Nota de EU89.7

José Alejandro Arévalo: “Durante la campaña, pensemos en una Guatemala diferente”

Es conveniente propiciar la apertura de espacios de encuentro, de diálogo y distensión para eliminar esa polarización, asegura.

El programa A Primera Hora invitó al exministro de Finanzas Públicas, José Alejandro Arévalo Alburez, para conversar acerca de cuáles son las claves para que mejore la economía en el país, justo en este año electoral y en medio de una coyuntura compleja en Guatemala.

Arévalo Alburez ha sido Superintendente de Bancos; diputado al Congreso de la República y también vicerrector de la Universidad Rafael Landívar, profesor universitario y gerente del Banco de Guatemala.

A su juicio, lo que se necesita en Guatemala es un plan concertado… acordado. “Eso implica que ya, durante la campaña electoral, trabajemos para el día después. Que pensemos en la Guatemala del bicentenario, en una Guatemala diferente”, afirma.

¿Cómo afectan los procesos electorales a la economía nacional?

Históricamente los años electorales, a pesar de los esfuerzos de los gobiernos de turno de permanecer con sus partidos, nunca se han reelecto.

Las elecciones no tienen un impacto significativo en la economía. La economía es productiva para el sector privado, no es gubernamental. Lo que haga o deshaga el gobierno afecta, pero el resto sigue funcionando.

Este año es diferente, y es que en años anteriores, hemos tenido un proceso electoral en donde hay una competencia por el poder público. Ahora tenemos un conflicto que va más allá de lo electoral.

Habrá una discusión con debates de problemas de coyuntura, tendremos discusiones simpáticas plagadas de ataques, con poca profundidad, mucho asociado con la coyuntura.

Eso a mí me preocupa. El país necesita que tomemos decisiones en materias estructurales, que es la única forma de que mejoren las condiciones sociales, económicas, ambientales y políticas del país.

Lo que el país necesita es recuperar la confianza, donde se han armado dos bandos, que es un conflicto de élites.

El tema estará presente y es político

Los grupos políticos, los candidatos, el gobierno, deberían estar enfocados en el día después de esta oscuridad en la que nos encontramos.

Al principio de este gobierno empezamos como una especie de primavera, confiando en que se iba a depurar el sistema, y en los últimos tiempos lo que encontramos es que, de uno u otro bandos, están más contemplando el conflicto, cuando en realidad lo que deberíamos pensar es en qué hacer con Guatemala a partir del próximo gobierno.

¿Qué se necesita de urgencia?

Un plan estratégico nacional. De desarrollo social, ambiental, político y económico. Se necesitan reglas claras, positivas y estables que garanticen la inversión privada, nacional y extranjera. Necesitamos fortalecer proyectos de infraestructura… necesitamos programas de competitividad.

Es urgente fortalecer el derecho ambiental y el del consumidor. Ojalá hubiera políticas públicas para fortalecer el estado de derecho, la seguridad jurídica, que haya justicia pronta y cumplida.

Para eso son importantes las relaciones entre el Estado, la sociedad, los empresarios y los trabajadores del Estado, que haya convivencia y tolerancia política. La unidad en la diversidad.

En lo social, ojala haya programas para educación… educación para el trabajo, la convivencia y la paz. Nuestros niños deberían prepararse para el siglo 21 y no para el siglo pasado. Ahora la aspiración es migrar a EE.UU. o integrarse a las pandillas.

Finalmente una cosa esencial es el tema ambiental: Guatemala es uno de los países de mayor riesgo ambiental del mundo, pero también es un país rico en recursos, con una riqueza cultural y su gente.

No todo está mal

Creo que cuando hay un ambiente de conflictividad que se ha generado a propósito, es difícil discernir la información, que se convierte en desinformación y difamación. Surge la zozobra.

Se busca desacreditar al adversario, hacerlo enemigo hasta volverlo un demonio. Es lo que hemos visto. Hay un problema en la justicia, en la seguridad. Cuando hay encuestas, el principal problema es la falta de empleo. Deberíamos desarmar esa confrontación.

El comisionado de Cicig y el Presidente ya no van a estar el 14 de enero del 2020, y el país lo deterioramos a tal nivel polarización que vamos a perder mucho tiempo en volver a reconciliarnos. Es importante que haya justicia, pero también es importante la inversión y fortalecer la economía.

¿Por qué no hemos creado las condiciones políticas, económicas y ambientales para que sea digno vivir en este país? Es conveniente propiciar la apertura de espacios de encuentro, de diálogo y distensión para eliminar esa polarización.

Guatemala persiste más allá de las personas que han permanecido en ese conflicto.

¿Cuáles son las necesidades más grandes que podrían plantearse en Guatemala?

Tres factores principales no son económicos: la actitud, las conductuales y de principios. El primero es una crisis de confianza. Mientras eso persista es difícil llegar a acuerdos.

Segundo, tenemos un país riquísimo muy mal administrado. Tiene conectividad con los dos mares, destinos turísticos, plataforma de exportadores, vocación forestal, biodiversidad, microclimas y un enorme capital humano. Si los líderes no nos damos cuenta de que estamos sentados en una mina de oro, la estamos desperdiciando.

¿Cómo salir de esa coyuntura? Lo primero es romper el esquema de los últimos años… cada vez nos hundimos más y cada vez hay más ataques. Eso no construye, sólo destruye. Debemos tener un espíritu constructivo e inclusivo. Eliminemos el autoritarismo, eso significa escucharse mutuamente, valorarse en un espíritu de unidad.

Qué bueno que en estas elecciones no vamos a tener el dinero que ha producido la cooptación del Estado. La misión tiene que ver con el bien común. Si nos descuidamos, vamos a volver al pasado.

Como ordenar la casa

Siempre estamos hablando de agendas, pero cuando hablamos de que hay 12 personas en el gabinete… para poder gobernar Guatemala se necesitan 2 mil personas probas, honestas y preparadas.

Hay 14 ministerios y casi 50 viceministerios y secretarías…El país está superdiagnosticado. Lo que hace falta de los candidatos es que digan que hace falta educación, que hace falta salud… pero, ¿y la propuesta dónde está?

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼