Nota de EU89.7
Analistas califican de ‘ejemplar’ la condena contra el exalcalde Adolfo Vivar

De acuerdo con registros de la PDH, solo el 56 por ciento de las 340 municipalidades cumple con publicar su ejecución presupuestaria.

La condena contra excalcalde de Antigua Guatemala, Sacatepéquez, Adolfo Vivar, es un claro ejemplo de que si hubiera transparencia en las municipalidades se evitaría este tipo de sententencias.

Las comunas no han estado acostumbradas a rendir informes de cómo ejecutan los recursos públicos y, a la fecha solo el 56 por ciento de las municipalidades publican sus ejecuciones presupuestarias, de acuerdo con la Ley de Acceso a la Información Pública.

Esas, al menos son las conclusiones de cuatro invitados al programa A Primera Hora:

  • Marvin Flores, investigador de Acción Ciudadana;
  • Violeta Mazariegos, secretaria de acceso a la información pública de la Procuraduría de los Derechos Humanos;
  • Gerson López, secretario operativo de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam),
  • Juan Pablo Ligorría, presidente de la Junta Directiva del Instituto de Fomento Municipal (Infom)

El exjefe edil fue sentenciado a 16 años de de prisión y a pagar Q13 millones, luego de que el Tribunal de Mayor Riesgo B confirmó que incurrió en los delitos de lavado de dinero, fraude, peculado y concusión.

En este caso, también fue sentenciada su esposa, Sandra Molina de Vivar, a una pena de 4 años de cárcel conmutables.

Durante el debate se comprobó que Q20 millones fueron a dar a cuentas bancarias de seis empresas de cartón, las cuales estaban vinculadas a familiares y amigos del exfuncionario.

Imagen

Marvin Flores

La condena contra el exalcalde Vivar es ejemplar porque en su caso, él ha estado procesado por varios delitos de los cuales, en buena medida, ha entrado y salido de la cárcel y de los tribunales.

Es la primera vez que se da una sentencia de este tipo y la condena de Q13 millones es una de las más altas que se han impuesto, si lo comparamos con el caso Arnoldo Medrano.

La sentencia es importante porque estamos en una etapa en la que pareciera que hemos vuelto a períodos de antes de 2005, donde la mayoría de procesos se han ido con medida sustitutiva. Parece que volvemos al tema de la impunidad.

  • Parece que volvemos a como estábamos en 2015

Tenemos una especie de retroceso o cuando menos un estancamiento en los procesos judiciales. Creo que la actitud de la Fiscal General no ha sido proactiva en cuanto a perseguir procesos de investigación.

La Cicig entregó casos importantes al MP, días previos a clausurar sus actividades. Hay órdenes de captura internacionales pendientes de ejecutarse, como la de Alejandro Sinibaldi.

En el Congreso y en el caso del presidente, pareciera que en estos últimos meses han intentado volver a como estábamos en 2015. Hay un esfuerzo concertado entre el Ejecutivo y grupos concertados en el Congreso para volver al 2015.

Hay que felicitar a Gerson López que dice que  Anam tiene este caso en estudio, porque desde la Anam se pueden hacer muchas cosas.

Tenemos un convenio con la PDH para fortalecer el acceso a la información y tenemos una propuesta de llevar a lo penal a quienes no cumplan con la Ley de Acceso a la Información.

No ha habido avance como uno quisiera, pero hay que seguir trabajando para el cumplimiento de la ley.

Imagen

Violeta Mazariegos

La sentencia contra Vivar podría ser disuasiva. Tiene que ser disuasiva. Hemos hecho monitoreo en el tema de acceso a información. En 2014, cuando él estaba en gestión, ellos publicaban apenas el 3 por ciento de lo que la ley obliga.

Este año ya subió al 56 por ciento la cantidad de municipalidades de la información. Las municipalidades no son transparentes en el manejo de los recursos públicos, aunque hay excepciones. En Antigua Guatemala, la municipalidad nunca ha sido una institución que se caracterice por la transparencia.

Notamos que hay diferencias de voluntad política. Totonicapán y Alta Verapaz, por ejemplo, están arriba de la media, pero hay más de 40 municipalidades que no están en la web y no publican información. Las municipalidades no estaban acostumbradas a rendir cuentas

El mensaje que da la condena es oportuno. La transparencia evitaría este tipo de condenas. La ley se debe cumplir en un 100 por ciento. Pero menos del 60 por ciento de información se publica de oficial. Nosotros hacemos monitoreo cada dos años.

  • La transparencia no debe ser negociable

Creo que la transparencia tampoco debería ser negociable. Debe haber transparencia y rendición de cuentas. Aun sin que haya participación ciudadana. Y luego certeza y castigo.

Sin embargo, a pesar de estas condenas, en este año tenemos 40 por ciento de munis que tienen cero por ciento de publicación, salarios, compras, presupuesto en sus comunas.

La PDH solo puede emitir condenas morales y supervisar. Pero hay ausencia de la Contraloría, falta de rendición de cuentas. No está funcionando la fiscalización.

Hay 900 solicitudes de antejuicio contra gobiernos municipales. Hay casos que no llegan a condena. Entonces, si los sistemas de fiscalización no funcionamos por falta de coordinación, estamos mal.

La Anam tiene información equivocada. Todos los informes están publicados en la página de internet de la PDH. Ahí está el cien por ciento de la información de todas las municipalidades y sus incumplimientos.

En cuanto a voluntad política vemos municipios como los de San José La Máquina, que tiene publicado el 93 por ciento de su información, o Santiago Atitlán, tiene el 98 por ciento. Sin embargo, hay municipalidades que no tienen nada publicado; están en cero por ciento. La ley ya tiene diez años.

Imagen

Gerson López

Para la Anam, el caso de Adolfo Vivar sigue siendo objeto de estudio. Nos ha servido para ejemplificar a las futuras autoridades acerca de qué cosas no se deben hacer con el erario y tener plena conciencia de que el manejo apropiado de los recursos públicos, cuando no se hace bien, repercute en estos casos legales.

Lamentablemente cuando el caso comienza a investigarse por la Contraloría buscamos hablar con él para presentar documentos que lo respaldaran en el proceso. Sin embargo, la prepotencia y la conducta de Adolfo Vivar, que siempre fue intratable, no permitió que la Anam lo apoyara.

Siempre dijo que el tema era político y nunca dio muestra de interés para resolverlos.

Cuando fue detenido se avocó para pedir apoyo, porque su vivienda estaba rodeada por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y fiscales del Ministerio Público (MP). Ya era demasiado tarde. Entonces le sugerimos que buscara un buen asesor jurídico porque su caso estaba complicado y ya era tarde para apoyarlo.

Ya estando en el centro preventivo para hombres de la zona 18, estuvo enviando cartas donde requería el apoyo de los alcaldes para que lo ayudaran.

  • El caso Vivar no es un caso aislado

Primero reiterar que este caso no es un hecho aislado. Previo a ser consumado significó el acuerdo de muchas personas para pensar la forma de no ahogar la comuna.

Las personas sabían el objetivo que iban a conseguir. Mas de cien talleres siempre sale a luz este tema en cuanto a qué no hay que hacer a sabiendas de que una ley que marca como adjudicar una obra.

Difiero mucho en el cumplimiento de la Ley de Acceso a la Información Pública. Si bien es cierto que es de reciente vigencia, las comunas hacemos el mejor esfuerzo. Pero por criterios políticos de la PDH no podemos hacer nada.

Hemos conocido de municipalidades a las que la PDH les envía notas en donde les informa que las van a denunciar porque la página web es un hosting y les están obligando a contratar empresas privadas, cuando la ley establece cómo se debe hacer.

Juan Pablo Ligorría

Es lamentable que se condene a un funcionario público, como un alcalde, cuando debería ser lo que más admiremos. Entonces, si 7 de cada 10 casos de corrupción están asociados a las municipalidades, quiere decir que hay 7 de cada 10 que han corrompido a los funcionarios.

Para que haya un pecador debe haber quién lo haga pecar. En el marco de las municipalidades, los alcaldes tienen mucha visibilidad y es muy evidente que un servidor que está día a día en la administración de los recursos públicos se expone cotidianamente en los Concejos, eso hace que gane mucha notabilidad.

Pero más allá de acusar a los alcaldes, debemos vernos en un examen de conciencia, porque quienes los elegimos somos los guatemaltecos.

  • Hay que fortalecer el gobierno abierto

La probidad no es negociable. Todos los funcionarios deben ser probas, admirables e intachables. Es desafortunado lo que hemos observado, pero está la tarea de lo que se propuso acerca del gobierno abierto.

Esto se trata de transparencia. La parte de cuentadancia que es un proceso tipificado y esclarecido. Lo que está rezagado es la participación ciudadana.

En el caso de las municipalidades, hay que hacer más énfasis en los procesos de gobierno abierto.

Los chapines debemos celebrar las cosas buenas, la PDH dice que hay funcionarios que han actuado bien y a esos son a los que debemos subirles volumen.

Debemos participar y pedir esa rendición de cuentas, la transparencia. Ahora tenemos nuevas oportunidades, nuevas escobas que barren bien.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼