Nota de EU89.7
Mario Escobar: “La Concacaf nos monitorea por medio de una aplicación”

El central, uno de los más destacados de Guatemala, explica cómo lleva a cabo sus entrenamientos y habla de las penas que pasa el arbitraje nacional.

El árbitro de Liga Nacional y con gafete FIFA, Mario Escobar, tenía planificado participar en torneos y capacitaciones internacionales, pero todo quedó varado por el coronavirus.

En una entrevista con El Mejor Equipo, habló sobre cómo continúa su preparación física y que se lo pensaría a la hora de volver a la cancha.

Las palabras de Mario Escobar

“Es una situación difícil pero en lo que respecta a nuestra preparación hay que seguir preparándonos en lo psicológico, técnico y teórico porque tarde o temprano esto va a pasar y debemos estar preparados para cuando vuelva la competencia”, expresó.

Así será la última etapa para escoger al once histórico de Comunicaciones

Dijo que lleva a cabo un plan de trabajo de su preparador físico, Nery Herrera, como también el que le envía la Conacaf.

“Cuando tengo la oportunidad salgo a correr en la colonia y por la tarde hago otros ejercicios, a veces hago doble turno”, explica.

Escobar recordó los planes que no pudo llevar a cabo por la pandemia del coronavirus.

“A finales de marzo o principios de abril teníamos los Preolímpicos en Guadalajara, pero se cancelaron, se van a posponer y esperamos estar presentes”.

“También teníamos una capacitación en Dallas, sobre el VAR, porque la idea es que a nivel de Concachampions y en la próxima Copa de Oro, haya VAR”, agregó.

“Hoy, estaría en Paraguay recibiendo el curso para la preparación del Mundial, empezando el proceso de 2022, pero todo se canceló, esperamos que se reanuden”, dijo.

Equipo de Maradona se salvará del descenso por cancelación de temporada

Así lo monitorean

“A algunos árbitros de Concacaf nos están monitoreando, envían por medio de unas aplicaciones los trabajos físicos que tenemos que hacer, tenemos que subir los datos en base a nuestro reloj, los cargamos a la aplicación, se sincroniza y nuestro preparador físico y la gente de Concacaf nos monitorean día con día”, agregó.

Acerca de la posibilidad de jugar a puerta cerrada, expresó: “No es lo mismo estar en un estadio vacío que con afición, pero si son las recomendaciones y con tal que la gente tenga una distracción, lo veo viable, siempre y cuando el virus esté completamente controlado”, señaló.

De lo contrario, dijo que es mejor “estar aguantando un mes más”.

Sobre las penas que pasan algunos por no poder trabajar, dijo:

“Hay que hacer un balance sobre qué pesa más, si la salud o la economía. Sé que a muchos nos pega de diferente manera porque los árbitros devengamos por partido, pero yo prefiero la salud”.

Recordó que en el futbol se involucran muchas personas, además de los deportistas, cuerpos técnicos y árbitros, personal de logística.

“Yo tuve la bendición y el apoyo de mis padres para poder tener una carrera universitaria que me da para un poco más, pero la mayoría decide ser arbitro sin pensar en este tipo de situaciones”, comenta.

Sobre volver de manera abrupta a los juegos, contestó:

“Tendrá que haber un diálogo con la Comisión Arbitral y el Departamento de Arbitraje, para ver si como gremio vamos a anteponer lo económico a la salud”.

Así, “el que no quiera dirigir está en su derecho y no deberían haber represalias en su contra, y el que quiera, también está en su derecho”.

Mientras que acerca de una posible reducción en sus salarios, dijo que “los jugadores devengan un salario y les pueden disminuir un porcentaje de su salario, pero nosotros no tenemos ninguna otra opción, por lo que disminuir nuestro salario es algo que hay que analizar”.

“Honestamente yo no dirigiría hasta no ver una disminución semana a semana de casos en Guatemala, pero habrá árbitros que la necesidad les permitirá dirigir”, finalizó.