Nota de EU89.7
Medios serán monitoreados por empresa que contratará el TSE

Unidad de Medios de Comunicación y Estudios de Opinión no dio detalles de cuánto costará este servico

Los medios de comunicación serán monitoreados durante el proceso electoral por una empresa que será contratada por la Unidad de Medios de Comunicación y Estudios de Opinión del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

La jefa de dicha Unidad, Rosa María Bolaños, no dio detalles de cuánto costará esta contratación, ya que dependerá de los servicios y tecnologías que cuente cada entidad oferente.

Vea también: ¿Ya se empadronó? Se inicia cuenta regresiva para poder votar

Redes sociales

La entrevistada también mencionó que, a lo interno del órgano electoral, se utilizará una plataforma para el monitoreo de las redes sociales.

Ante ello, Bolaños mencionó que ya se efectuó el proceso de traslado del requerimiento al Departamento de Compras y Contrataciones del TSE, lo cual permitirá la adquisición de los servicios de seguimiento a los diferentes medios de comunicación.

Solicitud

“Se solicitó en dos vías. Una, en cuanto al monitoreo de la pauta contratada por el Tribunal que se solicitó del 18 de marzo al 16 de junio. Otra, desde la contratación hasta finalizar la segunda elección, si existiera”, resaltó la jefa de la Unidad de Medios de Comunicación y Estudios de Opinión del TSE.

La entrevistada agregó que el tratamiento de casos que existan en el proceso de verificación, respecto del monitoreo, dependerá de la detección que haga la empresa a contratarse, se hará el llamado a la Unidad de Fiscalización, la Dirección del Registro de Ciudadanos, o la Inspectoría General, para que resuelvan al respecto.

Reglamento derogado

El pleno de magistrados del TSE derogó este martes un reglamento establecido en el Acuerdo 99-2019, el cual pretendía tener injerencia en los medios de comunicación para el control de debates, foros y entrevistas a candidatos a elección de cargos públicos.

La medida generó diversas reacciones y críticas que, en su mayoría, se destacaba una posible falta a la libre emisión del pensamiento.

Con información de Álvaro Alay