Nota de EU89.7
Economía, desnutrición e infraestructura, temas clave para el nuevo gobierno

Alejandro Giammattei, del partido Vamos, fue electo presidente el 11 de agosto, en los comicios de segunda vuelta.

Acuerdos mínimos con la sociedad para iniciar de forma proactiva el gobierno que se inicia el 14 de enero de 2020, un nuevo modelo económico, resolver problemas urgentes como la infraestructura vial y la desnutrición crónica son temas que debería discutir de forma inmediata el futuro presidente.

Al menos esa es la visión que tiene María del Carmen Aceña, exministra de Educación e integrante del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), y Richard Aitkenhead, empresario y exministro de Finanzas.

Ambos fueron invitados por el programa A Primera Hora con el fin de analizar cuáles son las prioridades inmediatas del gobierno que tomará procesión el 14 de enero de 2020.

Alejandro Giammattei, del partido Vamos, fue electo presidente el 11 de agosto, en los comicios de segunda vuelta.

Imagen

María del Carmen Aceña

  • El reto para el nuevo gobierno

El gran desafío es que se hicieron muchas promesas, pero nadie se da cuenta de  las finanzas. El 80 por ciento… el 85 por ciento del presupuesto nacional está dirigido a planillas; entonces, cuando uno escucha las grandes promesas encontramos es que nadie dijo cómo se iban a financiar.

  • Hay tres temas:
  • Cómo vamos a hacer las reformas a macro leyes, macro sistemas, servicio civil, contrataciones y a la contraloría.

  • El futuro gobierno solo tiene 17 diputados de 160 y esas reformas van a requerir el apoyo del Congreso.

  • Otro tema desafiante es como se va a manejar los pactos colectivos. La mayoría vence este año. No habrá recursos para aumentos como se hicieron en los años pasados.

Una transición tan larga puede que paralice al gobierno actual. Hay que dejar licitaciones, compras… eso pasó entre el gobierno de Otto Pérez Molina y el de Alejandro Maldonado en 2015. Los funcionarios no ejecutaron para no meterse en problema.

Lo importante es que los nuevos ministros conozcan cómo funciona el financiamiento público, pero también cómo funcionan los sindicatos y el Congreso.

El 80 por ciento del tiempo uno como ministro se lo pasa en temas políticos, que no es malo, pero uno tiene que tener presente que 160 diputados lo mandan a llamar a uno, que un sindicato va a pedir aumento salarial y unpacto colectivo.

  • Falta un nuevo modelo económico

No hay una buena gestión. Hace falta una seria discusión sobre el modelo económico. Lo que tenemos es un Estado depredador. No gana la población. Una encuesta reciente dice que uno de cada 4 guatemaltecos busca una opción fuera del país. No hay oportunidades. Si no discutimos un modelo economía no vamos a tener un país distinto.

El convenio de tercer país seguro migratorio es el resultado de un modelo económico mediocre, que es el que tenemos.

  • Migración

No tenemos información suficiente. Si hay anexos a ese acuerdo tienen qu8e estudiarse. Lo que sí se puede decir que el tema de migración es un tema económico. No hay oportunidades de empleo no hay inversión privada. Si eso no vamos a generar mejores empleo.

Que el país pase del amiguismo al mérito. Que todas las plazas no sean de amigos o de parientes, sino que sean un proceso de mérito y que quienes estén en el Gobierno sean funcionarios de calidad.

Lo que pasa es que cuando se contrata a personas mediocres se terminan negociando los recursos de educación y salud en pactos colectivos.

Eso es importante cambiarlo. Con los Acuerdos de Paz se crearon programas descentralizados para atacar problemas en salud y educación.

Lo que me preocupa es que se dice que nuestra Constitución ya topó, que no se aplica; pero es que ni siquiera se aplica.

Lo que tenemos que cambiar son los valores. El mérito por el amiguismo, la transparencia a cambio de tener las cosas ocultas. Luchar contra la corrupción, eliminar los favores y saber a quién le damos el mérito.

  • La herencia del Gobierno, con un presidente impopular

Cualquier presidente que venga, será mal visto si no tiene una propuesta de ganancias de corto plazo. Eso de que en los primeros cien días debe tener resultados. Aquí es donde el equipo de gobierno debe tomar la decisión de cuáles van a ser sus ganancias de corto plazo.

En Guatemala todo es mediático. Si no uno tiene estos equipos todo es del día a día, por eso el gobierno debe tener equipos que vean temas de corto, mediano y largo plazo.

El tema de corrupción es uno de los temas que debería tomar en cuenta, para que contraloría no esté poniendo reparos a todos los funcionarios.

Luego que el presidente entrante defina sus tres prioridades. Es distinto ver el poder que tiene el presidente, a como es. El Congreso es el que tiene más poder.

  • El nuevo gobierno tiene que ver
  • Propuesta de corto plazo: un plan estratégico.

  • Propuesta de mediano plazo: desnutrición crónica, un sistema distinto a los últimos años, y la parte económica. Definir un nuevo modelo económico.

  • Propuestas de largo plazo.

  • Reto en salud

Lo que está proponiendo es crear un seguro de salud, habría qué ver cómo lo harán y con qué costo. Se perdió el primer nivel de atención en salud y resolverlo inmediatamente es tercerizándolo. Ese tipo de estrategias es el que el presidente debe proponer: cambios radicales en la administración.

En el caso de educación, es preocupante que se llegó al 95 por ciento y ahora se dice que bajó al 70 por ciento. ¿Dónde está el censo? No podemos elaborar planes con estadísticas del pasado.

Los guatemaltecos escogieron a Alejandro Giammattei como su presidente y su vicepresidente puede jugar un papel importante en gestión de equipos.

Tienen tiempo, lo que necesitan es un plan estratégico, focalizándolo en 180 días, y tener planes de contingencia. El equipo necesita una estrategia de comunicación.

Necesita comunicar bien. Necesita decirle a la población qué va a atacar primero. Cómo van a combatir la corrupción si ya no está Cicig.

Imagen

Richard Aitkenhead

  • Una larga transición

Lo positivo de una transición larga es que se actuara con moderación, con sentido de país, en los meses antes de tomar posesión el presidente electo.

Yo esperaría que el congreso pase algunas leyes más importantes en proceso y que logre aprobación de presupuesto e integración de las cortes.

Está en el Congreso, no en el presidente. El saliente debería coadyuvar a finalizar su gestión y apoyar a que los cambios se lleven a cabo.

  • ¿Cuáles son las prioridades gubernamentales?

Depende. Cada sector lo ve de acuerdo a sus necesidades, pero yo diría que hay cuatro problemas:

  • La población crece, pero las carreteras son las mismas. Si no se hacen cambios a la infraestructura, el país estará entrando en crisis mayor cada año.

  • Otro tema fundamental es qué significa el acuerdo migratorio. Tenemos un problema, un tema que resolver, cuando hay cientos de miles de personas que abandonan el país, es porque internamente no se están haciendo bien las cosas.

  • Otro: La constitución de las cortes y un nuevo presupuesto, acorde a las necesidades.

  • Un quito problema sería, qué vamos a seguir haciendo en la lucha contra la corrupción y la impunidad, porque la Cicig ya se va. ¿Es el Ministerio Público (MP) capaz de hacerlo solo? ¿Se va a nombrar un consejo de notables para apoyar? ¿Qué va a suceder en este campo?

Creo que es oportuno lograr acuerdos mínimos entre los grupos sociales y el nuevo gobierno, para iniciar proactivamente, y no reactivamente, el gobierno que inicia el 14 de enero 2020.

  • Tenemos un modelo económico

Es importante tener una visión compartida de largo plazo. El modelo económico debe ser fortalecido con una reforma en el modelo social. Es importante la discusión de la visión de largo plazo.

Pero hay ciertos temas de inmediata atención que debería ser fácil acordarlos dentro del tiempo que necesitamos para el diálogo nacional.

El tema de las carreteras es uno que debe enfocarse ya. Desde hace diez años necesitaba acuerdos. El próximo gobierno debería beneficiarse con Q8 mil millones o Q10 mil millones para infraestructura.

Otro tema: ¿Qué vamos a hacer para erradicar la desnutrición crónica? Y el tercer tema es qué vamos a hacer para generar oportunidades de trabajo y de desarrollo para que miles de guatemaltecos no busquen otras oportunidades fuera de Guatemala.

Aparte hay que ver todo lo que se relaciona con la reforma institucional, que llevará unos seis años, pero hay que comenzar desde ya.

Y otra cosa, cómo recuperar el servicio público y la transparencia. Eso que la población entienda que es un honor servirle al país y no servirse de él.

Hay una coyuntura tan clara, que los temas que se tienen que discutir están claros, y lograr que el Congreso apoye una transición en estos cinco meses para apoyar leyes básicas.

  • Transición legislativa

Si dos tercios del Congreso serán diputados nuevos, ellos también tienen cinco meses para conocer las iniciativas que hay y llegar preparados el 14 de enero de 2020.

Sin embargo, lo que me preocupa es que la institucionalidad requiere reformas profundas. Pero en el corto plazo, al guatemalteco le sigue preocupando que si usted pasa dos y tres horas para ir al trabajo, la calidad de vida, el tiempo que va a pasar con su familia es grave.

Si en su casa está siendo amenazado, si lo chantajean maras, tampoco tiene paz para vivir.

Al guatemalteco le sigue preocupando la inseguridad, la viabilidad, la falta de carreteras. Si la economía sigue desacelerándose hay menos oportunidades de trabajo y de desarrollo.

Por otra parte viene la reforma institucional si se quiere que el régimen democrático funcione bien.

El nuevo gobierno tiene que dividir su tiempo en dos cosas: Las cosas prioritarias que tiene que resolver de inmediato y las reformas de fondo que tiene que acordar. Sería ideal que se convocara con una institución de prestigio algún tipo de diálogo para encontrar acuerdos mínimos. Soluciones fáciles no habrá.

  • El lado malo de un presidente

Lo peor que pueda pasar es que tengamos un presidente no pueda liderar un programa de emergencia o de rescate para el país y que el poder en lugar, y que el gobierno caiga en un congreso atomizado con  diferentes partidos políticos. Que tengamos a final un presidente desilusionado y frustrado, y un congreso que sigue viendo sus intereses particulares.

El mejor escenario… los cambios se dan a partir de que se da un cambio del círculo vicioso. Cuando se dan cambios en infraestructura, que se pague por el servicio, que haya una inversión en infraestructura.

Un esfuerzo verdadero nacional para combatir la desnutrición. No creo que el guatemalteco no sea solidario a la hora de pensar que los niños no puedan tener acceso a la alimentación.

Un tercer punto es discutir con profundidad el tema de la migración. El Salvador todavía recibe más remesas que Guatemala, pero nadie dice nada de que 6 por ciento del PIB de ingreso anual por remesas, pasamos al 12.5 por ciento, casi igual o similar a todos los servicios que exportamos.

Nuestra institucionalidad está cada vez más frágil. La manera de fortalecer ese hilo tan delgado es que hay que hay que fortalecerlo, y eso pasa por resolver los problemas más urgentes de los guatemaltecos.

  • ¿Hasta dónde llega la luna de miel?

Siempre descalificar es más fácil que construir y apoyar. Somos un país muy dividido donde cada quien tiene una visión particular. La gran diferencia es cuando llegamos a estar cerca de las necesidades de las personas.

  • ¿Qué recomendar al nuevo presidente?

Yo le recomendaría que tiene  que tener mucha capacidad de concretar. Priorización, tiene que focalizarse, ser un  líder que comunique bien y que sea él el que imponga la agenda. Si lo logran poner de bombero, lo único que harán será fundirlo.

Durante su vida él ha tenido la oportunidad de enfrentar problemas complejos y hoy es la oportunidad de demostrar que se puede implementar programas que el país necesita.

Imagen

  • ¿Y los nuevos ministros?

En cuanto a los ministros, tienen cinco meses de preparación para que puedan elaborar planes concretos, pero también puede servir para que todos quieran hacerlo todo. Los primeros dos meses deberían ser de evaluación, luego integrar equipos y final ente consolidar ideas.

El ministro que sale siempre entrega tres sobres. En la primera crisis abre el primer sobre y dice: ‘écheme la culpa a mí’. En la segunda crisis, se abre el segundo sobre, y dice: ‘vuelva a echarnos la culpa’. Pero en la tercera crisis, se abre el tercer sobre y dice: ‘empiece a elaborar sus propios sobres’.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼