Covid-19: Salud cuenta con vacunas para septiembre y octubre

Radio en línea

EN VIVO

Noticia Nacional

Covid-19: Salud cuenta con dosis para continuar vacunación en septiembre y octubre

Un funcionario de la cartera de Salud explicó cómo avanza la inmunización en el país y explicó las diferencias que se observan en el proceso

puesto de vacunación contra Covid-19 en plaza de la Constitución
Foto: Omar Solís/EU

El Plan Nacional de Vacunación contra Covid-19 continúa en desarrollo en Guatemala. En la actualidad ya se abrió la inmunización para toda la población de 18 años en adelante.

Frank Rivera, subdirector del Sistema Integral de Atención en Salud (SIAS) del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), se refirió al tema este lunes durante el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

El funcionario señaló que el número de vacunados a diario es variable, pero la meta es aplicar por lo menos 60 mil dosis diarias en todo el país.

También mencionó que para las siguientes semanas se espera incrementar esa cifra, tomando en cuenta que ya se incluiría el grupo de 18 a 24 años.

El entrevistado recordó que se está vacunando a la población con y sin registro en los distintos puestos habilitados. El proceso se realiza a demanda con el fin de vacunar a la mayor cantidad de personas que sea posible.

Con el fin de ampliar esa cobertura, Rivera compartió que entre la semana pasada y la actual se realiza el proceso para distribuir 300 mil dosis.

Estas se sumarán a las que ya estaban disponibles en los centros de inmunización y el objetivo es garantizar que no se tenga desabastecimiento.

Con las dosis existentes en el país, el funcionario consideró que la vacunación podrá continuar durante septiembre y octubre sin problemas.

Agregó que también se debe considerar que siguen llegando más lotes de vacunas, con lo que se ampliará la disponibilidad.

Vacunación de poblaciones urbana y rural

El titular del SIAS también se refirió al avance de la inmunización en las distintas regiones de la república.

En ese sentido, explicó para su implementación la estrategia principal se ha tenido que dividir en dos porque hay dos tipos de población: una urbana y otra rural.

La primera da una respuesta en general bastante buena a la convocatoria para vacunarse contra Covid-19, pues las personas buscan tener acceso a las dosis.

La cobertura en lo urbano ha podido ampliarse con la habilitación de varios puestos, especialmente en el área metropolitana y cabeceras urbanas bastante grandes.

Según Rivera, la otra parte es la vacunación en áreas rurales, que es más compleja porque las situaciones son distintas.

Esto ha llevado a que se tengan que diversificar bastante las modalidades para inmunizar.

En estos sectores del país se han establecido puestos fijos, pero también los equipos de salud se conforman en brigadas para hacer barridos de casa en casa.

Estas también se encargan de hacer las presentaciones necesarias coordinadas con autoridades locales y gobiernos municipales.

El avance del proceso depende mucho de las características de la población, pues el alto grado ruralidad y la dispersión de las viviendas debe tomarse en cuenta para la ruta a seguir.

Hay también otros elementos a los que se les da seguimiento, por ejemplo los temas religiosos que en ciertos casos influyen de forma negativa.

“Se avanza con base en la pertinencia cultural, pues hay comunidades en donde si las autoridades ancestrales no permiten entrar no se puede. Por eso se respetan las creencias de la población y esto es coordinado de manera local”, dijo.

Asimismo, compartió que si bien el derecho a la salud se basa en otorgarle el acceso a las personas y la decisión de vacunarse es personal, hay conglomerados en donde a veces se toma de forma grupal.

También hay comunidades en conflicto por temas diversos, pero que la situación repercute en la salud.

Por aparte, el profesional también admitió la dificultad que tienen los habitantes para acceder a los servicios de salud.

Y puso como ejemplo de ello la solución aplicada en Villa Nueva, Guatemala, un municipio calificado como “dormitorio”.

Su población sale a trabajar de día y tener puestos abiertos en esa localidad no permite que ellos accedan a las vacunas.

En ese sentido, se tuvieron jornadas en Alioto, Mártires y otros asentamientos de Guatemala Sur.

Finalmente, Rivera enfatizó que se debe analizar municipio con municipio para ver qué estrategia se adapta y que no se trata solo de abrir puestos.

Publicidad