Nota de EU89.7
Para vivir una vida mejor, sigue los consejos que le darías a tu “yo” más joven

Ser humano es tener remordimientos. Siempre habrá cosas que desearíamos no haber hecho, eventos que desearíamos poder deshacer, palabras que desearíamos haber dicho un poco más a menudo. Pero, ¿cómo podemos convertir esos arrepentimientos en algo positivo y productivo?

Ser humano es tener remordimientos. Siempre habrá cosas que desearíamos no haber hecho, eventos que desearíamos poder deshacer, palabras que desearíamos haber dicho un poco más a menudo. Pero, ¿cómo podemos convertir esos arrepentimientos en algo positivo y productivo? Si no podemos retroceder en el tiempo, ¿qué podemos hacer para escapar del torbellino de arrepentimiento y tristeza?

Por suerte para nosotros, Robin Kowalski y Annie McCord de la Universidad de Clemson se preguntaron lo mismo. En un estudio reciente, el primero de su tipo, McCord y Kowalski encuestaron a cientos de personas sobre los consejos que les darían a sus seres más jóvenes. Lo que aprendieron es que si solo seguimos los consejos que daríamos a nuestro yo pasado, estaremos más cerca de nuestro yo ideal.

Conexiones perdidas

Los hallazgos, publicados en The Journal of Social Psychology, muestran que las personas se obsesionan con temas similares de su pasado. Algunos ejemplos de consejos de los participantes: “Ve a la universidad”, “Sé amable contigo mismo”, “Presta atención a las personas mayores”, “Aprende a dejar ir el arrepentimiento”, “Sé tú mismo”, “No te detengas en el pasado. El hecho de que fuera así no significa que volverá a ser así “, y un clásico:” No te cases con ella. No lo hagas. Cásate con ella “.

Como era de esperar, los participantes deseaban abrumadoramente advertir, o alentar, en algunos casos, su identidad previa sobre las relaciones, la educación y la autoestima. Aquí es donde el estudio se vuelve interesante: los participantes que dijeron que realmente habían hecho lo que recomendarían a sus seres más jóvenes (no se casen con ella, no vayan a la universidad, presten atención a los ancianos, etc.) también tenían más probabilidades de decir se habían convertido en personas que sus seres más jóvenes admirarían.

Ese momento mágico

Parece que muchos de nuestros remordimientos, o al menos nuestros deseos para nuestro yo más joven, se remontan a eventos vitales fundamentales. Entre los participantes del estudio, un gran número (más del 82 por ciento) dijo que el consejo que les darían a sus seres más jóvenes fue influenciado por un evento crucial en sus vidas. Los eventos fundamentales cayeron en categorías como relaciones, educación, individualidad, dirección y objetivos, y dinero e inversión. Estos eventos fundamentales se sumergieron ligeramente en la dirección “negativa”, y los participantes se dividieron casi 50/50 sobre si experimentaron arrepentimiento sobre el evento fundamental.

Los investigadores notaron que el consejo ofrecido reflejaba tanto las oportunidades perdidas que aún podían ser recapturadas como las oportunidades perdidas por las que había pasado demasiado tiempo. Una respuesta, por ejemplo, “No huyas a Inglaterra y te cases con un extraño a los 23 años”, podría ser un gran consejo si pudiéramos retroceder en el tiempo, pero probablemente no sea tan útil para la persona que lo escribió . No pueden cambiar sus opciones de matrimonio después del hecho.

Pero no toda la esperanza se pierde. Más de la mitad de los participantes en el estudio dijeron que siguieron los consejos que les darían a sus seres anteriores, y aún más dijeron que seguir sus propios consejos ahora los acercaría a convertirse en sus seres ideales en el futuro.

Practica lo que predicas

Dado que este fue el primer estudio sobre consejos para un yo pasado, Kowalski y McCord tienen muchas ideas sobre lo que podríamos aprender en el futuro. La mayor parte se trata de convertir limones en limonada aprendiendo cómo el arrepentimiento se relaciona con cosas positivas como la esperanza, el optimismo y el bienestar.

Mientras tanto, puede utilizar sus descubrimientos para mejorar su propio bienestar. Escriba una lista de consejos que le daría a su yo pasado y tome nota de dónde proviene ese consejo. Luego, sigue y sigue ese consejo. Según la ciencia, probablemente serás más feliz por ello.