Nota de EU89.7
Presunto extorsionista hiere con machete a un investigador de la PNC

En el momento que un investigador intentó capturarlo, el individuo atacó con un machete al agente.

Un presunto extorsionista atacó un investigador de la División Nacional Contra el Desarrolllo Criminal de las Pandillas (Dipanda), en la aldea Patarenca, de Morales, Izabal, informó la Policía Nacional Civil (PNC).

Alfredo Cartagena, de 66 años, le exigía a la víctima Q3 mil, y fue sorprendido cuando recogía el dinero de la extorsión.

En el momento que un investigador intentó capturarlo, Cartagena atacó con un machete e hirió al agente.

El agente investigador fue trasladado a un centro asistencial presentando heridas cortantes en los brazos.

Las autoridades le decomisaron un machete.

Cartagena fue detenido finalmente, le incautaron el machete y el paquete que simulaba el dinero producto de la extorsión, por lo que fue puesto a disposición del juzgado respectivo.

Lea también: PNC frustra ataque contra camión repartidor en Mixco

Una década de terror

Más de 64,300 personas fueron víctimas de extorsión en el país, entre 2008 y 2018 según las estadísticas divulgadas por el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM).

De acuerdo con dicha organización la extorsión es uno de los delitos que más aquejan a los guatemaltecos, aunque afecta más a los hombres que a las mujeres.

La organización humanitaria aseguró que pese a los esfuerzos que realizan las autoridades por controlar las extorsiones en lugar de reducirse el número de víctimas se ha incrementado en los últimos años.

Este delito no solo provoca el deterioro económico de las familias guatemaltecas, sino también trauma y temor de lo que les pueda ocurrir si denuncian los hechos.

Entre el 2008 y 2018 se registraron 63,384 casos de extorsiones en el país, aunque la cifra, advierte, puede ser el doble debido a que la mayoría de hechos no son denunciados a las autoridades por pánico.

Este fenómeno criminal, continúa, que ocurre en toda Centroamérica pero principalmente en Guatemala, El Salvador y Honduras -países que integran el Triángulo Norte de Centroamérica-, “es difícil” de medir y es una de las causas de la migración irregular.

De 2,186 casos registrados en 2008, la cifra fue subiendo casi año con año, alcanzando las 6,758 víctimas en 2014, las 5,036 en 2015, las 7,127 en 2016, unas 7,923 en 2017 y las 8,678 en el 2018.

Lea también: Capturan a seis personas tras crimen en zona 21