Nota de EU89.7
WOLA: Guatemala no puede dar protección a migrantes solicitantes de asilo

Guatemala se enfrenta a serios desafíos por la violencia, la inseguridad y la estabilidad política, señala la organización humanitaria.

Washington, DC – Una nueva regla de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que entra en vigencia el 16 de julio, prohibirá que cualquier persona que ha viajado a través de un tercer país a partir, puede obtener asilo político en la frontera sur, señala la Oficina de Washington América Latina (WOLA).

De acuerdo con un comunicado publicado por esa entidad, la regla anunciada no tiene en cuenta las duras realidades del terreno en Guatemala y México, los dos países por los que pasará la mayor parte de migrantes solicitantes de asilo en su camino hacia los EE.UU.

“Guatemala tiene un sistema de asilo político subdesarrollado, por lo que las condiciones de los migrantes que huyen de otros países no son normalmente capaces de solicitar asilo allí”, afirma WOLA.

Agrega: “En los primeros cinco meses del año, Guatemala recibió sólo 172 solicitudes de asilo; el país ha recibido unas 1 mil 300 solicitudes desde el año 2002. Guatemala, se enfrenta a serios desafíos por la violencia, la inseguridad y la estabilidad política. De hecho, en los últimos meses, el mayor número de solicitantes de asilo detenidos en la frontera de Estados Unidos han sido guatemaltecos; su tasa de homicidios, aunque es la más baja que en años anteriores, todavía es seis veces mayor que la de los Estados Unidos”.

La Regla Provisional Final (IFR)

En la práctica, esta nueva regla (IFR), emitida por los Departamentos de Justicia y de Seguridad Nacional de EE.UU, significa que los centroamericanos que viajan por tierra a solicitar asilo en los Estados Unidos, podrían ser obligado a aplicar la solicitud de asilo en México o Guatemala.

Esto se aplicaría no sólo a los centroamericanos, sino también a todos los demás migrantes solicitantes de asilo que han viajado a través de la región hacia los Estados Unidos.

“Este cambio de reglas es el último de una serie de programas agresivos e ilegales propuestos por la administración Trump, que buscan reducir drásticamente los derechos de las personas que buscan asilo en los Estados Unidos”, dijo Geoff Thale, vicepresidente de Programas en WOLA.

“Más allá de las cuestiones significativas en cuanto a su legalidad, este cambio de reglas también crea mayores riesgos para los migrantes en tránsito mediante la colocación de la carga de las protecciones de asilo en países como México y Guatemala”, subrayó.