Nota de EU89.7
Policía disuelve con gases protesta que pedía renuncia del presidente hondureño

Los alumnos de la Universidad Nacional y la Universidad Pedagógica marchaban en dirección a la casa presidencial. Foto con fines ilustrativos

Decenas de policías usaron bombas de gas lacrimógeno para disolver una manifestación de miles de estudiantes universitarios. En demanda de la renuncia del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Los alumnos de la Universidad Nacional y la Universidad Pedagógica marchaban en dirección a la casa presidencial cuando los policías salieron a su paso.

Entre el humo de las bombas, los estudiantes huyeron del lugar, muchos de ellos cubriéndose el rostro con capuchas.

Le puede interesar: Jimmy Morales y Juan Orlando Hernández anuncian plan para que migrantes hondureños regresen a su país

-Demandas de los manifestantes-

“Fuera JOH (Juan Orlando Hernández)”, “fuera narcodictadura” y “la dictadura va a caer”. Coreaban unos 3 mil estudiantes que salieron de la Universidad Nacional, en Tegucigalpa.

Después recorrieron unos dos kilómetros por dos avenidas hasta la Universidad Pedagógica. Donde se unieron otros estudiantes para seguir hacia la casa de gobierno.

La movilización fue convocada en redes sociales por la Plataforma de Defensa de la Salud y la Educación. Que desde junio exige la derogación de dos decretos que; a su criterio, privatizan la educación y la salud.

Los dos decretos fueron derogados por el gobierno. Pero los dos gremios siguieron con las protestas para exigir la salida del presidente. Tras ser mencionado por supuestos vínculos con el narcotráfico.

-Señalamiento contra el mandatario-

Un fiscal federal estadounidense citó a un testigo; presentado en una corte de Nueva York. Que dijo que Hernández recibió 1,5 millones de dólares para su campaña política en una “co-conspiración” con su hermano; Antonio “Tony” Hernández.

“Tony Hernández” se encuentra preso en Nueva York desde noviembre, cuando fue capturado en Miami acusado de ser “narcotraficante a gran escala”.

El presidente Hernández aseguró en Washington que no hay cargos contra él y las acusaciones son una “venganza” por haber extraditado a Estados Unidos varios capos de la droga.