Nota de EU89.7
Luto en el futbol guatemalteco tras deceso de primera mujer árbitro

Aparte de impartir justicia sobre los terrenos de juego, fue cantante profesional y cronista deportiva.

Este sábado se conoció la lamentable noticia sobre el sensible fallecimiento de Gloria Ramírez.

Ella fue la primera árbitro mujer que incursionó por el futbol nacional, específicamente en la Liga Mayor, lo que en la actualidad se conoce como Liga Nacional.

A Ramírez se le consideró como pionera por ser colegiada central durante los encuentros del balompié local entre la década de los años 70 y 80.

Lamentan su fallecimiento

La Federación Nacional de Futbol (Fedefut) publicó en sus medios sociales una esquela donde lamenta el deceso de Ramírez.

“Una gran tristeza embarga a la familia de nuestro futbol y del arbitraje guatemalteco que se encuentra de luto por tan irreparable pérdida”, dijo la Fedefut.

Tras un nuevo descenso de la USAC, “Tyson Nuñez” lanza nostálgico recuerdo

“Presentamos nuestras más sentidas muestras de condolencia y solidaridad a su apreciable familia, uniéndonos en oración, rogándole a Dios les dé fortaleza, serenidad y les brinde cristiana resignación en estos momentos tan difíciles”, se agrega.

Por aparte, la cuenta en Facebook de la Colonia Cipresales, lugar donde vivía, también expresó sus condolencias para la familia de la exárbitro:

“El Comité Único de barrio de la Colonia Los Cipresales, expresa sus más sinceras muestras de condolencias a la familia de la Licenciada Gloria Ramírez  por el lamentable fallecimiento, que Dios la tenga en su gloria”, dice la publicación.

Otras facetas

Además de haber impartido justicia del futbol nacional, Ramírez se graduó como Licenciada en Ciencias de la Comunicación y trabajó como cronista deportiva.

En dicha faceta destacó gracias a los grandes conocimientos que tenía sobre las reglas de juego, en especial del futbol.

También laboró como maestra de Educación Física en el  Instituto Experimental Federico Mora de la zona 7  en la ciudad capital.

Y fue compañera de labores del popular locutor y conductor de programas de radio y televisión “Chalo” Hernández.