Nota de EU89.7
Recluso: “Estoy contento porque con esto que aprendí puedo trabajar”

La falta de oportunidades origina con frecuencia que la juventud se involucre en hechos de violencia, así quedó demostrado en una conversación que sostuvo la jueza Verónica Galicia, encargada del control de medidas socioeducativas de menores en conflicto con la ley penal, con un recluso de un centro correccional. Parte de la plática fue publicada …

Continuar leyendo “Recluso: “Estoy contento porque con esto que aprendí puedo trabajar””

La falta de oportunidades origina con frecuencia que la juventud se involucre en hechos de violencia, así quedó demostrado en una conversación que sostuvo la jueza Verónica Galicia, encargada del control de medidas socioeducativas de menores en conflicto con la ley penal, con un recluso de un centro correccional.

Parte de la plática fue publicada por la funcionaria en su muro personal de Facebook, en la cual escribió la frase:

“Estoy contento porque con esto que aprendí puedo trabajar a pesar de tener mis brazos manchados, en una empresa no me darían trabajo, ahora puedo poner mi propia empresa, expresar mi arte y venderlo”.

Según Galicia, el adolescente que le dijo esas palabras estuvo involucrado con la Mara Salvatrucha, una de las pandillas más peligrosas de Guatemala y de la región centroamericana, misma que fue declarada por autoridades de Estados Unidos como una agrupación terroristas.

El menor, de acuerdo con fotografías que publicó la jueza, aprendió a trabajar en serigrafía y, dentro de la correccional, a confeccionado diseños  para plasmar con tinta en varias prendas de vestir.

Sin embargo, el adolescente todavía no deja la pandilla, pero, según Galicia, en el futuro pedirá “cuadros”, que en el lenguaje de dicho grupo significa solicitar la autorización para retirarse de la organización de manera voluntaria.

También puedes leer: VIDEO. ¡Charles Fernández, campeón panamericano en Lima!

Apoyan aprendizaje de recluso

Usuarios de la referida red social interactuaron con Galicia y reconocieron su labor con adolescentes vinculados con pandillas, así como de los propios menores que han buscado opciones para cambiar sus vidas y volver a la sociedad.

  • “Excelente Dios lo bendiga para que le den trabajo de lo que aprendió con la ayuda de ustedes”.
  • “Joven salvatrucha no por favor. Joven reincersado. Quitemos las etiquetas”.
  • “Creo que para salirse de las maras lleva un proceso. El que ya esté manifestando que le gusta el trabajo que aprendió, ya es un paso hacia adelante”.

También puedes leer: Bernal, ¡el niño de oro del ciclismo colombiano, gana el Tour!