Conoce al hombre que se implantó colmillos reales para parecer un Orco

Radio en línea

EN VIVO

Viral

Conoce al hombre que se implantó colmillos reales para parecer un Orco

El tatuador brasileño decidió transformar su rostro por completo a base de implantes y cirugías.

Orco

Las cirugías estéticas cada vez son más frecuentes en la sociedad y día a día los rostros pueden modificarse manera increíble.

Las personas eligen corregir imperfecciones en su cara, ya sea en la nariz, labios o pómulos.

Hombre Orco

 

Pero, ¿alguna vez viste una persona que cambie su rostro para parecerse a un orco? Sí, existe.

Se trata de Rico Ledesma, un tatuador nacido en Iguatemi, Brasil, que es fanático del videojuego World of Warcraft.

El hombre decidió realizarse una innumerable cantidad de cambios en la cara para cumplir su máximo sueño: parecerse lo máximo posible a los orcos, las criaturas fantásticas protagonistas del videojuego.

Su fanatismo por los seres mitológicos comenzó a los 15 años, de la mano con el primer tatuaje que se hizo.

Orco

Allí, Ledesma confesó que su percepción del arte y decoraciones en el cuerpo “cambio para siempre”.

“Orc”, como se hace llamar este hombre de 42 años, llevó al extremo su cambio de vida con implantes dentales, tatuajes y cirugías.

El drastico cambio a Orco…

Cuenta con el 85% de su rostro tatuado, y entre los lugares del cuerpo que se tatuó están los ojos, que los tiene completamente negros.

Pero sus cambios no terminan ahí, se hizo ocho perforaciones por debajo de la piel y una bifurcación en la lengua que simula ser la de un reptil.

FOTO. Adamari López no tiene miedo de mostrar su rostro lleno de arrugas

Además, el brasileño se cortó la nariz y las orejas para afilarlas y asemejarse a la figura de un orco.

Pero lo peor está por llegar, porque a los 35 años empezó con los cambios drásticos que cambiaron su apariencia de por vida.

Tatuador Orco

El primero en llegar fue un implante que se hizo en la frente, para aparentar un par de cuernos, y el segundo fue en la boca.

Ledesma gastó una fortuna para ponerse colmillos falsos, con los cuales se le dificulta mucho comer y hablar.

Publicidad