Nota de EU89.7
Animales de zoológico hondureño incautado a narcos sobreviven con donaciones

El ecoparque Joya Grande fue incautado por el gobierno en 2013 al cartel narcotraficante Los Cachiros.

Cubierto con tapaboca por el coronavirus COVID-19, Joel Guisa alimenta con pasto a la jirafa de un zoológico incautado a narcotraficantes en las montañas del norte de Honduras, que ha logrado mantenerse con donaciones a falta de ingresos durante el aislamiento por la pandemia.

La jirafa es uno de los 500 animales que alberga el zoológico Joya Grande, que se ha mantenido a flote pese a que desde marzo mantiene cerradas sus puertas a la entrada de visitantes.

“No hemos tenido problema de alimentación ni de medicamentos con ellos (los animales), gracias a la colaboración de empresas y personas particulares”, dijo la veterinaria María Díaz, directora del zoológico Joya Grande en Santa Cruz de Yojoa.

Lea también: Zoom se beneficia del distanciamiento social y es una de las aplicaciones más adquiridas

Los leones africanos Simba, Mufasa, Rocky, Muñe y los tigres de bengala Rambo, Nathasha, Cata y Lala demandan una gran cantidad de carne cada día.

El ecoparque Joya Grande fue incautado por el gobierno en 2013 al cartel narcotraficante Los Cachiros, cuando sus integrantes se entregaron a la justicia de Estados Unidos.

Los narcotraficantes hondureños siguieron la tradición del colombiano Pablo Escobar, quien a finales de los setenta abrió la Hacienda Nápoles, un espacio que convirtió en un refugio de animales exóticos en las selvas de su país.

Las jaulas con barrotes de hierro y alambre y los establos se abren paso entre jardines en Joya Grande. El zoo se extiende por una explanada de 12 hectáreas de pastizales y una laguna, situada entre 220 hectáreas de colinas con una variedad de 184 plantas.

20 empleados permanecen sin salario.

Tras quedarse con el parque, el gobierno hondureño le cedió la concesión a Díaz por 7.400 dólares mensuales. Ella constituyó la empresa Arca de Noé, que actualmente tiene 500 ejemplares de 51 especies de animales.

El ecoparque está respaldado por donaciones durante la pandemia del coronavirus ya que no hay visitantes.

El parque se financia con el dinero que gana en taquilla, en el restaurante Madagascar, cafeterías, piscinas, paseos en lancha, senderos y en las cabañas de albergue.

Pero Arca de Noé se quedó sin ingresos cuando el gobierno impuso un toque de queda a partir del 16 de marzo para contener la epidemia.

Díaz reconoció que ahora tiene sin salario a los 20 empleados que mantiene. Antes de la pandemia tenía 43 trabajadores.

“Tenemos muchas dificultades por el pago. Estamos aquí porque queremos apoyar al zoológico, apoyar a la doctora Díaz”, dice Jimmy Hernández, de 37 años, jefe de mantenimiento de las instalaciones.

“Una empresa nos donó muchas frutas, manzanas, peras, cosas que tal vez no habían comido antes los animales”, dijo la veterinaria. También recibieron donaciones de alimentos concentrados y carne de pollo y res.

La jirafa macho Big boy, de cinco metros de altura, no tiene problemas de alimentación porque Guisa, un cuidador de 22 años, corta el pasto en la cima de una pequeña colina

Díaz anunció preparativos para la reapertura del parque ante las informaciones de una suspensión del toque de queda para reabrir la economía a partir del 8 de junio, pese a que Honduras registra un aumento de los contagios con más de 5.000 casos y más de 200 fallecidos por el coronavirus.

Lea también: Honduras se apresta para “reapertura inteligente” de la economía ante pandemia

Vía: AFP