Nota de EU89.7
Scarlett Johansson confiesa por qué se divorció de Ryan Reynolds

La actriz ofreció una entrevista en la que brindó detalles sobre sus rupturas amorosas y cómo le hizo para enfrentarlas.

Scarlett Johansson está por casarse por tercera vez y habló con la revista Vanity Fair sobre lo difícil que fue para ella enfrentar sus divorcios previos.

También habló sobre las verdaderas razones que la llevaron a separarse del actor Ryan Reynolds.

Cuando se casó la actriz tenía expectativas muy altas de lo que era el matrimonio, idea que actualmente ha madurado.

“La primera vez que me casé tenía 23 años y claramente no entendía el matrimonio. Puede ser que, de alguna manera, hiciera algo romántica la idea. Ahora estoy en otro punto de mi vida, siento que estoy en una situación en la que puedo tomar decisiones de forma más activa. Estoy mucho más presente que antes”.

A sus 35 años, la famosa agrega que toma su relación de una manera más madura y serena.

Después de divorciarse por segunda vez con Romain Dauriac en 2017, con quien tiene una hija, el pasado mes de mayo anunciaba que se volvió a comprometer con el cómico Colin Jost, con quien lleva un romance muy discreto.

¿Por qué dejó al famoso actor? 

En la entrevista, la estrella de películas de Marvel respondió cuando le preguntaron por qué del divorcio con Ryan Reynolds.

“Vivir con otro actor es complicado. Tiene que haber un entendimiento real de cómo compartes tu tiempo, especialmente cuando las carreras de las dos personas van al mismo ritmo. O incluso si la otra persona tiene más éxito que la otra lo cual se convierte en un reto. Ahí es cuando todo se hace competitivo”, comentó.

Dejó claro que lo amo demasiado pero que en ese momento sus carreras profesionales estaban escalando y que no tenían tiempo de verse, por lo que su relación se opacó.

Johansson y Reynolds comenzaron a salir en 2007, se casaron en 2008 y en diciembre de 2010 anunciaron su inesperada separación.

Le puede interesar: ►Alejandra Guzmán “asusta” a sus fans al posar sin maquillaje y los memes no perdonan