Nota de EU89.7
Alerta en China por caso confirmado de peste bubónica

Autoridades chinas pidieron a la población evitar la caza, el consumo o el transporte de animales potencialmente infectados.

Autoridades de China emitieron este lunes una alerta sanitaria de tercer nivel (la segunda más baja en un sistema de cuatro niveles), después de que se confirmara un caso de peste bubónica en el norte del país.

La Comisión Nacional de Salud de China precisó que el paciente es un pastor de Mongolia Interior, quien fue diagnosticado con la enfermedad el domingo.

Su estado de salud es estable, aclararon autoridades, pero se mantiene aislado en un centro médico para ser tratado.

Tras la detección del caso, el Ejecutivo municipal anunció la implementación de medidas de prevención de plagas, mismas que seguirán vigentes por el resto del año.

Coronavirus en China
AFP

 

Piden no cazar ni consumir roedores

En medio de la alerta, las autoridades chinas pidieron a la población evitar la caza, el consumo o el transporte de animales potencialmente infectados, particularmente las marmotas, y pidió informar a las autoridades sobre cualquier roedor enfermo o muerto.

Según la Comisión Nacional de Salud, aunque la peste bubónica es rara y puede ser tratada, se sabe que al menos cinco personas han muerto en los últimos seis años en China como consecuencia de la enfermedad.

La bacteria Yersinia pestis, causante de la infección, puede transmitirse al hombre a través de pulgas que hayan mordido a un roedor infectado.

Marmota
pixabay.com

Casos en Mongolia

La alerta china llega días después de que en Mongolia, país vecino, se confirmara que dos personas habían contraído la enfermedad tras haber consumido carne de marmota.

Unas 146 personas que estuvieron en contacto con los dos pacientes, hermanos, están en cuarentena, señala la AFP.

Este lunes, además, se informó de un caso sospechoso de un adolescente de 15 años, quien presentó fiebre después de comer una marmota que había sido cazada por un perro.

En el siglo XIV, a la peste bubónica se le daba el nombre de ”muerte negra“, y acabó con la vida de más de un tercio de la población europea.