Nota de EU89.7
Analistas dicen que Guatemala necesita de “políticos estadistas, no oportunistas”

La mayor confianza que podemos tener como población, son los miles de guatemaltecos que están en las mesas receptoras de votos.

Temas como infraestructura vial, reforma del Estado o la ingobernabilidad son los que deberían estar discutiendo los candidatos presidenciales Sandra Torres y Alejandro Giammattei, a pocos días de las elecciones de segunda vuelta.

Sin embargo, contrario a eso, “son candidatos aburridos, no se hablan, no hay competencia entre ellos. Creen que la inercia los va a llevar a la victoria. No apasionan, no llaman al voto. No están con muchas ganas de ganar”. Eso opina Luis Miguel Reyes, director del área social de la Fundación Libertad y Desarrollo.

En otro plano, qué dicen los candidatos: Rubén Morales, exministro de Economía y exdirector de Programa Nacional de Competitividad (Pronacom), expresa: “No hay una conexión con la población de parte de los candidatos. En las campañas de antes, de hace mucho tiempo, se veían liderazgos con mucha conexión con la población. Se creía en esas personas, había cierta ilusión, optimismo. Como se decía antes, había ‘fiesta cívica’”.

Luis Miguel Reyes y Rubén Morales fueron invitados por el programa A Primera Hora para platicar de temas de coyuntura política, entre los que se cuentan, obviamente, los escenarios que se presentan previo a las elecciones de segunda vuelta el 11 de agosto, la falta de interés de la población sobre la política, el irrespeto a la legislación y la falta de proyectos que tiendan a lograr el crecimiento nacional y el desarrollo económico del país.

Imagen

Luis Miguel Reyes

Los temas importantes, de los que deberían estar hablando los candidatos presidenciales

Tendríamos que tener una campaña para ver los temas de los candidatos. Deberíamos hablar de reforma del Estado. En 2015 lucha contra corrupción, ahora hay que tomarlo con más seriedad.

Hay que ver qué cosas cambiar para ya no tener otros cuatro años de desastres.

Por ejemplo, si llegara Sandra Torres a la Presidencia, ella llega con señalamientos de actos ilícitos… entraría con acusaciones serias y va a tener que defenderse. en 2016 ocurrió lo mismo con Jimmy Morales él se pasa defendiéndose. Ese es principal problema

Entonces , ¿qué calidad tienen los candidatos para hablar de reforma del Estado?

¿Una campaña con vigor hubieran permitido hablar de temas como del ‘tercer país seguro’?

Pareciera que la coyuntura está atropellando a la campaña, pero ese tema tampoco se ha convertido en tema de campaña. Los candidatos no lo han afrontado de forma seria. Se deberían reunir con Jimmy, porque quienes lo van a tener que enfrentar son los candidatos, cualquiera que llegue a la Presidencia.

O a lo mejor está esperando quien gane para pedir una cita con el Presidente para hablar del tema. Porque eso lo que nos lleva es a temas más de país, como la pobreza, por ejemplo. La relación con EE.UU., que este gobierno lo ha manejado de forma mediocre.

Conforme vamos empeorando, más problemas instituciones, menos oportunidades y crecimiento estancado, la gente no ve opción, no hay pared que pare la migración.

¿Cómo evaluar a los candidatos?

Son candidatos aburridos, no se hablan, hay ni competencia entre ellos. Creen que la inercia los va a llevar a la victoria. No apasionan, no llaman al voto. No están con muchas ganas de ganar.

Debemos exigirles que se pongan en otro plan, que se enfrenten a los medios. Queremos verlos debatir, quién tiene proyectos no en esa retórica de ‘yo voy a hacer tal cosa’.

¿Hacen faltas las cancioncitas políticas de antaño?

No sé si la cancioncita, pero sí ideas más acotadas. Ni corrupto ni ladrón, la violencia se combate con inteligencia. Una idea de por dónde iba a ir la política del gobierno, daba la idea de por quién votar.

Ahora ve uno los planes de gobierno y no vemos mucha diferencia. Sandra Torres ha tenido un corrimiento a la derecha Se presenta como una conservadora. Pareciera que lo que era antes ya no lo es.

Por ejemplo, vemos la iniciativa 5272, ley de protección de la vida y la familia. Ambos candidatos dicen que la van a apoyar. El mensaje de Sandra Torres es el más fuerte, tiene una carga fuerte de mensajes religioso, algo prohíbo por la ley. No vemos diferencia. Lo que los separe…  son cosas superficiales.

Lo que necesitamos es gente más activa en la política, pero nuestros políticos parece que más quisieran desanimar a la gente.

¿Cómo está el panorama hoy?

La gente quiere votar, pero no le convencen los candidatos. Pero el mensaje importante que debe darse es: vaya a votar, es bueno empaparse de lo que está pasando. Hay que conocer las características de los candidatos”.

¿En la transición…? Es un momento delicado para el país, porque las administraciones, la que sale y la que entra, deben tomarlo con responsabilidad. Hay una coyuntura internacional que nos está atropellando y que necesitamos abordarla de manera seria, porque la situación se va a agravar.

Esto no es un tema de administraciones de gobierno, sino es un problema que va a estar por años. Pasa por el presupuesto. Ya es tiempo de que veamos una actitud de estadistas y no de oportunistas.

Creo que el 14 de enero de 2020, a las 15:00 horas va a haber mucha gente en el aeropuerto esperando aviones.

Temas de fondo

Hay un tema transversal que la coyuntura nos lo puso enfrente. El tema del ‘tercer país seguro’, eso es superficial. El tema es migración y el de fondo, la pobreza.

Para resolverlo necesitamos ajustar muchas cosas. El estado de derecho, el sistema de justicia. Estamos a pocos días de elegir magistrados para la Corte Suprema de Justicia (CSJ), una elección que la van a hacer diputados señalados de ilícitos. Ahí hay un problema. Se necesita una población que esté vigilante del sistema de postulación.

Hay que reparar la administración pública. Hay sindicatos que trabajan para sí mismos, ministerios tirados a la perdición. Antes hablábamos de educción, de salud… cómo están los hospitales, cómo están las escuelas. Esos ya no son temas de discusión.

Si no abordamos estos temas… de pobreza, de desnutrición. Ya no hablamos de esos temas.

De la anulación de los comicios

Ni por chiste podemos pensar en cancelar elecciones. Creo que ya se supero el grupo de grupos desesperados de fraude. El TSE tiene la responsabilidad de que todo sea con transparencia. Hablar de fraude es un daño a nuestra maltrecha democracia.

Tenemos el trabajo de miles de guatemaltecos en las mesas receptoras de votos, tenemos la observación internacional, se dice que se van a hacer conteos rápidos para tener certeza de que se está respetando la voluntad popular. Debemos hacer un llamado al TSE para que comunique mejor. Que no dejen espacio a que sean otras personas que tomen la palabra por ellos.

¿Quiénes podrían ganar con que se caiga el proceso electoral?

Se especula que el gobierno, que podría asegurarse continuidad en el cargo. Pero eso no tiene pies ni cabeza. Hay que pedir el respeto a la institucionalidad. Tenemos una democracia fallida, pero eso solo la desgasta aún más.

Imagen

Rubén Morales

Un tema importante

Infraestructura. Es clave, y no solo las carreteras. La infraestructura es por donde se mueve todo. Donde se mueven las personas y transitan las mercancías. El país crece, hay más población, se duplican las exportaciones, pero las carreteras son las mismas, el aeropuerto es el mismo, uno no ve infraestructura para visualizar al futuro.

Hay mucha propuestas, pero no termina de cuajar un tema. No hay propuestas. Ni siquiera campaña.

¿Qué dicen los candidatos?

No hay una conexión con la población de parte de los candidatos. Las campañas de antes, de hace mucho tiempo, se veían liderazgos con mucha conexión con la población. Se creía en esas personas, había cierta ilusión, optimismo. Como se decía antes, ‘fiesta cívica’.

¿Qué deberíamos estar haciendo?

Pensando en la población y hablar de otros temas, no solo de ese convenio de ‘tercer país seguro’, que nos ha distraído tanto.

La campaña se convirtió en una especie de carteles. No pasa nada más que eso. Eso a la gente le genera un gran desencanto y vamos a seguir igual. El lunes siguiente vamos a seguir igual en el país.

¿Y las cancioncitas?

Cancioncitas…! Antes marcaba una línea, iban dirigidas a nivel socioeconómico específico. Lejos de eso, ahora hace falta enganchar. Pensando en los temas de lo que deberíamos escuchar, el tema de la gobernabilidad es un asunto delicado para el país. La conflictividad se da en cualquier lugar, por cualquier razón, en cualquier momento.

Por ejemplo, hace unos días en El Estor, Izabal, un camión atropelló a una persona y la gente quemó camiones. Es una desgracia que hayan fallecido dos personas, pero la reacción violenta de las personas es más preocupante.

La gente hace lo que quiere. Hay poco respeto por la legislación, por los valores, y de eso no se habla, de cómo debería ser el país en materia de gobernabilidad.

Hay ausencia del Estado en muchos lugares. La población está desencantada, no hay nada que los atraiga.

Inercia y transición

La transición. Tengo información de que a los del gobierno ya les están pidiendo información para la transición. Además, que ya no se están tomando decisiones. Se paralizan muchas decisiones, hay incertidumbre para que los actores económicos digan que van avanzando con sus proyectos. Ellos no pueden esperar a que llegue el nuevo gobierno.

Ojalá pudiera haber una dinámica de las autoridades para decir ‘seguimos caminando’, y transmitir la certeza que necesita la población en este período de transición.

Si no se cambia el rumbo la expectativa se mantiene. Algo que podría modificar el rumbo. Dar señales más claras del plan de gobierno, dar a conocer el gabinete.

¿Se puede hacer algo todavía, algún acuerdo?

Ya no hay chance de hacerlo. En dónde están los liderazgos. Hay centros de pensamiento que pueden hacer muchas propuestas, grupos empresariales, de población en los departamentos… pero, ¿quién los atrae?

¿Hay alguno de los candidatos que diga ‘quiero escucharte’, ‘te visito’, ‘trabajo contigo’? Después del 11 de agosto, no veo a alguien que se prepare para ese periodo de transición.

Por el contrario, la gente se está alejando de proceso, hay indiferencia, hay apatía. Es una situación delicada para el país. No veo líderes.

Anular elecciones no procede

La mayor confianza que podemos tener como población, son los miles de guatemaltecos que están en las mesas de votación. Es imposible tener una opinión de 500 mil personas a favor de un partido.

Anular las elecciones es deslegitimar el esfuerzo de miles de guatemaltecos que le dedican su tiempo al país. No se vale.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼

Imagen