Nota de EU89.7
INE: Hubo sorpresas en el resultado del censo que tienen su explicación

Según el censo, en Guatemala hay 14 millones 901 mil 286 habitantes: 7 millones 223 mil 096 hombres y 7 millones 678 mil 190 mujeres.

El martes fue presentado el XII Censo de Población y VII de Vivienda en Guatemala, efectuado en 2018, que presentó sorpresas, según especialistas.

Según éste, en el país hay 14 millones 901 mil 286 habitantes: 7 millones 223 mil 096 hombres y 7 millones 678 mil 190 mujeres, en tanto que la tasa de crecimiento inter-censal, de 2002 a 2018, es del 1.8 por ciento.

El informe señala, además que el 44.4 por ciento de los hogares del país no tiene sanitario y el 41.1 por ciento carece de agua potable; que el 70.5 por ciento tiene televisión, el 65.3 radio, el 54.5 servicio de cable, el 21.3 computadora y el 17.3 servicio de internet.

Pero no solo eso. En los 3 millones 275 mil 931 hogares censados el jefe del hogar es un hombre en el 75.7 por ciento, mientras que las mujeres solo lo son en el 24.3 por ciento.

De los 14.9 millones de habitantes oficialmente reconocidos, un 41.7 por ciento se identificó como “maya” y un 56 por ciento como “ladino”, mientras que el 0.1 por ciento dijo ser garífuna, el 1.8 xinca, el 0.2 negro y el 0.2 “extranjero”. El 81.5 por ciento se declaró “alfabeta”, con una pequeña diferencia entre hombres (un 85 por ciento) y mujeres (78.3 por ciento).

Para hacer un análisis de estos resultados y de los procedimientos utilizados para efectuar el censo, el programa A Primera Hora invitó a Guiomar Bay, experta del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade) y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y a Fredy Gómez, Subgerente de Instituto Nacional de Estadística (INE), responsable del estudio.

Cada cual expone, desde su punto de vista, sus consideraciones respecto de los nuevos números y de las oportunidades que generan.

Guiomar Bay

La Cepal tiene una comisión censal de las Américas. En la comisión hay un grupo de censos. Como secretaría técnica promovemos seminarios. Los países se reúnen y se discuten metodologías a aplicar en cada país.

Se hace con intercambio de información para ver cuál se adapta a cada país. En el caso de Guatemala se trata de contabilizar las personas que habitan en el país. No puede ser un procedimiento mejor que otro. Son procedimientos que se adaptan según la realidad del país.

En el proceso de Guatemala, considero que el censo fue realizado dentro de estándares establecidos. Ahora tendremos que hacer un análisis para ver cuántas personas no fueron censadas.

  • Conciliación censal

Hay un proceso posterior conciliación censal, conciliación demográfica. Todas las fuentes de información tienen un grado de error. Hay que contrastar todas las fuentes de información disponibles.

  • Cifras hipotéticas

Si el censo fuera del 100 por ciento y que Renap tenga cien por ciento de personas que residen en Guatemala y en el exterior. Es de esperar que las cifras sean superiores que el censo.

En ese escenario esa diferencia puede atribuirse a la migración. Pero esos son escenarios hipotéticos. Pero en el censo las cifras tienen sus diferencias de precisión.

  • Margen de error

No me gusta hablar de ‘margen de error’. Un censo es un universo, no tiene un margen de error. Uno puede hablar diferencias de muestreo. Hay errores de la muestra. Las personas fueron seleccionadas en la muestra, por eso se hacen los intervalos de confianza.

Si hubiera un escenario de perfección no habría error. La diferencia de gente que vive en Guatemala, es por la falta de cobertura del censo. Aunque se lograra censar hay muchas personas que no son censadas, por el olvido de las personas.

La conciliación del censo, nos dará la diferencia censal. Hay que comenzar a analizar la información. Puede que el informante acaba no conociendo y  responde casi cualquier cosa. O bien por la interpretación de la pregunta.

  • Podrían inflarse datos

Para inflar datos habría que duplicar registros. Eso no es muy simple de hacerlo. Cuando se llenan las boletas se hace todo el control de procedimiento. No hubo duplicación de datos.

Guatemala es una población joven, con mayor fecundidad, pero esa fecundidad ha bajado y los movimientos de migración es mayor de la que se venía proyectando. Eso hace cualquier dato de crecimiento de población, como corresponde.

Fredy Gómez

Hubo sorpresas en el resultado del censo. Hay una sorpresa que tiene su explicación, pues han pasado años sin que hubiera datos censales, y cuando se acumula el tiempo sin estadísticas, recibir esos datos crea esa sorpresa.

Sin duda eso abona a la expectativa que se había hecho. Se había creado un imaginario estadístico que era necesario actualizar, y confrontar los nuevos datos es lo que genera la polémica.

Durante años el censo tuvo que debió realizarse en 2012. Pero ahora se reconfiguran los datos con la visión que ya traíamos.

  • Diferencia de datos del INE y del Renap

En este caso, se basa en la contabilización de DPI emitidos, pero el censo se basa en la residencia habitual. Son conceptos diferentes, aunque la base primaria son las personas. Hay personas que tengan DPI pero no viven en Guatemala. La migración es una de las diferencias principales.

Hicimos una gran inversión en el censo, alrededor de Q350 millones. Es el primer paso. Lo principal es que las personas abrieran las puertas al censo. Esto abre las puertas a nuevas investigaciones.

  • ¿Hay centímetros menos de territorio?

El INE no se ocupó de medir el territorio.

  • Problemas en el informante

Se presentó el recuento de las personas censadas en 2018. Las 14.9 millones respondieron tres boletas, en las que se preguntaba sobre personas que hubieran partido del país y en qué año partieron.

Como en toda investigación uno se encuentra con problemas cuando el informante clave no se recuerda de algunos datos, como cuándo se fueron sus familiares, por ejemplo.

La omisión se da por distintas razones. Por ejemplo, en el operativo pudo haber lugares en conflictos que censarlos hubiera sido con dificultad o la gente no quiere ser censada. Por metodología, no hay mecanismo que las fuerce a ser censadas. Luego, viene el recuento de los datos.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼