Nota de EU89.7
Así puede darle el último adiós a Teodoro Palacios Flores

La leyenda del deporte guatemalteco, Teodoro Palacios Flores, murió este sábado, pero si quiere darle el último adiós, puede asistir a estos lugares.

Guatemala vivió está sábado uno de sus capítulos más tristes en la historia del deporte, tras confirmarse la muerte de Teodoro Palacios Flores.

El exdeportista, que se constituyó en leyenda en nuestro país, murió a causa de una neumonía, a los 80 años, en el Hospital Roosevelt.

Teddy”, como le llamaban sus amigos de cariño, inmortalizó su nombre como uno de los destacados en el atletismo nacional.

Último adiós a Teodoro Palacios Flores

Los restos de Teodoro Palacios Flores están siendo velados en el gimnasio que lleva su nombre, en la zona 5.

La entrada al público es libre, y permanecerá ahí hasta las 18:00 horas.

Después, sus restos serán llevados a Capillas y Camposanto La Colina, en la zona 12.

En ese lugar permanecerán el lunes. El duelo se despedirá el martes en ese lugar.

El legado de “Teddy”

También se coronó con el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Caracas 1959, Kingston 1962 y San Juan 1966. En Panamá se quedó con la plata.

Mientras que en 1960 ganó oro en los Primeros Juegos Iberoamericanos de Atletismo.

Entre sus logros más sobresalientes se encuentran la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Sao Paulo en 1963.

Además, durante 57 años mantuvo el récord nacional de salto de altura con 2.10 metros lograda en los Juegos Nacionales de 1960 en Quetzaltenango.

Giammattei y Jimmy Morales reaccionan por la muerte de Teodoro Palacios

Su tierra natal

Teodoro Palacios Flores nació y creció en Livingston, Izabal, en donde para salir de la pobreza incursionó en varios oficios.

Según él mismo contó en vida, fue pescador, lustrador de zapatos y soldado, para luego involucrarse de lleno en el deporte, practicó futbol, atletismo y baloncesto.

VIDEO | ¿Quién era Teodoro Palacios Flores?

Tuvo una niñez triste luego de que su madre falleció cuando él tenía 2 años, su padre lo abandonó, por lo que fue criado por su abuela hasta los 8 años, luego vivió con una tía.

Luego de retirarse del deporte viajó a Estados Unidos para estudiar.

Ahí de nuevo hizo diferentes labores para sobrevivir y sostener sus estudios de educación bilingüe.

En ese país vivió durante más de 30 años, destacando como maestro y asesor del alcalde de Chicago, después retornó a Guatemala.