Nota de EU89.7
Bomberos duermen en aldea Quejá tras intensas labores de rescate por Eta

Bomberos, rescatistas, militares y agentes PNC, entre otros, descansaron un poco tras incensantes jornadas de búsqueda en aldea Quejá.

Elementos de los distintos cuerpos de bomberos, así como del Ejército de Guatemala y de la Policía Nacional Civil (PNC), entre otros, tuvieron que detener las labores de rescate en la noche del sábado debido a que la lluvia era incesante en el lugar de impacto, en la aldea Quejá, en San Cristóbal Verapaz, Alta Verapaz.

De hecho, los Bomberos Municipales Departamentales informaron que el personal de la Patrulla Especial de Rescate tuvo que evacuar debido a que se registraron al menos cuatro derrumbes.

Por tal razón, pernoctaron en un área segura del lugar para continuar con labores el domingo.

 

Labores de rescate

Socorristas y militares guatemaltecos reiniciaron este sábado la búsqueda entre el lodo de decenas de desaparecidos en una aldea indígena al norte del país tras un deslave provocado por el devastador paso del ciclón Eta por Centroamérica.

Los rescatistas llegaron a la aldea Quejá, en el municipio norteño de San Cristóbal Verapaz, después de casi dos días del deslizamiento de tierra que sepultó unas 150 casas en esa empobrecida comunidad indígena maya.

El vocero del Ejército, Rubén Tellez, dijo a periodistas que una brigada militar humanitaria integrada por 55 soldados fue la primera en llegar la tarde del viernes y ese mismo día rescataron los primeros tres cadáveres.

En tanto, la Patrulla Especial de Rescate de Bomberos Municipales Departamentales llegó la noche del viernes y este sábado se incorporaron a las tareas de búsqueda y rescate, informó un vocero de la institución.

La fuente, que no se identificó, comentó que “el terreno está bastante inestable” pues las lluvias continúan y se siguen registrando deslaves en los cerros cercanos.

Este sábado ya recuperaron otros dos cuerpos sin vida entre los escombros.

La comunidad está incomunicada por avalanchas de tierra que bloquearon carreteras y la ayuda aérea tampoco ha podido llegar por las malas condiciones del clima.

La Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred) detalló en un reciente balance de daños que el ciclón provocó 321 incidentes que dejaron 154.934 personas afectadas por inundaciones, deslaves o que quedaron incomunicadas.

Además, se registran 27 fallecidos.

El ciclón salió del norte de Honduras, con un saldo de 23 muertos, la tarde del jueves convertido en depresión tropical y volvió al Caribe, donde se fortaleció y podría convertirse nuevamente a tormenta tropical mientras avanza hacia Cuba, según proyecciones del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.