Nota de EU89.7
Parásito se mete en su lente de contacto y queda ciego de un ojo

Un joven de Inglaterra perdió la vista de su ojo derecho después de usar sus lentes de contacto en la ducha.

Nick Humphreys, de 29 años, tuvo que someterse a dos operaciones y ahora está esperando recibir un trasplante de córnea después de contraer un parásito en su ojo.

El inglés empezó a utilizar lentes a los cuatro años de edad, pero en el 2013 decidió obtener de contacto para mejorar su vista mientras jugaba al fútbol.

“A los 20 años comencé a realizar ejercicios y en ese momento pensé que mis lentes eran un obstáculo enorme”, explicó. “Cuando finalmente superé mi miedo de ponerme lentes de contacto, pensé que eran lo mejor de la vida”.

Nick utilizaba lentes de contacto hasta cinco días a la semana y usaba anteojos los otros días.

“En una mañana normal, me levantaba, me ponía los lentes y me dirigía al gimnasio antes del trabajo, luego me metía en la ducha antes de ir a la oficina”, dijo.

Fue con esa rutina que un parásito, que se cree fue al tomar el baño, se metió en su lente de contacto y así fue como quedó ciego de un ojo,

“Pasé de ir al gimnasio cada dos días y jugar fútbol tres veces por semana, a quedarme en casa por seis meses y perder la voluntad de vivir“, comenta Nick Humphreys.

¿Los lentes de contacto deben retirarse al bañarse?

Según medios internacionales, los oftalmólogos recomiendan que los lentes de contacto deben retirarse antes de ducharse.

En el caso de Nick el parásito se introdujo debajo de uno de los lentes y entró a su córnea. Al sentir un dolor insoportable en su ojo derecho, acudió al médico donde fue diagnosticado con una rara infección llamada queratitis, provocada por el parásito Acanthamoeba.

Esta ameba empieza por infectar la parte más superficial de la córnea. Poco a poco se va internando más profundamente dentro del ojo hasta producir úlceras que generan pus y que puedan afectar de manera definitiva la visión, como le ocurrió a Humphreys.

La Acanthamoeba es un parásito común en el agua y el suelo.

En un periodo de 18 meses, Humphreys ha sido sometido a dos cirugías en su ojo derecho y ahora espera un trasplante de córnea programado para agosto próximo.

“Nadie me advirtió sobre no ducharme con los lentes puestos”, agrega.

Para evitar infecciones, los usuarios de lentes de contacto deben evitar ducharse o nadar con ellos, así como desinfectar adecuada y periódicamente sus lentes de contacto.

También le puede interesar: ►Metallica publicará un libro ¿De qué tratará?