Nota de EU89.7
Giammattei podría tomar posesión con cierto desgaste, según expertos

Presidente electo podría llegar a la toma de posesión con algún nivel de desgaste, debido al tiempo entre las elecciones y la toma de posesión presidencial.

Pese a que el arranque de la transición entre el presidente Jimmy Morales y el mandatario electo Alejandro Giammattei se prevé en un buen rumbo, a los expertos políticos les preocupa que Giammattei podría llegar a la toma de posesión con algún nivel de desgaste, debido al tiempo entre las elecciones y la toma de posesión presidencial.

Al menos esa es una de las conclusiones de la conversación sostenida entre Jahir Dabroy, analista político de la Asociación de Investigación y Estudios sociales (Asíes), y Alejandro Palmieri, analista político, respecto de la situación actual del recién periodo de transición gubernamental.

Una relación relativamente buena

Para Jahir Dabroy “hay una relación relativamente buena entre el gobierno de Jimmy Morales y Alejandro Giammattei, quien asumiría el 14 de en el 2020. Se veía que había cierta sintonía entre los dos. Las reuniones del inicio de transición con el próximo gabinete aparentan que será una relación estable”, afirma.

Sin embargo, sugiere que la principal preocupación de Giammattei debería ser su manejo mediático, “porque podría llegar a la toma de posesión con algún nivel de desgaste”.

El problema es que no va a ser solo su figura, sino también la del vicepresidencial y la del cuerpo de gabinete ministerial. Sobre todo porque no  ha nombrado a un ministro de Gobernación ni de Defensa. El de Defensa dijo que será anunciado el 14 de enero.

Imagen

“La próxima semana, Giammattei estará enfocado en viajes al exterior. Me parece bien. Es inteligente estrechar relaciones con EE.UU., México o El Salvador”, afirma Dabroy.

Y agrega, para el caso del convenio ‘tercer país seguro’: “Habrá qué ver cuáles son las posibilidades para que se haga viable ese acuerdo. Y buscar  algo como lo que tuvo México a principios de la década 1990: una migración regulada en ciertas épocas de trabajo, en función de la demanda de EE.UU.”.

Dabroy, señala que, en términos de política internacional sólo hay dos puntos accesibles: la política económica y la política militar. “Estamos muy cerca de Dios y muy cerca del Infierno a la vez. Ha estado el plan Mérida, el plan Alianza para la Prosperidad, entre otros que dijeron que se habían acordado mutuamente”.

  • Las políticas del gobierno

Hay que tomar en cuenta que una cosa son las políticas de Estado, otra las políticas de gobierno y una muy distintas las políticas públicas.

Las políticas de Gobierno deberíamos de conocerla en los próximos meses. Por último donde deberíamos generar demanda es en el campo de las políticas públicas, que no son un conjunto de buenas intenciones. Todo mundo señala problemas pero nadie aporta soluciones.

Otra cosa interesante debería ser conocer un diseño de un gran diálogo nacional. Es imposible despegar en un país en condiciones tan atomizadas. Se necesitan acuerdo mínimos para una política pública en los próximos cuatro años.

  • Diálogo necesario

Hay que entender que Alejandro Giammattei no llegará al poder de forma abrumadora. En término de los votos comparados con Sandra Torres hay una gran ventaja. Sí. Pero en números de padrón, es bastante bajo. Menos de 1 de cada cuatro lo apoyo en segunda vuelta. Entre estos votantes, muchos tienen tendencia al extremismo, hay muy poco moderado.

  • El Estado es para el centro, izquierda y de derecha.

En un diálogo nacional tienen que estar involucrados el mayor número de actores. Que cualquiera pueda participar. Organizaciones sociales, universidades, tanques de pensamientos, partidos, sectores económicos.

Pero también deberá haber discusiones particulares para cada cartera, si no nos perdemos en generalidades. En temas de ambiente, de seguridad, de salud… que deben caer en especialistas.

Temas prioritarios para el nuevo gobierno

  • Primero: Empleo. Hay que generar empleo, pero empleo de calidad.

  • Segundo: atender a la migración es un tema moral y ético.

  • Tercero. Extorsiones, hemos reducido el número de muertes, pero también se ha buscado que la gente pague más.

  • Cuarto: Seguridad alimentaria y nutricional.

  • Quinto. Aparte el fomento a la inversión extranjera. Tenemos que ser atractivos para la inversión

  • Sexto: Fortalecimiento institucional: que la gente vuelva a confiar en las instituciones.

Imagen

Los intereses de EE.UU. son los intereses de EE.UU.

De acuerdo con Alejandro Palmieri, la llegada al país del vocero del Congreso de EE.UU. al país recientemente, para platicar con candidatos y actores de la sociedad, sirvió para medir qué pensaba cada cual sobre el ‘tercer país seguro’.

“Se llevó una muestra de cuál podría ser la reacción de cualquier de los dos candidatos al ser electos. A eso responde un mensaje en español. El presidente electo presentó sus inquietudes o sus molestias.

“Aquí negociación no hubo. Fue una imposición. Una forma peculiar de negociar de Donald Trump.

  • Trump está haciendo campaña

Guatemala ha sufrido, por década, los avatares de la política de EE.UU., y más en años electorales. No recuerdo cuándo fue la última que ha llegado a Guatemala un presidente del Congreso, previo a las elecciones.

Pero por un lado tenemos a cada rato pronunciamientos en diversos medios, en sus cuentas de Twitter por ejemplo, de senadores y congresistas norteamericanos respecto de Guatemala. Del presidente Trump, no digamos, que son gritos y vociferantes órdenes. Acá coincidió con una elección presidencial.

Los intereses de EE.UU. son los intereses de EE.UU. en Guatemala, sean estos republicados o demócratas. Trump no tiene ideología. Ha de ser político, no sé clase de político, pero es una persona que googlea algo, lo ve, le interesa y lo busca.

  • La comunicación presidencial

Luego de tantas campañas que tiene encima el presidente electo, a Alejandro Palmieri le da a la impresión de que Giammattei debería conocer sus fortalezas y debilidades. Durante la campaña su mejor comunicador era él.

“Un candidato es distinto a un funcionario. No digamos a un presidente. El presidente electo debería de moderarse, no en cuanto a su discurso, sino a la cantidad de apariciones”, estima.

Y es que a juicio de Palmieri, el nuevo presidente en su camino encontrará grupos de derecha y de izquierda. “No hay que ponerles mucha atención, porque si lo hace no va a avanzar mucho. Yo diría que los moderados somos más. Los que estamos cansados de los gritos de ambos caminos, somos más”, enfatiza el experto.

Y agrega: “Seamos de derecha, de izquierda, moderados o radicales, lo que un gobierno tiene que hacer, está claro. Tiene que dar medianamente seguridad, medianamente educación, medianamente salud, medianamente infraestructura”.

  • Actitud presidencial

Según Palmieri, la actitud del presidente entrante debe ser de exigencia. Tiene que salir a exigir todas las cuentas y contar si encuentran algo que no esté completo.

“La del saliente, de absoluta cooperación. Si habla mal, o muy mal, de la gestión de Morales, esa es otra cosa. Este es su cierre. En cualquier show de luces el final es el más vistoso. Todo lo malo que se dijo en su gobierno va a ser exponencialmente criticado. Si es colaborador todo va a ser diferente”, afirma.

En cuanto a los temas prioritarios para el presidente electo, el experto plantea los siguientes:

  • Primero: Finanzas públicas, cómo va a comenzar el gobierno de Giammattei.

  • Segundo: Los migrantes son nuestra principal fuente de ingresos. Las causas de migración.

  • Tercero: buscar posibles puntos de encuentros, no alianzas, con las distintas bancadas en el Congreso.

  • Cuarto: En el área de Comunicación, si equipo tiene que prepararse para los ataques… que se vienen. Deben atender muy bien a los medios de comunicación.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼