el beneficio de la duda y fiscalizar su trabajo”, aterriza González Ricci.

Alejos, expresa: “Cero sorpresas. Comenzaron 110 diputados en el pleno, bajaron a 90 y quedaron 83. En resumen, el pueblo de Guatemala tiene que entender que el Presidente de la República y el sector conservador tienen mayoría en el Congreso. Tenemos que entender que así es. De paso, no existe oposición”.

Invitados a A Primera Hora

Ambos exparlamentarios fueron invitados por el programa A Primera Hora para platicar acerca de la elección de la nueva Junta Directiva parlamentaria para el periodo 2019-2020, supuestamente producto de negociaciones oscuras entre diputados, según congresistas de oposición.

Álvaro Arzú Escobar fue reelecto como presidente de uno de los organismos más cuestionados del Estado. Diputados opositores aseguran que en el proceso hubo negociaciones anómalas que permitieron la elección de una directiva con congresistas cuestionados.

La planilla la integran:

Presidente

  • Álvaro Arzú

Vicepresidentes

  • Felipe Alejos
  • Flor de María Chajón
  • Óscar Escribá

Secretarios

  • Estuardo Galdámez
  • Juan Manuel Giordani
  • Juan Ramón Lau
  • Julio Lainfiesta
  • Anibal Rojas

González Ricci y Alejos coinciden en que la reelección de Arzú Escobar fue ‘una jugada cantada’, pero les preocupa la elección de algunos integrantes de la Junta Directiva; entre estos, Felipe Alejos, Óscar Escribá o Estuardo Galdámez, quienes, según ellos, son los que en realidad manejarán la agenda parlamentaria el próximo año.

Álvaro González Ricci

Es una decisión inteligente la reelección de Álvaro Arzú Escobar. Él no tiene pasado, no tiene nada de criticarle. Es alguien que cumple su palabra y tiene una ideología definida. Tuvo 83 votos. Otra vez, la oposición lo que está buscando es una zona de confort.

No hemos visto nada relevante hasta ahora, solo algunos antejuicios, como en el caso de Felipe Alejos o Juan Manuel Giordano. Ahora se están amparando en la propuesta de una agenda de desarrollo económico, que es válido, es lo que hace falta.

Eso sí, causa sorpresa la elección de algunos integrantes de la Junta Directiva. Y si hubiera habido otra propuesta de directiva… cualquiera que hubiera sido electa hubiera sido criticada. Algo les hubieran buscado.

Nunca me imagine estar de acuerdo con el diputado Estuardo Galdámez, ante los señalamientos de que hubo negociaciones oscuras. Al que le ofrecieron plazas que lo denuncie. Lo que hay detrás son negociaciones en el presupuesto, en la asignación de comisiones de trabajo. Eso es normal. Pero en cuanto a que ofrecieron dinero o plazas… las plazas son las mismas que se dieron el año pasado.

Pensemos en que no todos los diputados son malos y que los que votaron tampoco son todos malos. No caigamos de nuevo en que los que son pro Cicig son honestos y nos que no, no. hay gente que vio esta Junta Directiva, sintió que es representativa, que puede resolver asuntos.

Negociaciones las ha habido siempre. Hay cosas que se negocian. No son negociaciones económicas, son negociaciones políticas.

Roberto Alejos

Fue una jugada brillante dejar a Álvaro Arzú Escobar en la presidencia del Legislativo. No ha sido funcionario público, no tiene pasado criticable. Su actuar como presidente este año tampoco tiene que hacer en la chismografía. Cumple con los requisitos políticos: que es joven, de un partido de minoría y que se ha mantenido al margen. No da citas para no comprometerse.

Mantenerlo en el cargo, es una buena jugada. Lo que no es buena jugada son las chorchitas que lo acompañan. Y parece que este año se dieron a la tarea de empeorarla un  poquito.

Me imagino que, como Estuardo Galdámez da la cara, dijeron: ‘dejémoslo como secretario’. Aparte, Felipe Alejos y Óscar Escriba tienen antejuicios. Se dieron a la tarea de empeorarla. Arzú ha sabido navegar entre ese charco de lodo.

Arzú Escobar tiene la oportunidad de salvarse él y de zafarse de la Junta Directiva, presentando una agenda de desarrollo económico, pero esa Junta directiva no lo va a dejar. Le permitirán apoyar unas dos leyecitas, pero nada más.

El resto de la Junta Directiva va tratar de ir por el transfuguismo, con la idea absurda, un distractor, de disolver la Corte de Constitucionalidad (CC). Es solo hacer la guerra de que estamos peleando contra esa CC.

Galdámez, como secretario de esa Junta Directiva, da vergüenza… propone una ley para que no se hable mal de un político. Eso raya en lo sonso.

Pero me preocupa más el tema de la oposición, una oposición que no existe. Un Mario Taracena solo no es oposición. ¿Dónde está el resto de la UNE? La UNE va a echar un discurso en contra y se sale. No habrá una verdadera oposición.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼