Nota de EU89.7
Expareja de Jeffrey Epstein, acusada de seis cargos de tráfico sexual de menores

Maxwell es señalada de ser la encargada de mantener una red de jovencitas para satisfacer los placeres sexuales de Epstein y sus amistades.

La británica Ghislaine Maxwell, expareja Jeffrey Epstein, fue acusada este jueves de seis cargos de tráfico sexual de menores en una corte federal de Nueva York, Estados Unidos.

Maxwell, de 58 años de edad, fue acusada de dos delitos de conspiración para persuadir a menores de que viajen para cometer actos sexuales ilegales; dos delitos de conspiración y transporte de menores con la intención de que cometan actividad sexual ilegal, y dos delitos de obstrucción de la justicia, por mentir bajo juramento.

La británica fue arrestada en Bradford, estado de New Hampshire, en un operativo que no registró incidentes, señaló la portavoz del FBI en Boston, Kristen Setera.

Estaba prófuga desde el arresto de Epstein, hace casi un año.

Ghislaine Maxwell, expareja de Jeffrey Epstein
AFP

El magnate estadounidense se quitó la vida en una prisión de Nueva York, donde aguardaba su juicio por tráfico de menores.

Su muerte fue considerada un suicidio, pero ha alimentado numerosas teorías conspirativas. Algunas incluso señalan que Epstein en realidad habría sido asesinado para impedir que revelara información sobre sus amistades.

Poderosos contactos

Maxwell asegura que no estaba al tanto de sus delitos cometidos por Epstein, y en marzo presentó una demanda contra los herederos de su exnovio, tal y como lo hicieron decenas de presuntas víctimas de la red de tráfico sexual.

Varias de las acusadoras de Epstein, no obstante, afirman que Maxwell era quien mantenía una red de jovencitas para satisfacer los placeres sexuales del financista y de sus poderosas amistades.

Epsterin, gerente de un fondo de inversión que manejaba millones de dólares, era amigo de muchas celebridades, entre ellas el actual presidente estadounidense, Donald Trump.

Jeffrey Epstein
AFP

Fue acusado de tráfico sexual de menores y de conspiración para cometer tráfico sexual de menores. De haber sido hallado culpable, hubiera enfrentado hasta 45 años de cárcel.

En 2008, fue condenado por pagar a jovencitas para que le hicieran masajes, pero solo pasó 13 meses en la cárcel tras alcanzar un acuerdo secreto con el fiscal del estado que le permitía salir durante el día a trabajar.

*Con información de AFP