Nota de EU89.7
Condenan a 28 años de prisión a un violador en Baja Verapaz

La justicia dictó una pena de 28 años de prisión a un hombre que violó en dos ocasiones a una menor de edad.

Un hombre identificado como Sergio Rolando Tun Voy fue condenado a 28 años de cárcel por violar a una menor de edad, que fue objeto de sus abusos en varias ocasiones.

La Agencia Fiscal de la Mujer de Baja Verapaz, a cargo del caso, consiguió armar la investigación y conseguir las pruebas que llevó a la sentencia, indicó el Ministerio Público.

La Fiscalía determinó que los hechos sucedieron a principios y casi finales de septiembre del 2017, en las instalaciones de una cancha sintética ubicada en el municipio de Purulhá, Baja Verapaz.

La amenazó de muerte

En esas dos ocasiones Tun Voy violó a la niña de 13 años de edad causándole daño físico y psicológico, según la fuente.

El hombre, cuya edad no fue establecida, cometió los hechos amenazando de muerte a la adolescente.

Jutiapa: capturan a hombre sindicado por violación y contagio de infecciones

Al  ser procesado y enfrentar el debate oral y público los fiscales demostraron que Tun cometió el delito en dos ocasiones contra la menor.

Por ambos hechos, el condenado fue procesado por dos delitos de violación en concurso real con circunstancias especiales de agravación.

Violaciones y embarazos a los 11 y 12 años

La semana pasada, se dictaron también penas a dos hombres por violar y embarazar a niñas de 11 y 12 años.

Los Tribunales condenaron a los agresores a  19 años de prisión en dos casos, ocurridos en Guatemala y Baja Verapaz.

En el primer caso fue sentenciado Eduardo Lara Flores, quien violó a una niña de 11 años, en una vivienda en la zona 25 de la capital, por lo cual fue condenado a 19 años y cuatro meses de prisión inconmutables.

Agredió a una niña de 12 años

El otro fallo fue contra José Mario Tista López. Deberá permanecer en prisión durante 19 años y cuatro meses.

Conforme a la reconstrucción de los hechos, ingresó a una residencia y violó a una niña de 12 años, en Salamá, Baja Verapaz, en julio de 2017.

En los dos casos las niñas quedaron embarazadas. La segunda víctima dio a luz a un niño el 8 de mayo de 2018.