Nota de EU89.7
Refugio de la Niñez 20 menores abandonados
Unicef y Suecia buscan acabar con la violencia contra los niños en Guatemala

En Guatemala dos niños fallecen al día a causa de la violencia, otros 40 se quedan huérfanos, unos 35 sufren maltrato, 17 desaparecen, 15 son detenidos y 23 son víctimas de abusos sexuales.

Unicef y el Gobierno de Suecia buscan romper el círculo vicioso de la violencia contra la infancia en Guatemala priorizando a la familia y a la comunidad para prevenir y detectar situaciones de riesgo en niños y adolescentes.

Este proyecto, denominado “Construcción de entornos protectores para las niñas y niños en Guatemala y que cuenta con una inversión de unos 70 millones de quetzales (9,1 millones de dólares), da continuidad a una cooperación de “largo plazo” de Suecia y Unicef.

“La violencia es una lección que ningún niño o niña tiene por qué aprender. En la Agenda Global 2030, todos los países nos hemos comprometido a eliminar a todas las formas de violencia contra los niños. Este programa es un reflejo de un compromiso compartido entre Suecia y Guatemala“, declaró este martes el jefe de cooperación de la embajada sueca, Martin Hessel.

Es por ello que para hacer frente al ciclo contra los más pequeños de la casa y teniendo en cuenta la necesidad de que la sociedad eleve su capacidad para prevenirla y cuidar a las víctimas, el programa busca trabajar con las familias en 200 comunidades basándose en la prevención y detección temprana de casos.

Esto con el objetivo de generar “entornos protectores”, dando guías a las familias para que puedan educar “de manera positiva y con amor” a sus hijos, y propiciando que los pequeños dispongan de herramientas para que conozcan sus derechos y sepan dónde buscar ayuda.

“La protección empieza en la familia y en la comunidad. Son los primeros entornos protectores con los que cuenta los niños y debemos fortalecerlos”, aseguró, por su parte, el representante de Unicef en Guatemala, Carlos Carrera, quien recordó que el sistema de protección de la infancia debe contar con la participación activa del Estado y de toda la sociedad.

Prioritario para Unicef atender a los niños migrantes no acompañados

Continúa la cooperación

Este nuevo proyecto da continuidad a la cooperación entre ambas entidades que ha obtenido en los últimos años logros como la apertura de más de 120 Oficinas Municipales de Protección Infantil en todo el país, el fortalecimiento del sector justicia para combatir crímenes contra los niños, o el diseño de programas y procesos para proteger y atender adecuadamente a los pequeños que requieren protección por parte del Estado.

Unicef ha comprobado científicamente que la violencia afecta la salud física y mental de los pequeños a corto y largo plazo, influyendo en su capacidad para aprender a relacionarse con otras personas y provocando, en algunos casos, que quien sufrió violencia durante su infancia tenga “altas probabilidades” de convertirse en una persona violenta de mayor debido a que el comportamiento también se aprende.

De acuerdo con Unicef, en Guatemala dos niños fallecen al día a causa de la violencia, otros 40 se quedan huérfanos, unos 35 sufren maltrato, 17 desaparecen, 15 son detenidos y 23 son víctimas de abusos sexuales, lo que se traduce en que 6 niñas dan a luz a diario bebés tras una violación.

Además, cada día se reciben 132 denuncias contra la niñez, 6 de cada 10 estudiantes tienen miedo a ir a la escuela, 5.000 están institucionalizados a pesar de que el 94 por ciento tiene algún recurso familiar y 300 migran a México y Estados Unidos para huir, además de la violencia, de la falta de oportunidades o buscando la reunificación familiar.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) dijo en el año 2006 que la violencia le cuesta al Estado de Guatemala unos 18.000 millones de quetzales al año (2.340 millones de dólares), una cifra que equivale a más del doble de los recursos asignados a los ministerios de Salud, Educación y Agricultura.

*Con información de EFE.