Nota de EU89.7
Carlos Contreras: “La más terrible corrupción que tiene el país… lucrar con los medicamentos”

“Las decisiones de la seguridad social, en muchísimos momentos, se tomaron fuera de la Junta Directiva. Por ejemplo, en el listado básico de medicamentos”.

El Presidente de la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Carlos Contreras, reconoció hoy en el programa A Primera Hora que esa institución ha comprado medicamentos sobrevalorados a empresas, que evita mencionar, pero asegura que “hay un proceso de transición de compras a mejores precios”.

Asimismo,  calificó como “la más terrible corrupción que tiene el país”, el hecho de lucrar o retener medicamentos de enorme necesidad.

El funcionario hizo tales revelaciones durante el programa, cuando aprovechaba a explicar detalles de la Política Preventiva de la Seguridad Social en Guatemala, que fue presentada la semana pasada.

Dicha política, que coincide con la declaración de 2019 como el Año de la Prevención, comprende cinco ejes de acción enfocados en la prevención de enfermedades y accidentes y la promoción del conocimiento sobre qué es y cómo funciona la Seguridad Social en Guatemala.

¿Qué significa la Política Preventiva que lanza el seguro social?

Política preventiva es querer dar un paso más en tomar control en la seguridad social. No podemos pensar en seguridad social sin pensar en prevención y en materia económica.

La característica es que es una estrategia de Estado para proveerle a los guatemaltecos niveles de seguridad frente a riesgos, enfermedad accidentes, en la que prime la solidaridad.

El pago del seguro social genera una caja de dinero muy grande que debe soportar los gastos que cualquier afiliado pudiera necesitar. Todo esto se supone que debería ser con calidad, digna y decorosa, y eso, el IGSS, no ha logrado entregarle a la población.

El Gobierno no cumple con su aporte al IGSS

El gobierno no ha sido prevenido. El Estado en materia económica no previno. Si todos los gobiernos hubieran hecho su esfuerzo de cumplir con la Ley del IGSS tuviéramos un mejor Seguro Social para cubrir a toda la población.

La salud debe ser gratuita, pero si nos ponemos en el marco de seguridad social, cotizamos una estrategia de futuro.

¿Por qué el IGSS entrega medicamentos de mala calidad?

Teníamos un listado de 730 medicamentos, de los cuales sacamos 107 que no servían e incluimos 67 que sí necesitábamos. Según nuestros cálculos, con eso ahorraremos Q400 millones. Un solo proveedor vendía Q300 millones de esos Q400 millones.

El proceso de vigilancia farmacológica comienza en la relación del médico con su paciente. Nosotros tenemos que vigilar la calidad, pero no la tenemos que sobre pagar.

Pero eso sigue ocurriendo

Hay estrategias de adquisición a través de amparos. Los jueces nos obligan a comprar medicamentos de marca. Esa es una estrategia para seguir comprando medicamentos que son carísimos.

Las empresas dicen: ‘Si el IGSS lo paga, lo tienen que pagar los demás’. Es un tema de mercado. Veamos los años 2012 y 2013, por ejemplo, había 15 oferentes pero todos tenían vínculos entre unos y otros. Hoy tenemos 67 oferentes que son vigilados por UNOPS.

Algunos pacientes se quejan del desabastecimiento de medicamentos en las clínicas

Hay dos formas como que generan el desabastecimiento de medicamentos. Uno es la corrupción… cuando vienen trabajadores y sistemas mafiosos externos a la seguridad social y sustraen los medicamentos.

La otra es cuando un proveedor dice que no tiene el medicamento porque no tiene materia prima; pero cuando uno ve el mercado, hay medicamentos por todos lados. Podemos procesarlo porque hay retención de medicamentos de primera necesidad.

Hay vendedores que imponían la medicina de sus empresas. Contralaban Recursos Humanos, los procesos de adquisición, la contratación de médicos y directores…

Usted describe al crimen organizado en el IGSS

Por supuesto. Las decisiones de la seguridad social, en muchísimos momentos, se tomaron fuera de la Junta Directiva. Por ejemplo, en el listado básico de medicamentos se incorpora un producto que solo una empresa comercializa.

Muchas decisiones no se tomaban en la Junta Directiva. Ahora decidimos generar un listado que responda a nuestras  necesidades… hace cuatro meses, un nuevo listado básico de medicamentos. Antes las decisiones se tomaran afuera.

Algunos afiliados opinan que defender al IGSS es defender lo indefendible, ¿qué dice a quien no cree en el IGSS?

Yo quiero hablar con ejemplos: El servicio intensivo de neonatos, he visto niños de 30 semanas, en condiciones precarias, que están conectados a 12 y 14 aparatos. Ese niño le cuesta al IGSS entre Q20 mil y 30 mil diarios… ¿cuánto costaría eso en el área privada a una madre que no tiene los recursos suficientes?

Nosotros invertimos Q22 mil 500 millones al año en medicamentos. Pero cuando la Junta Directiva pidió ajustar los salarios de los médicos, que eran Q140 millones, nos dijeron que no se puede, a menos que se bajen los costos y se aumenten los ingresos.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼