Nota de EU89.7
CICIG y FECI presentan antejuicios contra Ricardo Quiñónez y Víctor Martínez

La solicitud se realiza por un caso relacionado con delitos electorales que vincula a la Municipalidad de Guatemala y el Partido Unionista.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) presentaron los antejuicios contra el alcalde de la Municipalidad de Guatemala, Ricardo Quiñónez y el ministro de Finanzas, Víctor Martínez, por un caso relacionado con delitos electorales que vincula a la Municipalidad de Guatemala y el Partido Unionista.

La Municipalidad de Guatemala, emitió un comunicado en el que rechazó los señalamientos, y señala que toda actividad presupuestaria de la comuna,  y sus entes es pública y debidamente auditada.

“La Municipalidad de Guatemala aportó toda la información requerida en las investigaciones, colaborando en cada momento; al tener mayor conocimiento de la sindicación en contra de funcionarios y de la entidad, desvaneceremos oportunamente cada uno de los señalamientos”, indica el comunicado.

 

Según la investigación, dirigentes del Partido Unionista actuando dentro de la Municipalidad de Guatemala y con cargos en esa dependencia, de manera conjunta con personal operativo municipal, conformaron un grupo que de forma organizada y sistemática -desde los años 2011 hasta 2015- llevó adelante los planes y estrategias concebidos para generar o incrementar la militancia o simpatía con esa agrupación política, así como el caudal de votos.

Todo este esfuerzo sostenido durante años y en favor del partido y del alcalde Álvaro Arzú Irigoyen, quien buscaba asegurar su triunfo electoral en las elecciones de los años 2011 y 2015.

Lea también: Álvaro Arzú Escobar cuestiona captura de los dos amigos de su padre

Habrían utilizado fondos públicos

Para financiar los gastos del partido, así como otras actividades proselitistas se utilizaron fondos públicos del Fideicomiso de Apoyo a la Planificación Urbana con el que se sufragaban actividades continuas de promoción con fines electorales, pretendiendo perpetuar en la comuna capitalina al partido político Unionista y la administración de Arzú Irigoyen.

Se pudo acreditar que las estrategias y planes se materializaron de dos formas: a través de actividades municipales a las que se les dio contenido proselitista y actividades directamente proselitistas. Para ello, involucraron el recurso humano contratado por el ente edilicio y asesores internacionales, así como fondos públicos municipales.

Para que los fondos fluyesen sin restricciones se utilizó el engaño, disfrazando los pagos mediante facturas alteradas o falsas, según el MP y la CICIG.

También puede leer ► Hija de Álvaro Arzú pide que se utilice el hashtag #ArzúVive