Nota de EU89.7
Manuel Villacorta: “La educación en este país dejó de ser preocupación para todos”

“Necesitamos una ley que incluya el compromiso del Mineduc, de los gobiernos, de las universidades, de la ccoperación internacional”.

En la reunión con diputados la mesa técnica de presupuesto, el Sindicato de Trabajadores de Educación de Guatemala (STEG) consigue a través de un acuerdo político que el Ministerio de Educación les otorgue un bono de Q2 mil 500 antes de que finalice el año, además de garantizar los recursos financieros para cumplir con un ajuste salarial en el 2019.

¿Cómo se califica eso? ¿cómo contribuyen los maestros a mejorar la calidad educativa a cambio de un bono? ¿ayudan los incentivos económicos a concientizar al gremio magisterial que es necesaria la calidad educativa?

Para conversar sobre este tema, el programa A Primera Hora invitó a Manuel Villacorta, doctor en sociología política y columnista de prensa.

Según él, “lo que ha pasado es que en Guatemala jamás se instituyó un acuerdo nacional por la educación, que hubiera establecido en 1986 con la apertura democrática, y que los resultados hubieran sido extraordinarios. Hemos vivido una anarquía en el proceso educativo, cuyos resultados son devastadores”.

Su análisis político de los bonos

Como no tenemos sistema educativo, los resultados son deplorables. En ese sentido, queda el elemento fundamental: la sobrevivencia de maestros, que se traduce en un factor economicista: el salario. En un ambiente perverso, el tema de la educación integral, de infraestructura, no existe.

Lo que queda es la sobrevivencia económica de los maestros. Joviel Acevedo ha entendido eso y lo ha capitalizado. Él sabe cómo mover esas piezas en los organismos del Estado para presionar y lograr esos incrementos.

Lamentablemente esto viene a demeritar la calidad educativa. Claro, todo maestro tiene derecho a un salario digno. Eso estaría bien, si también se estuviera trabajando para lograr mejores recursos para mejorar las condiciones estudiantiles, con mejores estrategias.

Movimiento con otros fines

Nos damos cuenta que esto tiene otros fines. Es evidente que ese caudal, Joviel Acevedo lo aprovecha como un caudal político. No hay gobierno que no lo vea. Cualquier gobierno quiere estar parado con aquel que en cualquier momento puede apoyarle.

Es una acción irresponsable que demuestra que hemos perdido el norte en Guatemala respecto de la educación. Pero no solo es el tema de fracaso educativo, es la desfiguración del funcionario público.

El impacto que tiene para la gobernabilidad que un gobierno enfrente al magisterio

Existen cuatro ejes fundamentales para el éxito de un verdadero sistema educativo:

  • Infraestructura escolar y materiales para que atender a los estudiantes;

  • Docentes capacitados de alta calidad;

  • Un estudiantado sano, bien alimentado, que feliz para estudiar;

  • Una estrategia que relacione esa educación para insertarla en el modelo económico, el empleo.

Algunos países subdesarrollados han logrado avances significativos. En Guatemala no hemos tenido un modelo que reúna estos puntos.

Porcentajes de pena

El 80 por ciento de la educación es pública y está rezagada; el 20 por ciento es educación privada, y no hay regulaciones específicas para su buen funcionamiento. Es un proceso que además de ineficiente es anárquico.

Haber, ¿qué porcentaje de la población sabe quién es el Ministro de Educación? El 90 por ciento de la población no lo conoce. La educación en este país dejó de ser preocupación para todos.

El costo político es grandísimo, pero además el costo humano, porque si a eso se suman la gobernabilidad, la conflictividad, la mala calificación que hay de Guatemala y la ausencia laboral bien dignificada, el país no va a tener inversión, no va a haber desarrollo económico.

Lo más valioso para un país es su recurso humano, la niñez, el cerebro del niño, y no lo estamos trabajando. ¿Cómo es posible que la solución sea una reivindicación económica para los maestros? Estamos equivocados para lo que mal se llama ‘desarrollo educativo nacional’.

Cómo se logra un acuerdo entre sindicato magisterial, Finanzas y diputados

Lo más importante en un país es la educación. Eso para un país es fundamental, en un mundo competitivo nos hemos quedado atrás.

Eso de que se cumplen 180 días de clases es la mentira más grande. Debemos ver que se incrementó la deserción escolar, la repitencia. De cada 100 niños que inician el ciclo escolar 25 lo terminan. Hay un 1 millón 500 mil niños que simplemente no van a la escuela.

Un acuerdo nacional por la educación requiere de un compromiso de un gobierno que entienda qué es una política educativa, de las universidades, de organismos internacionales. La educación es un fenómeno global. El conocimiento es global.

Si hubiera un acuerdo con un gobierno que entienda qué es el conocimiento global, tendríamos un cambio. Pero este gobierno no tiene idea de lo que es una política educativa, tampoco tiene la capacidad de convocatoria para gestionar un cambio educativo de 180 grados para este país.

¿Cómo se percibe la situación educativa en el país?

En reuniones en la que he participado he visto una profunda decepción por la educación. Necesitamos un Estado, una cultura de poder ciudadano que vaya consolidando una ciudadanía más fiscalizadora y más exigente.

¿Cómo se están dando las demandas en el sector educación? Todos estamos de acuerdo en que los maestros necesitan contar con todos los recursos, económicos, de capacitación… más estímulo, que ganen más del doble de lo que ganan si fuera posible, pero cuando el sistema está dando resultados.

Veamos el caso de los médicos que exigen mejores. Los médicos jóvenes están pidiendo que se mejoren sus salarios. Cómo es posible que tengan que pasar ocho estudiando y que ganen Q8 mil. Para tener Q10 mil tuvieron que haber tenido una especialización más 20 años en el servicio público.

Los médicos están pidiendo mejoras, pero también el derecho de consolidar su carrera por el renglón 011, que lo merecen. Pero entre sus planteamientos incluyeron el mejoramiento en equipamiento en hospitales. No solo se preocuparon del salario, pensaron en mejorar el equipo hospitalario, están pensando en sus pacientes.

Necesitamos una ley general de educación que incluya el compromiso del Ministerio de Educación, de los gobiernos, de las universidades, de la ccoperación internacional. Fijemos líneas operativas de ese nuevo modelo. Por ahora, ya vamos muy tarde… pero más vale tarde que nunca. Hemos perdido 2 o 3 generaciones. Será difícil competir con otros países de Centroamérica.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼