Nota de EU89.7
Tras inicio de toque de queda, personas en situación de calle aprenden a fabricar muebles

Aunque ninguno era carpintero, tras resguardarse en albergue por restricciones de movilidad, aprendieron a fabricar mobiliario para comercializar.

Un grupo de personas en situación de calle aprendió a fabricar muebles de madera durante su estadía en un albergue habilitado en el salón comunal de la colonia Los Almendros, en Mazatenango, Suchitepéquez.

Acudieron al albergue desde que se anunció la restricción de toque de queda, decretada por el gobierno de Alejandro Giammattei, en marzo de 2020, luego de detectarse el primer contagio y el primer deceso por Covid-19.

“Dijeron no podemos, pero vamos a probar porque ninguno es carpintero. Aquí hay de todo, menos carpinteros”, indicó Marcos de León, vecino que apoya esta iniciativa.

Fábrica y comercialización

En total, son once personas las que han dado vida a un proyecto en ese departamento sureño que lleva esperanza a todo el país.

Marcos de León, vecino del lugar y colaborador, relató a Emisoras Unidas cómo inició este proyecto y los retos a los que se han enfrentado.

La idea surgió cuando les mostraron fotografías de varios muebles y se les preguntó si se animaban a elaborarlos, comentó De León.

“Ellos con otro pensamiento dijeron ‘no podemos, pero vamos a probar, porque ninguno es carpintero. Aquí hay de todo, menos carpinteros’”, narró.

Luego de tener la idea en mente, han conseguido el material para fabricar los muebles que se exhiben afuera del albergue.

En ese lugar se ofrecen sillas, mesas de sala y varios estilos de repisas.

El más económico que está disponible es un mueble para baño, el cual tiene un precio de Q50.

Lo más caro que han vendido es una casita para perro, que tenía un precio de Q350. “Solo se sacó la publicación y la vinieron a pedir”, comenta.

Oficio y reinserción

La fabricación de muebles está llenando de ilusión y esperanza a este grupo de personas que ha luchado por sobrevivir en las calles de ese municipio.

Hasta el momento han vendido varios muebles y ya cuenta con varios encargos.

De León explicó que con lo recaudado se tratará de hacer una especie de fondo para dárselos cuando ya se puedan retirar.

Con información de Frídel Mejicanos.