Radio en línea

EN VIVO

Noticia Nacional

Guatemala apunta a zonas francas en busca de más empleo y desarrollo

El área de Santo Tomás de Castilla, que tiene 45 años de funcionamiento, generó 407 mil empleos directos e indirectos.

Guatemala busca reactivar su economía y generar empleos que contribuyan a combatir la pobreza que afecta a más de la mitad de sus habitantes con la creación de Zonas de Desarrollo Económico Especial Públicas (ZDEE).

El pasado 30 de enero, la Zona Libre de Industria y Comercio (Zolic) de Santo Tomás de Castilla, el puerto más grande en el Atlántico, publicó un nuevo reglamento que abrió las puertas para que más empresas, a cambio de exoneraciones fiscales, puedan instalarse en el país, para crear empleos y que sus negocios tengan impacto en la economía.

Según el presidente de la junta directiva de esta zona libre, Alfonso Algara, la decisión se adoptó porque de las 30 hectáreas que poseen en Izabal, en la costa atlántica guatemalteca, la mayoría están ocupadas: el 95 por ciento ya está lleno por 50 empresas.

Nuevos puestos de trabajo

Y es por ello que creen que ampliar los espacios a los inversionistas generaría alrededor de 7.000 nuevos puestos de trabajo entre directos e indirectos en varios servicios, entre ellos el transporte.

El Reglamento para la Autorización, Habilitación y Funcionamiento de las Zonas de Desarrollo Económico Especial Públicas cobró vigencia el pasado 4 de febrero y habilita a las empresas a realizar actividades de producción, fabricación, embalaje, almacenamiento y distribución en sectores relacionados a la industria, el comercio y los servicios.

Los productos o artículos que se produzcan o procesen, no solo podrán ser exportados, sino también vendidos en el mercado local.

El reglamento establece que las conocidas popularmente como zonas francas deberán generar desarrollo económico y social, así como oportunidades de empleo formal, ingreso digno y transferencia de tecnología en zonas consideradas como “áreas económicamente deprimidas”.

Incentiva la inversión

Además, el Estado de Guatemala, a través de la Zolic -que funciona desde 1973-, incentivará la inversión sacrificando ingresos fiscales, los cuales deberán ser compensados por medio de un impacto positivo en la economía nacional de las empresas que se instalen en estas áreas.

La novedad de estas zonas es que estarán en territorios focalizados y los proyectos que sean aprobados deberán estar fundamentados en el impacto económico y social, asegura Algara.

El funcionario, que admite que existen varias empresas interesadas en participar en esta nueva estrategia de desarrollo en los departamentos de Escuintla, San Marcos, Jutiapa y Quetzaltenango, explica que a excepción de empresas relacionadas con la extracción de minerales y petróleo, prácticamente todas se podrán instalar en estas regiones.

Impacto económico

Uno de los principales requisitos para que una empresa sea habilitada en una de las Zonas de Desarrollo Económico Especial Públicas es que demuestre a la junta directiva de la Zona Libre de Industria y Comercio que su proyecto tendrá un impacto económico, social y productivo en el territorio en el que contemple instalarse.

Algunos de los atractivos que ofrece el Estado de Guatemala a los inversionistas es la exoneración del 100 % del Impuesto Sobre la Renta (ISR) durante 10 años o la suspensión temporal de gravámenes como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de importación.

Industriales respaldan decisión

Los industriales de Guatemala respaldan la decisión por considerar que se contribuirá a combatir la pobreza en la que viven la mayoría de los habitantes.

“Es positivo” porque se van a crear zonas de desarrollo económico en áreas donde no hay empleo, dijo a Acan-Efe el presidente de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), Juan Carlos Tefel, quien agregó que también pueden ser un paliativo para contrarrestar la migración de los guatemaltecos.

Aún así, el reto del país es mejorar su infraestructura vial.

El pasado 1 de febrero, cuando se publicó el reglamento, el presidente Jimmy Morales expresó su satisfacción por su entrada en vigencia ya que a su juicio promoverá la inversión nacional e internacional para generar empleo en su país.

Hasta 2017, el área de Santo Tomás de Castilla, que tiene 45 años de funcionamiento, generó 407 mil empleos directos e indirectos, y recaudó casi 22 millones de dólares en IVA.

Publicidad